www.diariocritico.com

En materia de igualdad tampoco somos iguales

domingo 24 de noviembre de 2013, 18:20h
No estamos ante una jornada de celebración de nada, más bien de reivindicación de todo. El 25 de noviembre nos recuerda lo mucho que hay que hacer todavía en materia de igualdad, de lucha contra la discriminación por razones de sexo, de borrar de nuestras agendas definitivamente una lacra como la violencia de género.

En este tiempo, muchas mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas, se trata de delitos cuantificables que una jornada como la de hoy no hace sino grabarnos en la memoria que detrás de los números está lo más valioso, la vida; y detrás de esas muertes, decenas de dramas. No son tan cuantificables las cientos de mujeres que también están perdiendo algo tan valioso como la vida, la dignidad, porque algún tirano en forma de pareja, ex-pareja, marido, ex-marido, compañero o ex-compañero ha decidido despojársela. Como suena.

A los políticos nos toca la labor de servicio público. De poner en marcha un tela de araña asistencial que redunde en mayor protección hacia esas mujeres, que profundice en la raíz del problema y que sirva para ofrecer soluciones encaminadas a avanzar en igualdad. Y como socialista puedo exhibir con orgullo esa bandera porque, frente a los dos últimos años en los que se ha avanzado de manera más rápida en desigualdad, el PSOE demostró durante sus años de Gobierno que su apuesta era firme, decidida, honesta y sincera en la consecución de este objetivo.

Lamentablemente, este Gobierno ha demostrado que no piensa apostar por esto de la igualdad porque ni siquiera se la cree. Sus medidas atentan directamente contra los derechos de las mujeres, que hoy pueden decir que son menos iguales que hace un par de años, que son más pobres porque tienen menos trabajo y menos sueldo, y que han perdido un buen pellizco de derechos, desde luego mayor que el de los hombres. Las mujeres sufren un máximo histórico de desempleo, con más de 2,8 millones de paradas, y la reforma laboral ha favorecido esta escalada; la estadística no miente.

Y el fantasmagórico recorrido nos lleva a lo más execrable, porque en materia de violencia de género hemos visto cómo se reducen los presupuestos a nivel estatal y en muchas comunidades autónomas gobernadas por el PP, como la castellano-manchega. No nos pueden engañar, con menos presupuesto no es posible acabar con el machismo criminal.

Pese a que a algunos les convenga convencer de lo contrario, en esto tampoco somos iguales. Nuestra reciente Conferencia Política avanzó algunos de nuestros compromisos en materia de igualdad y de lucha contra la violencia de género, que recuperarán su condición de ejes prioritarios. En las 130 medidas aprobadas, se incluyó un eje transversal, que no es otro que la elaboración de una agenda para la igualdad.

El blindaje de las políticas de igualdad en la Constitución Española, la garantía de las listas cremallera, la incorporación de criterios de perspectiva de género para los presupuestos públicos, una ley de igualdad salarial entre mujeres y hombres, una estrategia de empleo específica para mujeres, la inclusión por ley de medidas que garanticen la conciliación, el desarrollo íntegro de la Ley de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género y la defensa de la libre decisión de las mujeres en la interrupción voluntaria del embarazo son sólo algunas de nuestras Estamos convencidos de que ése es el verdadero camino a seguir, la verdadera ruta de la igualdad, porque es una cuestión de justicia social en la que los Gobiernos de España y de Castilla-La Mancha no están interesados. Y eso es también una forma de maltrato.

***Manuel González Ramos

Secretario General del PSOE de Albacete y diputado en las Cortes Generales

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios