www.diariocritico.com
Aborto: el cerrilismo hispánico continúa

Aborto: el cerrilismo hispánico continúa

lunes 30 de diciembre de 2013, 08:07h
Llega el cambio de año y nuestra cultura política sigue dando vergüenza propia y ajena. En cuanto surge un asunto controversial aparece inevitablemente el cerrilismo de las dos Españas. En el año que comienza parece que la cuestión del aborto será un nuevo abismo que nos va a separar y enfrentar. Dos cuestiones se discuten al respecto cuando concluye este año: una, si el aborto es o no un derecho (o es una excepción) y la otra, si se puede hablar de mayorías sociales en el país sobre este tema. Y respecto de ambos planos parece que resulta imposible una visión mínimamente sensata.

Por supuesto que el derecho a interrumpir el embarazo es un derecho sustantivo de las mujeres. Tratar de negarlo como se hace desde el mundo católico es cerrilismo puro. Pero, como sucede comúnmente en la vida, la cuestión es que este derecho no existe y se desarrolla en medio de la nada, sino que coexiste con otros derechos no menos relevantes. En el caso del aborto cabe mencionar, entre otros, el derecho del ser no nacido, así como el derecho de la comunidad a normar en torno al problema. Y dependiendo de las circunstancias y del proceso de gestación, cada uno de los distintos derechos adquiere mayor o menor preeminencia. Pondré un ejemplo ilustrativo: si el embarazo está en sus primeras semanas, el derecho de la mujer prima sobre los otros, pero si la gestación ya está en su sexto mes, el derecho de la mujer, sin dejar de existir, debe subordinarse al del no nacido. En otras palabras, la forma de procesar adecuadamente este asunto no es otra que la de acudir a la armonización de derechos. Algo que no comprenden quienes absolutizan cada uno de los derechos en presencia. La Iglesia lo hace con el derecho del no nato, extendiendo hasta el cigoto la posesión de tal derecho. Pero cuando veo que algunas stripers políticas afirman que el "derecho al aborto es sagrado" me parece que están cayendo en la absolutización del otro derecho. Todo pareciera que el ultrismo de cualquier signo se funde en  un mismo horizonte sectario.

Es un hecho que la sociedad tiene derecho a legislar sobre este controversial asunto, como lo hiciera el gobierno electo de Zapatero y lo va  impulsar el no menos electo de Rajoy. Pero ahora quiero poner el acento en que muchas veces los derechos individuales también interactúan con los colectivos. Alguien podría preguntar por qué la sociedad debe de tener algo que decir ante la decisión de una mujer de interrumpir su embarazo. Pondré un ejemplo que me parece oportuno. Quien haya conocido los llamados países socialistas en los setenta y los ochenta, sabrá que allí el aborto libre y gratuito dio lugar al uso del aborto como medio de control de la fecundidad. Yo conocí a mujeres de treinta o cuarenta años que se habían practicado más de quince abortos. ¿Tiene derecho la sociedad a impulsar políticas y legislación que eviten este extravío de salud personal y pública? Yo creo que sí lo tiene y pensar lo contrario no me parece precisamente progresista.

El otro plano del debate refiere a si es cierto, como dice cada bando, que existe una mayoría social favorable o contraria al aborto. Rubalcaba ha cometido el atrevimiento de hablar de una mayoría social a favor. Supongo que Rajoy no quiere enredarse en más temas polémicos (ya le han nacido suficientes enanos en 2013), pero estoy convencido de que, con un mínimo de habilidad, un referéndum sobre el aborto lo ganaría sin mucho esfuerzo.

¿Cuándo vamos a reconocer la elemental evidencia de que cultural y políticamente sigue habiendo dos Españas y que la España progresista y la conservadora tienen que entenderse algún día para bien del país? ¿O queremos seguir haciendo una política educativa diferente según cada gobierno de turno? ¿O una política de salud, laboral, etc.?

Pues con la normativa sobre el aborto parece estar sucediendo lo mismo. El vedetismo nacional e internacional de Zapatero le llevó a reformar una normativa tratando de mostrarse como el más progresista del planeta. Lo diré de forma testimonial: en los tiempos gloriosos, cuando se perseguía a las mujeres y los doctores que practicaban el aborto, fui uno de aquellos firmantes que aparecieron en los medios de comunicación afirmando que habíamos ayudado a una mujer a abortar. Pues bien, con ese antecedente tengo que decir que no me siento cómodo con la nueva ley de Zapatero: no estoy de acuerdo en que una menor de edad pueda abortar sin que sus padres tengan nada que decir al respecto. Pero claro, ahora la ley que pretende el PP parece inclinarse hacia el extremo opuesto. Con lo que el PSOE amenazará con hacer lo propio en cuanto llegue al gobierno. Y así hasta el infinito.

Me parece que lo grave es que la idea de lograr una normativa que responda a la realidad social y política del país pueda parecer una quimera. Más aun lo parece normar sobre el aborto con algún nivel de consenso. ¿Será posible que nuestro cerrilismo no tenga cura? ¡Ojalá el 2014 nos demuestre lo contrario! De momento podría servirnos de ejemplo, en cuanto a nuestra cultura política, el acuerdo logrado en Alemania entre conservadores y progresistas para mejorar el país en la próxima legislatura.    
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios