www.diariocritico.com
'Lágrimas de cocodrilo': Año nuevo, vida nueva

'Lágrimas de cocodrilo': Año nuevo, vida nueva

viernes 10 de enero de 2014, 17:19h
El 2013 ha sido un año tan horrible para tantos, que pocos recuerdo haber despedido con más ganas. Y constato que en mi mundo es un sentimiento compartido. Sólo por la capacidad del ser humano de resurgir de sus pozos particulares, y generales, tratamos, salvo algún cenizo, que los hay, de esperar de este Catorce, un poco de por favor...
Si: un poco de gracia. Un poco de aire. Un poco de salida de esta asfixia. Un poco de Resistiré, versión Duo Dinámico, o versión Gran Wyoming.... Un poco de humor. Y esos aires nuevos que las grandes crisis no han dejado nunca de producir, y que, con suerte, podrían alumbrar a mejor. Porque también puede empeorar, todo, y de eso también hay señales.

A pocos días de su salida, y con un aparato mediático de baja intensidad pero notable, al menos en los grupos iniciados, se espera un libro muy especial: El invitado amargo, escrito a cuatro manos, de dos en dos, por dos amigos míos, excelentes escritores ambos: Luis Cremades y Vicente Molina Foix. Parece que cuentan, independientemente pero en el mismo libro, la historia que vivieron juntos en la España de los 80 (y no hace falta decir que del siglo pasado, que éste no lleva más que trece y algo, aunque parezcan mil), así que parece que, además de cierto ajuste de cuentas afectivo, debe haber ahí un ejercicio de memoria, de reconstrucción de un mundo y una década en que España iba para arriba.... Y además, éramos tan jóvenes.... Lo publica Anagrama, que también anuncia, para este mismo Enero, entre otras novedades, un Martin Amis (Lionel Asbo. El estado de Inglaterra) y un Giorgio Faletti, Tres Actos y dos partes, que seguro que gustará a mi amigo Eduardo Arroyo, el pintor, porque va de box, y él tiene la que probablemente sea la mejor biblioteca sobre boxeo de este país, además de haber dedicado al tema artículos, libros y cuadros. Y por una doble asociación de ideas, contarles que la última revista Ñ, que publica mi amigo Alberto Anaut, (La Fábrica) está enteramente ilustrada por la pintora maravillosa Isabel Villar, a la que un día situó Fernando Savater "en el jardín de la madre". Que era el suyo, poblado de fieras mansas y mujeres también mansas y voladoras, que a veces tenían la tensión de la que sabe que puede castigar, sin que le tiemble la mano. Una belleza.

Este del castigo es un tema que me interesa trabajar este año, está entre mis propósitos del 31, y lo haré por pura necesidad de explicación. A lo mejor me permite entender cosas que me pasan y nos pasan.... Pero eso son otros lópeces y otras digresiones. Volviendo al invitado de Molina Foix y Cremades, que espero con impaciencia, la originalidad no es contar la misma historia desde dos perspectivas distintas, sino contarla en el mismo libro. Historias literariosentimentales han sido narradas desde tres, por ejemplo, la que hizo encontrarse a Barbara Probst Solomon, Juan Goytisolo y Monique Lange.... Pero eran tres libros distintos... Fuerza un poco la mano, con enorme sentido del humor, la República de Santa Luz, que es un poco como el Reino de Redonda, de Javier Marías, pero en democrático. Santa Luz es una ciudad-estado fundada por ciertos sefaradíes de la diáspora, que en la actualidad goza de un clima envidiablemente tibio y húmedo, el del sur de Italia; del uso del castellano moderno como una de sus lenguas, y una total libertad religiosa y de otros órdenes. Juan Carlos Albert dirige su periódico, El Eco de la Costa, en papel y en digital, y Luis de Luis es su embajador en España, con potestad para conceder la ciudadanía. Una colección de novelas cortas, de las que conozco las de la serie de Rossana Perdi, dos de Ofelia Guildestern y otras dos de Juan V. Dazi, abren "un proyecto abierto, en el que cualquier autor puede participar utilizando los personajes que van conformando el mundo personal de Rosanna Perdi, así como el espacio geográfico de La Costa, y de Santa Luz", de donde es la capital. Yo ya tengo el pasaporte que me hace ciudadana de esa república.

La de las letras, y cuánto suena la palabra república últimamente, espera un enero lleno de novedades y presentaciones. No puedo dejar de anunciar la de Los entresijos del final de ETA, de Luis R. Azpiolea, quizá el periodista mejor informado sobre el tema, que correrá a cargo de su -y mi!- colega José María Izquierdo el próximo miércoles 15, en la librería Blanquerna. El libro publicado por Catarata, y que contiene muchas revelaciones, es particularmente oportuno cuando se están dando tantos y tan importantes movimientos de fichas en ese tablero que es la construcción de la paz en el País Vasco. Y el mismo día, en el Instituto de México, Anagrama presenta el de Alvaro Enrique, Muerte súbita, que ha recibido su último premio de novela.

Premios? El año se ha abierto, el día de Reyes, como todo el mundo sabe, con el Nadal, que era un premio independiente y descubridor de escritores y escritoras. Se lo ha llevado Carmen Amorega, con su séptima novela La vida era eso, que va de amor, superación y....y redes sociales. Ya les contaré cuando aparezca. Y en poesía, mi amiga Maria Luisa García-Ochoa ha merecido el Paul Beckett, de la Fundación Valparaíso, por su Ultima campanada del silencio, ahora en las prensas. Maria Luisa es una poeta de lenguaje luminoso y energético y moderno: ya les diré.

Ahora, mientras esto termino, se está fallando en el Café Gijón el premio Barcarola, también de poesía, con un jurado cuya presidencia de honor ostenta el veterano poeta Felix Grande, al que deseo una pronta recuperación. Terminamos la columna, pues, como empieza el año: con futuro por delante. Feliz Catorce.

P.S. : por si no los tienen a mano, aquí los link de "Resistiré"...

http://www.youtube.com/watch?v=PJD1zJYT1KQ  Dúo Dinámico
http://www.youtube.com/watch?v=c4Y-KuBnNN0  Wyoming

Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios