www.diariocritico.com
La previsible gran depresión del mercado español y global

La previsible gran depresión del mercado español y global

viernes 13 de diciembre de 2013, 17:43h
En  mis dos  anteriores articulos trataba 1º sobre el Balance Nacional de Masa Monetaria (BNM²) Economiæ Methodologicæ Principia Naturalia Nullius  in verba, resumido, en Anarco Capitalismo vs Balance Nacional de Masa Monetaria (BNM²). Y en el 2º de como  un Estado, como España, puede funcionar sin impuestos (no sin ingresos). Ambos provenientes de un largo mensaje a través de Facebook  del 7 de diciembre de Pedro Gómez Martín-Romo, resumen de  : (www.dropbox.com/s/rdkkugz91803ei7/Balance%20Nacional%20de%20Masa%20Monetaria.pdf) Con este 3,º cierro ciclo, hablando del previsible crack del mercado, de mantenerse las actuales políticas socialdemócratas, de creación de dinero virtual, sin riqueza, ni respaldo económico, refiriéndome a los contenidos del libro de Pedro, que al no estar en el mercado, debo citar textualmente, hablando desde un punto de vista comercial, el libro también aporta soluciones a uno de los problemas de la economía mundial: la oferta>demanda.

        Desde el último tercio del siglo XX el hombre se enfrenta a un reto desconocido para él: la oferta es mayor a la demanda, en todos los sectores de actividad económica. En los países industrializados sobran arquitectos, médicos, abogados, empresas de construcción, de automoción, etc. Los economistas clásicos no podían ni de lejos imaginarse esta situación. Eso implica que la tecnología, nuestra gran amiga, nos está ahogando. Se podría decir de una forma muy simplista que la propia evolución tecnológica nos está matando. Un avance tecnológico se produce cuando desarrollamos una tecnología que nos permite con el mismo o menor número de recursos humanos producir más cantidad. Cada vez que avanzamos tecnológicamente aumentamos los excedentes de recursos humanos, lo que origina una progresiva caída de la natalidad, un envejecimiento de la población y la entrada en la espiral de un círculo vicioso que -con arreglo al modelo económico actual occidental (socialdemócrata) ? nos conducirá al desastre.

        Lo ideal sería que el hombre trabajase cada vez menos e investigase más, pero no hemos sido capaces de interpretar económicamente esta idea; no hemos sido capaces de integrar la investigación en el circuito económico. Gracias al principio de protección al capital 3x1 (desde pág. 93 y siguientes), a la monetización de la investigación y estudios universitarios y a la coordinación de la Universidad con el mundo económico (pág. 121 y siguientes), se podrá solucionar el gravísimo problema, que hoy tenemos desde el punto de vista comercial en los países industrializados: Oferta>Demanda.

      Así, si se creasen en un pueblo, gran número de zapaterías respecto al número de habitantes, el mercado no funcionaría, sería inestable. Si existiese una proporción razonable entre zapaterías y ciudadanos,  las zapaterías no tendrían problemas, sus trabajadores tampoco y sus acreedores tampoco. El sistema sería más estable y se generaría un círculo de confianza que, en el caso contrario, sería inexistente por el exceso de oferta. En el libro pone el ejemplo de funcionamiento de las farmacias, en España, cuyos empresarios nunca llegarán a ser ricos pero tampoco nunca quebrarán. Se trata de un sector económico estable y sano, donde no hay ricos ni pobres. En el resto de sectores siempre hay unos pocos vencedores y millones de vencidos (usuarios, ciudadanos).

        El orden ha de regir la sociedad y la economía por encima de otros valores. Sin  orden no es posible la defensa de los principios de libertad, igualdad y fraternidad. El orden permite el ejercicio del capitalismo racional, el libre mercado y la evolución humana. Lamentablemente, el momento económico actual no es otro que el anarco capitalismo (yo diría capitalismo socialdemócrata, salvaje). El liberalismo económico descontrolado, nos está matando. Técnicamente vivimos en un mundo cada día más maravilloso (mejores medios médicos, coches, comunicaciones, etc.), pero socialmente parece más que evidente que nuestros hijos van a heredar un mundo peor que el que nosotros conocimos: habrán menos puestos de trabajo, menos calidad laboral y menos estabilidad laboral. La inestabilidad laboral será o es el común denominador común de todos los trabajadores. Esto es anormal y ralentiza la nuestra evolución. La estabilidad laboral es clave para el desarrollo humano. Por ello tenemos que hacer entre todos algo, para cambiar el rumbo económico creado.

        Transmitir este tipo de ideas es complicado, máxime cuando el libro, expresa la necesidad de un cambio radical, de conceptos básicos financieros y sociales que actualmente asumimos como válidos (pero que la sociedad demanda a voz en grito).  Social y económicamente seguiremos viviendo en el siglo XX, o en el siglo XIX, hasta que (1) no serialicemos el dinero electrónico  (2) no eliminemos la reserva fraccionaria bancaria (3), no controlemos la masa monetaria a través del BNM², eliminado la emisión de deuda pública, y (4) no tratemos de equilibrar la Oferta y la Demanda en todas sus áreas de actividad, es decir, no racionalicemos y fomentemos la especialización de los actores económicos.  Es lamentable, pero todavía no hemos sido capaces de entrar en el siglo XXI.

   Como conclusión del libro, plantea la necesidad de que los Estados creen laboratorios económicos para probar teorías económicas, pues todos los experimentos económicos se hacen con fuego real, fuera de laboratorio, y esto en otras ramas del saber sería inadmisible.

       La historia confirma que el sistema fiduciario está abocado al colapso. El capital va colapsando mercados progresivamente, que a su vez se van refugiando en mercados en desarrollo. Una vez no existan más mercados donde refugiarse el sistema fiduciario colapsará. En la década de los 90, y principios de siglo se refugió a nivel mundial en el sector inmobiliario, hasta que se hundió a nivel mundial. Ahora todo el mundo industrializado se está refugiando en África y Sudamérica, pero estos mercados llegará un día en que también colapsarán. No sé cuándo pero ocurrirá, tarde o temprano esto ocurrirá. Si no cambiamos  el sistema fiduciario rápidamente y con fundamentos técnicos (no políticos) nos hundiremos todos. No nos quedará otra salida, que pasar por una GRAN DEPRESIÓN".

        No quito ni una coma a lo que piensa Pedro, pero añado que ese libro, que debería editarse en cientos de miles de ejemplares, tendría que ser también la BIBLIA de los economistas, sobre todo de los que tienen responsabilidades políticas, pues así como EL CAPITAL DE KARL MARX, marcó la economía de los dos últimos siglos y del presente, hora es ya que avanzando el mundo, hacia los 25 mil millones de habitantes, se reflexione, como lo ha hecho Pedro, y cambien radicalmente los conceptos de la economía, desde la monetización a la creación de riqueza y a la estabilidad económica. Bien es cierto que no soy economista, pero me dice mi sentido científico, de psicólogo y sociólogo, que la razón es suya, pues ya desde hace años se que la economía es un 80% de Psicología (Intangibles). ¡VIVA EL NUEVO LIBERALISMO S.XXI!

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.