www.diariocritico.com

Crítica de la película

'La gran estafa americana': Buen cine comercial

'La gran estafa americana': Buen cine comercial

jueves 30 de enero de 2014, 15:45h
La carrera de David O. Russell tardó en despegar pero, una vez que lo hizo, gracias al éxito de 'Tres reyes', sus películas se han convertido en asiduas de los Oscar, lo que ha hecho que se le empiece a mirar con suspicacia, habiendo quien afirma que estamos ante el director más sobrevalorado de la actualidad. Para colmo con 'La gran estafa americana' se ha convertido en un acaparador de premios y uno de los principales favoritos para la nueva edición de los Oscar. ¿Se merece el reconocimiento? Vayamos por partes.
Su cine es ligero y muy fácil de ver, lo cuál según desde el punto de vista que se mire puede ser despectivo o laudatorio. Si eres de los que solo vas al cine a buscar trascendencia, o a dártelas de intelectual, la obra de Russell y 'La gran estafa americana' con ella te parecerá de una banalidad imperdonable, si por el contrario, el cine es diversión y evasión, Russell es tu hombre. Y es que no solo te da un espectáculo muy entretenido, sino que encima sabe hacerlo muy bien, tanto a la hora de la escritura de sus guiones como a la hora de dirigir a sus actores. En esto último es todo un maestro, sacando siempre el máximo de ellos. No es de extrañar que todos repitan con él, como los cuatro protagonistas de esta película, todos nominados a la dorada estatuilla, que ya habían tenido sus experiencias anteriores con el director, Amy Adams y Christian Bale en 'The Fighter' y Bradley Cooper y Jennifer Lawrence en 'El lado bueno de las cosas'

Como esta última, 'La gran estafa americana' es una muy buena película de género, si aquella fue un soplo de aire fresco a un género tan sobado como la comedia romántica este se mete de lleno en el policiaco, con muy buenos resultados. Esto no es cine de autor (sea lo que sea eso), esto es una película de género muy bien rodada. Dicho de otro modo, Russell no es un artista, es un artesano, y uno de los buenos. Posiblemente si el cine tuviese menos directores con ínfulas de genio y más artesanos como Russell, las salas estarían más llenas. Eso no quiere decir que esté atacando al cine de autor o a las legítimas aspiraciones de quienes ven el cine como algo más que puro entretenimiento, pero seamos realistas, no todo el mundo es un Malick o un Scorsese.

Russell es consciente de ello y le da al público lo que quiere, además lo hace bien sin insultar su inteligencia. Quien quiera pasar un muy buen rato en el cine lo hará, a no ser que además espere que le desvelen los misterios del universo.

Más Lumet que Scorsese

Eso no quiere decir que todo sea perfecto, Russell es mejor director de actores que director a secas, a veces subraya cosas evidentes, en este caso a través del 'Live and let die' de Paul McCartney, tampoco es que sus finales sean demasiado redondos y es que puede que le pierda la intención de agradar a todos, como ya le sucedía en 'Tres reyes' o 'El lado bueno de las cosas' pero 'La gran estafa americana' es, aun así, su película más redonda.

En otras palabras, si quieren que se les erice el vello ante injusticias y estafas, 'El lobo de Wall Street' está más cerca de ello, Russell está más entregado a sus personajes (o a sus actores) que a hacer una disección al estilo de vida americano. Eso sí, me lo pasé mejor viendo esta última.

No es la mejor película del año pero sí la que mejor reparto tiene, todos y cada uno de los personajes tienen su importancia, desde los cuatro protagonistas hasta unos excelentes secundarios como Louis C.K. y Jeremy Renner. Ello es posible gracias a la escritura de Russell y Eric Singer que se cuidan de que cada personaje aporte algo y no se quede en comparsa. Precisamente en una película llena de estafadores, gángsters y políticos sin escrúpulos, el personaje que parece tener mejor fondo es el de Renner, un político corrupto pero lleno de buenas intenciones.

En definitiva, si alguien te vende esta película como una nueva 'Uno de los nuestros', está exagerando, aquélla era la que sentó el molde y esta sólo pretende seguir su estilo. Y es que, evidentemente, David O. Russell tiene más de Sydney Lumet que de Martín Scorsese, pero eso, desde luego, tampoco está nada mal.

@LesterHendrix

Lea también:

- Las diez mejores películas de los últimos diez años
- 'Mandela, del mito al hombre': Bien hecha pero sin la grandeza de su protagonista
- 'The Grandmaster': Kung Fu "in the mood for love"
- Las diez mejores películas de 2013
- '12 años de esclavitud': Una película necesaria
- 'El hobbit: La desolación de Smaug': El Señor de los Anillos V
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.