www.diariocritico.com
Celebrar la consulta. Y que la pierda, que la perdería, Mas

Celebrar la consulta. Y que la pierda, que la perdería, Mas

sábado 14 de diciembre de 2013, 11:34h
Ya no caben demasiados paños calientes. Se ha lanzado un formidable desafío al Estado y resulta absurdo sentarse a esperar y ver si Artur Mas consuma sus proyectos de celebrar una consulta sobre la independencia de Cataluña. Como absurdo es empecinarse en que 'no habrá consulta porque es ilegal'. Como si no se estuviesen produciendo ilegalidades más o menos desde el ámbito oficial todos los días. Como si la inseguridad jurídica no fuese la eterna acompañante de gobiernos, instituciones y del hombre de la calle. Pues claro que habrá algún tipo de consulta, pues claro que esa consulta será ilegal y claro que deteriorará aún más la imagen de este gran país al que unos y otros se empeñan en empequeñecer. Porque, sea como fuese ese 'referéndum' -admitamos la palabra--, sea en urnas de cartón, sea mediante una macroencuesta, sea en unas elecciones plebiscitarias, tendrá un efecto nocivo.

Solo hay una manera de salir adelante en este conflicto: procurar que ese referéndum se celebre, esté o no de acuerdo con la Constitución -hay que reformarla sí o sí--, conseguir que tenga lugar de acuerdo con el Estado y...ganarlo. Ganarlo para la causa de quienes piensan, pensamos, que la independencia de Cataluña es lo contrario de un buen negocio: es más bien un pésimo negocio para todos, para los catalanes, para el resto de los españoles, para el resto de los europeos. Y creo que a esto se deberían aplicar, dejándose ya de circunloquios, de rodeos, de mirar al techo, todas las fuerzas políticas, todas las instituciones, todos los ciudadanos, empezando por los empresarios, por los sindicatos, por los 'disidentes' en los partidos nacionalistas catalanes: están a punto de cerrar un negocio aún peor que el que el 'magnate' Adelson pretendía traer a tierras madrileñas.

Por supuesto que ahora necesitamos estadistas. No solamente llamadas telefónicas entre La Moncloa y Ferraz, asegurándose mutuamente los dos interlocutores de que están de acuerdo en que las pretensiones de Artur Mas se sitúan fuera de una Constitución que el de Ferraz quiere reformar y el ocupante de La Moncloa, no. Si no están de acuerdo en el método a seguir, ¿en qué lo están? Estimo que resulta ya inútil todo lo que no sea salir a la puerta del palacio presidencial, ambos, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, y mejor aún si se les unen otras fuerzas políticas, aparcando de momento cuestiones secundarias, para anunciar 'urbi et orbe' un plan de acción, de negociación, de reformas, de firmeza flexible -que no es contradictorio--. Insistir simplemente en que la consulta no se va a celebrar ya no tranquiliza los ánimos: muchos se sentirán agraviados en su derecho a decidir. Empecinarse en que Mas va a caer del pedestal solamente por sus errores conllevará un grave deterioro de la convivencia nacional y del futuro de España como nación.

Y, además, ya digo: esa consulta, bien gestionada, como Cameron lo está haciendo con la escocesa, se perdería estrepitosamente por los independentistas. Que no es lo mismo votar sobre las cosas de comer, depositar la papeleta en una urna situada sobre el vacío, que jugar a las 'cadenas humanas' en jornadas festivas. Pienso que hay que respetar el derecho de los catalanes -y de cualquiera-a decidir. Y exigir que esa decisión, que no puede ser la secesionista, se cumpla. Y que políticos aventureros, como Artur Mas, dejen de jugar con los ciudadanos.

- El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

11 comentarios