www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Blue Jasmine': La crisis económica y de valores según Woody Allen

'Blue Jasmine': La crisis económica y de valores según Woody Allen

jueves 14 de noviembre de 2013, 18:04h
La nueva película de Woody Allen debe considerarse entre los aciertos del director neoyorquino. Se trata de una conmovedora mirada a la crisis económica y de valores, que es puramente 'woodyalenesca' pero que, a su vez, trasciende a su propio cine gracias a la magistral interpretación de Cate Blanchett, dando vida a una especie de émulo de la Blanche de 'Un tranvía llamado deseo'.
La película se centra en el personaje que le da título, Jasmine, un ejemplar de la clase más alta neoyorquina, la del Upper East Side, que se ve arrojada desde su Torre de Marfil a la más cruda realidad, cuando su marido se ve envuelto en un escándalo tipo Bernard Maddoff. Despojada de la burbuja de privilegios en la que vivía, Jasmine tendrá que compartir piso con su proletaria hermana en San Francisco. El choque que se produce es cómico en la primera parte pero va acercándose al drama en la segunda, cuando se vea claro que Jasmine es incapaz de aceptar la realidad. Su viaje comienza en un avión en primera clase y termina en un solitario parque en uno de los finales más desgarradores de la carrera de Woody Allen.

El director de 'Annie Hall' vuelve a los EEUU después de su largo exilio europeo y lo hace para entregarnos una película en la que 'woodyaleniza' a los personajes de Tennessee Williams en 'Un tranvía llamado deseo', lo hace también contextualizando la película en la crisis económica que ha azotado el mundo occidental en los últimos años y en la consecuente falta de valores que ha traído. ¿Hasta que punto un personaje puede hacerse el tonto y no enterarse de lo que pasa, cuando su propio marido es un estafador? A esta y a otras preguntas quiere enfrentarse una película con varios fallos pero que se eleva definitivamente gracias a la tremenda interpretación de Cate Blanchett.

A pesar de lo bien que están Sally Hawkins, como su hermana adoptada, o Alec Baldwin, como su marido, la película pertenece por completo a Blanchett. Sólo una actriz en pleno estado de gracia puede hacer que nos compadezcamos de un personaje cuya catadura moral deja mucho que desear. Pero es que, en el fondo, a pesar de contar con unos cuantos estereotipos en los personajes del ex marido de la hermana o su novio actual, Allen y Blanchett lo bordan con Jasmine, un personaje enfermo, incapaz de encontrar su lugar en el mundo, una Blanche Dubois, que tras toda su presuntuosidad social esconde una mujer insegura, obsesiva y en caída libre.

'Blue Jasmine' se encuentra entre las películas de su director que versan sobre la moral y la ética como 'Delitos y faltas' o 'Match Point', puede que no esté a la altura de ambas, pues tiene un par de fallos claros de guión (como el personaje del aspirante a político), pero la increíble fuerza de su personaje protagonista la convierte en un nuevo acierto en la carrera de su director.

Lea también:

- 'Vivir es fácil con los ojos cerrados': Almería, 1966
- 'Capitán Phillips': Las dos caras de un secuestro
- 'Caníbal': Un traje hecho a medida que no luce como debería
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios