www.diariocritico.com
Política cuántica: el Corolario Pascua

Política cuántica: el Corolario Pascua

martes 10 de diciembre de 2013, 18:26h
Werner Heisemberg no conoció al presidente Rajoy ni al oponente Rubalcaba ni a los paniaguados de cada lado ni a la caterva española de cerebros menguantes dedicados a la política. Y es lástima porque habría podido añadir a su famoso Principio de Incertidumbre este Corolario que ahora me apropio inapropiadamente: dado un político español cualquiera no es posible determinar simultáneamente su función y talento.


Para todo político español, o se conoce la función que realiza y no el talento disponible o bien se conoce el talento pero no la función en la que es útil a la sociedad. Por ejemplo, de Rajoy siempre se ha conocido la función pero nunca su talento. O de Manuel Pizarro, aquel sfumato de político que salió un día por la tele, de quien se conocía su talento empresarial pero nunca se supo para qué función.

Una de las más interesantes reflexiones derivadas del principio de Incertidumbre es que el mundo no existe cuando no miramos. Sería fantástico que el Parlamento (y lo que hay dentro) no existiera cuando no miramos. De hecho, es más que probable que sea así; lamentablemente, siempre hay alguien pensándolo para que exista: periodistas, diputados, funcionarios y hasta puede que algún probo ciudadano.

Bromas aparte, lo cierto es que cuando una sociedad como la nuestra reitera una y otra vez durante un lustro que considera que su principal problema es la clase política que padecen, tal vez sea hora de hacer tabula rasa.

Nuestros políticos son mediocres y en su mayoría corruptos por acción u omisión: mirar para otro lado para mantener el culo caliente es corrupción, tanto como no ver un Jaguar en la cochera o acudir a unas vacaciones pagadas por un empresario ejerciendo uno cargo público de cualquier índole o nivel.

En Castilla solemos repetir el quevediano No es por el huevo, es por el fuero. Ahora andamos con la pregunta de marras en un referendo que pretende la independencia sin nombrarla. Empezamos con el Dret a decidir que ahora ETA asume como propio (me parece bien: mejor argumentos y palabras que balas y metralla), seguimos con el Espanya ens roba y ahora, llegado el redoble de tambor, el más difícil todavía se torna una pregunteta ximple y bobalicona del tipo Quiere que Cataluña sea un estado soberano que sería como preguntar Quiere que le regale unos churros con chocolate: la cosa, germans de Catalunya, solo puede tener sentido (siendo igualmente contraria a las leyes, lo que solo quiere decir que es ilícita, no ilegítima) si se pregunta clara y directamente por la independencia. El Corolario Pascua, aplicado, diría que no es posible nadar y guardar la ropa.

Oriol Junqueras, doctor en historia contemporánea y profesor universitario, reclama una pregunta directa, clara e independentista. Mira por donde, n'estic d'accord, aunque por motivos bien distintos. O acaso no: con la misma pregunta él cree que guanyaran el seus y yo creo que se darán un baño de realidad francamente helado. 

En cualquier caso, lo que me parece corrupción y estafa es malversar los fondos públicos en un paripé para quedar bien pero sin llegar al fondo del asunto: no se trata de hacer una pregunta y mirar el dedo; se trata de preguntar si quieren ser independientes y mirar a la luna. 
Claro que con 58 diputados, sumando los de Convergencia más los de ERC menos los de Unió, diez por debajo de la mayoría aritmética, entiendo que Mas es menos y que ¿pa qué preguntar, pa cagarla?

Convocar unas elecciones anticipadas y perder doce diputados es de nivel, pero jugar al aprendiz de brujo y acabar haciendo de telonero de Rajoy en el Palau de Pedralbes, n'hi ha per llogar'hi cadires.

Una de las derivadas más interesantes de Heisemberg dice que la cosa observada cambia con la observación y, así, si observamos la luz veremos que se comporta como una partícula pero si no la observamos en absoluto entonces su comportamiento es de onda. 

Ojalá fuera posible que al observar a los políticos se comportaran como personas decentes y al no observarlos como adalides de la sociedad que representan.

Claro que pensando en La Casta, lo mejor sería no mirar y que lo no mirado simplemente inexistiera.

@manuelpascua
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios