www.diariocritico.com

Rubalcaba salió 'manso' al debate debido al sistema Sitel y el programa Swift

El 'por qué' de los silencios de Rubalcaba ante Rajoy por las grabaciones: ¿quién las puso en marcha?

El 'por qué' de los silencios de Rubalcaba ante Rajoy por las grabaciones: ¿quién las puso en marcha?

jueves 31 de octubre de 2013, 09:49h
Se esperaba una crítica más acerada del principal partido de la oposición ante las acusaciones de que el CNI grabó indiscriminadamente a personas en España y ofreció los datos a sus colegas de los servicios secretos norteamericanos. Pero sólo Izquierda Unida expresó aceradas quejas; Rubalcaba salió 'manso' al debate con Rajoy, y todo el mundo entendió por qué: fue él quien puso en marcha el sistema Sitel, que puede grabar prácticamente a quien quiera, y fue él también quien defendió con más ahínco en Europa la puesta en marcha del programa Swift para el intercambio de información entre Europa y el gigante norteamericano, aunque con determinadas garantías.
Había una 'tormenta política perfecta' originada por el conocimiento de que países como España espiaron para Estados Unidos, facilitándole millones de datos y de grabaciones presuntamente ilegales; pero Alfredo Pérez Rubalcaba salió este miércoles pasado muy 'manso' al ruedo parlamentario y, en el debate sobre el Consejo Europeo de octubre, prácticamente mostró su apoyo a Mariano Rajoy en el espinoso tema del espionaje. El asunto apenas ocupó unos minutos finales del discurso de Rubalcaba, cuando era un tema candente en España y había levantado chispas en el propio Consejo Europeo.

Las razones para tanta suavidad son fáciles de adivinar, e incluso algunas las explicitó el propio Rubalcaba durante su intervención:

"La inteligencia compartida es fundamental para la seguridad de los países porque los riesgos vienen del terrorismo internacional y del crimen organizado y, por su propia naturaleza, son internacionales, y algo internacional debe combatirse internacionalmente. Por tanto, este es un debate muy serio, el de compartir inteligencia es un debate muy serio que afecta a la seguridad de nuestros países, repito, sometidos a dos riesgos que tienen que ver todos ellos con la política internacional. Y compartir información, como sabe esta Cámara, no es fácil, cuesta mucho tiempo porque es esencialmente un ejercicio de confianza".

Rubalcaba, siendo vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior de Rodríguez Zapatero, defendió en la Europa Comunitaria el 'programa Swift', de intercambio de información con Estados Unidos, aunque contando con las garantías recíprocas necesarias para que no constituyera un acto de 'vasallaje', por un lado, y por otro, que tuviera algunas garantías necesarias de confidencialidad. Esa 'confidencialidad' es la que conduce a la 'confianza', necesaria para que el sistema funcione, según Rubalcaba. Pero el problema -he ahí la parte cínica- es que la confianza ha quedado rota con las filtraciones del analista de la CIA y de la NSA Edward Snowden. Por eso, en el fondo fue el del miércoles un ejercicio de cinismo parlamentario.

Dijo Rubalcaba al respecto en el Pleno del Congreso:

"Se comparte información cuando se confía en aquellos que están trabajando contigo [es decir, ¿qué no haya filtraciones como la de Snowden y se entere, por tanto, la opinión pública?]. Y este es el tema que tenemos aquí, más allá de lo que se haya hecho y de las responsabilidades que haya, que habrá que depurar y que habrá que delimitar -esto es fundamental-, pero aquí hay un tema de confianza. Lo que está poniéndose en riesgo es la confianza entre servicios de inteligencia que llevan tiempo trabajando juntos y que han ido mejorando esa confianza y por tanto la efectividad de su colaboración. Ese es el problema que tenemos que debatir y eso es lo que hay que decirle a Estados Unidos. Se trata de un problema de confianza. Si un servicio de inteligencia hace cosas en un país que el servicio de inteligencia de ese país no conoce hay desconfianza, se genera desconfianza".

La España del 'sistema SITEL' que desarrolló Rubalcaba

Rubalcaba añadió en el debate que "si los servicios de inteligencia norteamericanos han hecho cosas en España que España no conocía tenemos razón para decirles que han generado una enorme cantidad de desconfianza en nuestros servicios de inteligencia y en nuestra ciudadanía".

Pero Rubalcaba no dijo ni una sola palabra sobre las acusaciones del director de la NSA, el general Keith Alexander, que insinuó que fueron España y Francia quienes espiaron y que les pasaron los datos. Y ahí es donde interviene el 'sistema SITEL' que desarrolló plenamente Rubalcaba.

Hay que recordar que SITEL (Sistema Integral de Interceptación de las Comunicaciones Electrónicas) es un sistema de escuchas telefónicas del Ministerio de Interior utilizado por la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El sistema se hizo público por primera vez en 2001, cuando el Ministerio de Interior anunció una dotación de 1,8 millones de euros para su inicial puesta en marcha.

Ahora bien, aunque SITEL fue contratado por Mariano Rajoy y la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y fue puesto en marcha por el entonces ministro del Interior Ángel Acebes, el proyecto se paralizó por las dudas jurídicas que suscitaba.

Fue sólo en la etapa de Rubalcaba cuando se obviaron esas dudas jurídicas y el sistema alcanzó el máximo esplendor del que ahora disfruta. Todo parece indicar que España, merced a este sistema, ha grabado millones de conversaciones y tráfico de notas electrónicas, especialmente vinculado con el mundo árabe, dentro de la lucha contra el terrorismo islamista. Por todas estas razones, y algunas otras, Rubalcaba sale 'manso' a este tipo de debates.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios