www.diariocritico.com

Crítica de la película

'The Grandmaster': Kung Fu 'in the mood for love'

'The Grandmaster': Kung Fu "in the mood for love"

jueves 09 de enero de 2014, 15:44h
Parecía que 'The Grandmaster' iba a ser el 'Tigre y dragón' de Wong Kar Wai (muchos se olvidaban que el creador de 'In the mood for love' ya tenía otra película de artes marciales en su filmografía 'Ashes of time') pero esta película es 110% marca de la casa. Aunque su extenso metraje este lleno de patadas y peleas coreografiadas por el mítico Yuen Wo Ping (el hombre detrás de las acrobacias de 'Tigre y dragón', 'Matrix' o 'Kill Bill'), 'The Grandmaster' es puro Wong Kar Wai, románticas reflexiones sobre la melancolía, el paso del tiempo y el destino, rodadas en la manierista manera del realizador hongkonés, a cámara lenta y con la música en primer plano.
Wong Kar Wai es un esteticista recalcitrante, en sus películas suele primar el cómo sobre lo que se cuenta, aquí eso está llevado al paroxismo, sus imágenes vuelven a enamorar, su historia, ésta vez, no. Quizás su principal problema es que quiere contar mucho y eso no ayuda a la película. Y es que 'The Grandmaster' vale como biografía de Ip Man, como historia de amor, como la de una venganza, como historia del Kung Fu y como boceto histórico de una época, la China de 1936 a 1953. Mucho por contar en una película que, a ratos, resulta confusa. Tanto que ni siquiera podríamos asegurar que el protagonista sea el maestro de Bruce Lee, ya que el peso de la narración cae en el dramático personaje de Zhang Ziyi.

La película es operística, rimbombante, rococó y extravagante, ofrece algunas imágenes verdaderamente espectaculares, las escenas de lucha, tanto las exteriores en la lluvia como las rodadas en cuidados interiores, son una verdadera gozada. Wong vuelve a mostrar las mayores pasiones en un roce, una mirada o el simple gesto de apoyar la cabeza, pero esta vez el romanticismo se pierde algo en una narración convulsa. A veces da la impresión de necesitar más metraje para explicar mejor ciertas cosas, otras parece como si sobrase, especialmente en la historia sobre 'el Navaja'.

No es una película perfecta ni de lejos pero guarda un gran poder de atracción, principalmente gracias a las preciosistas imágenes de su director, al gran trabajo de Tony Leung y Zhang Ziyi o la increíble fotografía de Philippe Le Sourd. En definitiva, una película irregular pero con un inmenso poder de atracción.

@LesterHendrix

Lea también:

- Las diez mejores películas de 2013
- '12 años de esclavitud': Una película necesaria
- 'El hobbit: La desolación de Smaug': El Señor de los Anillos V
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.