www.diariocritico.com

Ante el 35 aniversario de la aprobación de la Carta Magna

El Gobierno se enroca: no habrá reforma de la Constitución, como pide el PSOE, pero seguirá 'recortando derechos sociales'

El Gobierno se enroca: no habrá reforma de la Constitución, como pide el PSOE, pero seguirá 'recortando derechos sociales'

jueves 05 de diciembre de 2013, 16:24h
El Gobierno no admitirá ninguna reforma de la Constitución Española, como ha pedido el Partido Socialista, porque no lo ve 'prioritario' y porque no hay el "núcleo de consenso necesario" para pactar los temas a reformar. Lo ha dicho la vicepresidenta Sáenz de Santamaría tras la reunión del Consejo de Ministros en la víspera del 35 aniversario de la Carta Magna, que se celebra este viernes en el Congreso de los Diputados. Pero la oposición acusa: el Gobierno está reformando de hecho la Constitución por la 'puerta falsa', con su política de 'recortes antisociales' y el quebrantamiento del Estado de Bienestar a base de 'decretazos-ley'. El aire que se respira en España está cada vez más enrarecido.
El Gobierno hace oídos sordos a las peticiones que llegan desde la oposición para reformar determinados aspectos de la Constitución. Una reforma que, por ejemplo, ha pedido en Diariocrítico la presidenta de la Junta de Andalucía y lideresa del socialismo andaluz, Susana Díaz, con un excelente artículo en exclusiva con motivo del 35 aniversario de la Carta Magna. Y una reforma que también ha pedido este mismo jueves en un acto en la sede oficial de Ferraz, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero el Gobierno en enroca: coloca la torre delante del rey y sus peones se niegan siquiera a hablar de reforma.

Así las cosas, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en funciones de vocera gubernamental, ha dicho este jueves que "hay que analizar los momentos políticos, sociales y económicos del país en el que se vive y señalar prioridades". Y, naturalmente, la prioridad, hoy, no está según ella en la reforma de la Constitución, pese a que muchos de los cambios que se piden van dirigidos a impedir que el Gobierno del Partido Popular siga reformando la Carta Magna por la vía de los hechos y por la puerta falsa: es decir, recortando derechos sociales, incluso con decretos-ley.

Pero ése es un aspecto del que el Gobierno no quiere ni oír hablar; es más, lo considera 'no negociable' -blindar los derechos de los ciudadanos frente a la rapiña del neoliberalismo feroz, como pretende el PSOE-, y argumentan, para justificar su cambio de opinión sobre la reforma de la Carta Magna con respecto a cuando estaban en la oposición, en que cuando uno tiene tareas de Gobierno, no es lo mismo que cuando se está en la oposición: ahroa se tienen que ver cuáles son las propuestas y cómo llevarlas a cabo. Y según Sáenz de Santamaría, como cada grupo político pide una cosa tan distinta, pues... ni se abre el asunto, no sea que se pudiera llegar a un consenso.

Las reformas que pide el PSOE

Frente a esa posición bunkerizada del PP y del Gobierno de Rajoy, el Partido Socialista ha publicitado este jueves las grandes línea de reforma de la Constitución que a su juicio son necesarias. Dicen los socialistas que "nuestro país está viviendo grandes cambios que nos enfrentan no solo a una crisis económica, sino también a otras crisis (política, institucional y territorial) que exigen respuestas constructivas, muchas de las cuales deben tener necesariamente su reflejo en la Constitución".

Alegan, además, que a las dificultades derivadas de la crisis, se unen las decisiones promovidas por el Gobierno en los 2 últimos años, decisiones que "han debilitado las estructuras del Estado de Bienestar y han recortado derechos sociales, laborales y servicios públicos. Y las que se anuncian para el inmediato futuro pueden afectar gravemente a los derechos civiles, políticos y a las libertades y garantías que la Constitución establece". Es decir, que el lado más extremo del PP está planteando una reforma por la puerta falsa de la propia Constitución.

Así las cosas, entienden en el PSOE -también en la IU de Cayo Lara, aunque con otros argumentos- que hay que actualizarla para que dure y siga siendo tan útil como hasta ahora: "Para preservar y hacer perdurables tan importantes logros, el PSOE propugna la necesidad de modificar -entre todos y por consenso- algunas partes del texto de la Constitución para adaptarla a los cambios que se han producido en estos 35 años y a la realidad del siglo XXI".

Esos grandes bloques serían:

- Evitar que la sanidad y los servicios sociales básicos puedan estar al albur de la decisión de un gobierno, para lo que el PSOE propone que la sanidad, el sistema de servicios sociales y la renta básica de ciudadanía se incorporen a la Constitución para que sean considerados y garantizados como derechos fundamentales de todos los ciudadanos.

- Consolidar y garantizar los avances de igualdad entre hombres y mujeres, para lo que defienden que se incorporen igualmente al texto constitucional los avances que se han producido en España, en estos 35 años, en materia de familia y de igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

- Para hacer frente a la actual crisis de desapego ciudadano de la política y de las instituciones democráticas, introduciendo cambios en la Constitución que permitan, a su vez, modificar el sistema electoral -para hacerlo más participativo y representativo- y corregir la insuficiente regulación de los partidos políticos.

- Y, desde luego, una apuesta por un modelo federal "para seguir juntos": "El Estado de las Autonomías que tanto y tan bien nos ha permitido convivir y progresar en estos años, vive hoy dos tensiones contrapuestas: unos rememoran las viejas estructuras centralistas, mientras otros reclaman independencia".

El PSOE sostiene al respecto que hay que salir al paso de ambas tensiones, para seguir viviendo juntos en una España que nos reconozca como somos: diversos. Y proponen para ello la evolución del actual Estado autonómico hacia un modelo federal, como lo tienen países como Alemania y Austria.

Lo anterior se lograría, según el PSOE, incorporando al texto constitucional preceptos que aseguren el respeto a la identidad de las distintas Comunidades, a su lengua, a su historia y a sus instituciones; que clarifiquen el reparto competencial actual; que conviertan al Senado en una verdadera cámara territorial, y que perfilen mejor el sistema de financiación y las garantías de cooperación y lealtad institucional, y también para asegurar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos sociales básicos, vivan donde vivan.

Ese planteamiento, sin embargo, no gusta en el gobierno, cuya portavoz dice que "yo no voy a entrar en ese debate concreto [sobre autonomía y federalismo], pero me gustaría conocer en qué concreta Rubalcaba] esa vía federal, en qué consiste", porque "nuestro sistema es uno de los más descentralizadores al respecto".


>> VEA NUESTRO ESPECIAL SOBRE EL 35 ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN


 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios