www.diariocritico.com

Apoyo a Tabasco por 850 mil dólares llegó para los damnificados

España entrega a México ayuda histórica

Un avión hércules de la fuerza aérea española llegó hoy a Villahermosa, capital del estado mexicano de Tabasco, para iniciar la entrega de un paquete de ayuda por valor de 850 mil dólares, la mayor donación humanitaria realizada por España a México, que se destinará a los afectados por las inundaciones.

Además de la ayuda que coordinará la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), empresas españolas con inversiones en México han anunciado que estudiarán medidas para apoyar la reconstrucción del estado de Tabasco, asolado por las inundaciones, según informó el embajador español en el país, Carmelo Angulo.

Precisamente, Telefónica, segundo operador de telefonía celular en México, anunció que destinará a los afectados la taquilla de los conciertos que patrocina de los grupos de rock español “Hombres G” y “El Canto del Loco”.

España ha enviado dos aviones, un Hércules y un Antonov 12, con más de 14 toneladas de ayuda valorada en unos 350 mil euros, que contienen cuatro plantas potabilizadoras de agua, más de 2,500 kilos de medicamentos, una veintena de tiendas de campaña y cerca de 2 mil bidones de agua.

Además, una donación de otros 500 mil dólares serán destinados a la compra de insumos básicos para atender a más de un millón de damnificados que dejaron las recientes inundaciones en Tabasco, causadas por las lluvias y por la crecida de los ríos Grijalva y Carrizal.

El gobernador estatal, Andrés Granier, pidió a los representantes diplomáticos españoles que esta donación sea utilizada en la compra de colchones, frigoríficos y hornillos de cocina, utensilios que cientos de miles de familias tabasqueñas han perdido por las inundaciones que afectaron al 80% del territorio estatal.

Con este importe, la ayuda de España a México se equipara con la enviada por el país europeo a Perú tras el terremoto que devastó la sureña región de Pisco en agosto pasado, según Angulo.

Mientras, las aguas de la capital del estado, Villahermosa, inundada en más de tres cuartas partes, han comenzado a descender gracias al bombeo del agua y han permitido a algunos afectados acudir a sus hogares para comprobar la magnitud de los daños.

En el centro de la capital, enseres destrozados como camas, colchones, sillones y electrodomésticos se encuentran amontonados e inservibles en las calles donde las familias se afanan por limpiar las viviendas que estuvieron más de diez días bajo dos metros y medio de agua

****Japón enviará ayuda para paliar inundaciones

Japón enviará ayuda de emergencia por valor de 14 millones de yenes (126 mil dólares) para paliar los daños infligidos a más de un millón de personas por las inundaciones del estado mexicano de Tabasco, según informó hoy la agencia Kyodo.

La ayuda japonesa consistirá en 110 tiendas de campaña, mantas, purificadores de agua y generadores eléctricos.

Los suministros serán enviados mañana desde un almacén que el estado japonés posee en Miami con dirección a México, DF.

México sufrió unas severas inundaciones a causa de las lluvias torrenciales a finales de octubre, con siete ríos desbordados y 15 ciudades inundadas en todo el estado, un área equivalente al 80% de Tabasco

Las inundaciones causaron cortes de luz, cortes en el suministro de agua y la parálisis del sistema de transportes

****Ayuda ONU a coordinar apoyo en Chiapas y Tabasco

Personal del sistema de Naciones Unidas se encuentra ya en los estados mexicanos de Tabasco y Chiapas, afectados por graves inundaciones, para ayudar a las autoridades locales y nacionales en la coordinación de la respuesta ante el desastre.

El coordinador del sistema de la ONU en México, Arie Hoekman, y el jefe del equipo de la ONU para la gestión y coordinación de desastres, Nidya Quiroz, se reunieron en Villahermosa, capital del estado de Tabasco, con Laura Gurza, coordinadora general de Protección Civil, y con el gobernador del Estado, Andrés Garnier Melo, se informó este viernes en Ginebra.

Dos misiones de expertos en emergencias del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) se encuentran ya en Tabasco y Chiapas para identificar las necesidades más inmediatas de los niños afectados por las inundaciones.

Entre otras cosas, evaluarán la situación de las escuelas para poder garantizar la reanudación de las clases lo antes posible.

Un convoy de camiones del Programa de Alimentos de la ONU (PAM), con raciones para alimentar a unas 70.000 personas durante cinco días, y que es parte de una operación por valor de 500.000 dólares aprobada el lunes, ha sido enviado desde El Salvador y se espera que llegue a Tabasco el sábado a más tardar.

Las raciones consisten en galletas de alto valor energético que no necesitan ser cocinadas.

Ayer, un avión de la Cruz Roja Internacional partió de Panamá hacia Tabasco con artículos de socorro para apoyar a 1.300 familias afectadas por las intensas lluvias e inundaciones.

Tabasco, situado en el sureste de México, fue afectada la semana pasada por intensas lluvias, que rebasaron la capacidad de las presas y los ríos que rodean Villahermosa, la capital, que quedó casi inundada, así como 70% del estado.

*****Hambrientos, en Centla se arrebatan atún y bolsas de leche 


 
Al acercarse el helicóptero Abel Mai corre hacia éste como el resto de los pobladores de Potrerillo, una villa damnificada de las más lejanas a la capital tabasqueña, cerca ya del mar del Golfo. Agita la mano con demencia y a la distancia pareciera el más hambriento de la comunidad.

Pero su ruego —tras el aterrizaje— es distinto al de los demás: “Sálvenme, sálvenme”, pide con los ojos saltones y luego acusa: “La gente me quiere linchar… soy el delegado”.

La escena se repite en otros arrabales incomunicados por la inundación, donde aún no ha llegado el agua, la comida, las despensas. Sin autoridad y sin ley la población espera víveres y culpa a sus representantes comunitarios del olvido y las carencias.

Aun en la propia Villahermosa hay señales de anarquía, como en la colonia Miguel Hidalgo, donde el delegado Joaquín Méndez López revela: “Me han querido crucificar, porque dicen que soy un huevón, pero en realidad el apoyo no alcanza”.

Pero el desorden, como el agua, se desborda en localidades distantes como Potrerillo, Bella Vista y Tabasquillo, en el municipio de Centla. Ha sido ruta en los últimos días de Juan García y Edgar Morales, ex integrantes de la Fuerza Aérea Mexicana y hoy pilotos adiestrados del gobierno de Puebla. El suyo es un Bell 412, con capacidad insuficiente para abastecer a pueblos de 400 a 700 personas en un solo viaje.

De ahí que Oliver Torija, paramédico y otro de los tripulantes, se queje de la lentitud con la que operan los monumentales helicópteros del Ejército. “Lo que nosotros entregamos en tres o cuatro recorridos, ellos lo entregarían en uno”, dice.

Un promedio de diez aeronaves militares esperan en el aeropuerto, dicen los soldados, la llegada de más víveres. Lo que lleva dos, tres horas…

Apenas asoma el helicóptero poblano en los cielos del Potrillo la multitud cruza los manglares entre empujones, mentadas y patines. Todos soportan el soplo turbulento del aterrizaje.

Cuando la puerta se abre, comienzan los arañazos en el metal. Y los niños buscan colarse hacia las cajas de despensa.

—¡Orden, orden! —pide el piloto García, pero nadie hace caso.

—El rotor sigue girando, se van a lastimar…

Poco importa el peligro de las palas aerodinámicas, sin un bocado en el estómago desde hace tres o cuatro días.

—¿Dónde está la autoridad?—pregunta.

—Aquí no hay autoridad, es la ley de la selva —ataja uno de los habitantes y advierte: “Más vale que bajen pronto la comida, porque esto se puede salir de control y no respondemos”.

“Me quieren linchar”, repite el viejo Mai, desplomado en el agua.

El caos obliga a encender el motor y simular el vuelo, para ahuyentar —apenas un metro— a la multitud encabritada, que resiste el ventarrón.

No hay opción: las cajas son arrojadas por la puerta de emergencia, en una rauda operación. Se eleva el helicóptero y abajo, el pueblo se arrebata bolsas de leche y latas de atún.

Vuelan despensas sobre Centla. Caen como regalos desde los helicópteros que no pueden descender, por la furia de los isleños o por falta de tierra firme. Todo es agua.

“En algunas comunidades no podemos repartir la ayuda, la gente se cuelga, pierde el control al vernos llegar. Ya no hay autoridad que logre calmar los ánimos”, dice el paramédico Torija.

Así es también en Bella Vista. Los hombres se retan, las mujeres se pellizcan, los niños —entre manotazos— se escabullen por los charcos en busca de galletas y jugos. Y el delegado Benito Rodríguez confiesa: “Me da pena decirlo, pero no valgo nada, ya nadie me respeta”. Su solicitud no es un paquete de sopa o una bolsa de azúcar: “Díganle al gobierno que mande policías o soldados, que vengan empistolados, que traigan sus metralletas para la repartición”.

****Quieren regresar a sus casas... pero ya no hay lancheros dispuestos

A casi dos semanas de haber iniciado las inundaciones, los tabasqueños buscan regresar a sus hogares. Una ojeada basta en zonas inundadas. “Esa es mi casa”, frase nostálgica por las lagunas de agua encharcada y maloliente. En colonias como La Manga 2 o Anacleto Canabal Primera Sección el agua que había alcanzado 20 o 30 centímetros se evaporó y ha comenzado el recuento de daños.

Pero el apoyo no es el mismo de los primeros días. Ya no hay lancheros dispuestos al traslado: la mayoría volvió a sus comunidades pesqueras y algunos han optado por el negocio: cobrar por el transporte y hasta por paseos especiales para turistas despistados.

“Me ofrecieron el servicio de un paseo por la zona del desastre”, cuenta Efraín Mendoza, quien junto a su esposa hizo escala en Villahermosa para visitar a familiares damnificados antes de partir hacia Palenque, Chiapas”.

—Un paseo turístico.

—Eso me dijo un lanchero, que si quería conocer la Venecia mexicana.

—Y cuánto le pedía

—Primero 300, luego le bajó a 200.

Eso, los excesos en el transporte público y marítimo, así como los saqueos —cada vez más aislados— y los acaparamientos de despensas son las principales preocupaciones del gobernador Andrés Granier, quien amenaza: “Si descubro a los abusadores, me la van a pagar”.

Según reportes del gobierno estatal y de los mandos del Ejército, se han detectado familias o grupos de amigos dedicados a acumular despensas: se apuestan desde una noche antes en los puntos de entrega, como la quinta Grijalva; se relevan en las filas, se forman hasta cinco veces… Y luego las venden entre 200 y 300 pesos.

Le ocurrió así a don Ángel Roberto, quien tras la contingencia se refugió en casa de una tía. “Llegaron ofreciendo cajas de la Cruz Roja, les pregunté por qué las vendían y me contestaron que ellos también habían pagado y querían recuperar su dinero”.

Don Ángel, su esposa y cuatro hijos volvieron ayer a su casa, en la calle Chiquihuao, de La Manga 2. No hubo robos, pero sí encontraron muerto al Pirinola, el gato; sí hallaron en el suelo la foto del abuelo Pablo, quien tiene 10 días extraviado. El refrigerador no encendió y las patas de la mesa registraron el nivel del agua. Rocío abrazó a su muñeca y Joel lanzó de nuevo sus canicas.

“No hay nada como estar en casa”, refrendó don Ángel. Un privilegio de pocos. La mayoría aún vive en albergues; las mujeres lavan en la calle, cuelgan tendederos de poste a poste o secan la ropa sobre las jardineras, a la espera de que al esposo se le ocurra cómo esculpir un mejor destino.

Extraoficialmente, cuatro muertos

“Me voy de aquí porque tu casa se va a inundar”, dijo la señora Rosita Cortina Peralta a su hija, quien la mañana del miércoles 31 de octubre la llevó a su casa a la fuerza ante el peligro de inundación en el centro de la ciudad.

“Era una mujer muy especial, con un carácter muy fuerte” describe ahora Rosa Romeñon, la hija. Entre lloriqueos, confirma la muerte de su madre.

Según la Procuraduría del Estado, la mujer de 73 años falleció ahogada en su casa de la calle Madero. Extra oficialmente, sería el cuarto deceso por la tragedia tabasqueña; para las autoridades locales es el primero provocado de manera directa por la furia de las aguas del Grijalva.

Carlos, su otro hijo, dice. “el destino es muy cruel, mi madre estaba a salvo pero era muy terca y quiso regresarse a la casa donde había vivido siempre. Decía que la colonia Galaxia, donde vive mi hermana, se había inundado en el 99 pero en Madero no por eso se regresó”.

Su propia hija la encontró la tarde de ayer bajo una silla que flotaba en su hogar anegado.

Personales de Protección Civil, militar, soldados y marinos comenzaron a movilizarse más allá de las 8:30 de la noche. “Hay un cuerpo en Madero, hay un cuerpo en Madero” se escuchaba en las radios, y al rededor de las 9:30 el gobernador Andrés Granier despejó dudas y aceptó la muerte de la anciana, quien fue llevada a los servicios médicos forenses de la capital tabasqueña.

****Caseros hacen de las suyas con las rentas

La vida en las calles de Villahermosa transcurre para muchos que ya no entraron en los albergues, sobre aceras, en donde un improvisado quemador, que la hace de estufa, viene siendo lo más lujoso e importante de sus propiedades. Unos cuantos sillones, la jaula del perico, una maleta de ropa y unos pocos utensilios de cocina, son hoy la fotografía urbana.

Por las pocas avenidas en las que caminar sin rumbo es algo cotidiano de cientos de villahermosinos, principalmente de las colonias de Las Gaviotas, La Manga, Casa Blanca, Miguel Hidalgo y Carlos A. Madrazo, la Sedena sirve mediante las cocinas comunitarias, entre mil 200 y mil 500 raciones de comida por turno.

Los caseros han hecho de las suyas, la renta por cada cuartito oscila entre los mil 500 y los tres mil pesos.

Por lo que se refiere a las carreteras, Adrián Hernández Balboa, titular estatal de SCT, informó que el tránsito se ha restablecido en éstas, para todo tipo de unidades. 

****Supervisará Calderón labores de rescate en Tabasco y Chiapas

El presidente Felipe Calderón Hinojosa regresó ayer viernes a Tabasco y Chiapas para continuar la supervisión de los trabajos de apoyo a damnificados a causa de las fuertes lluvias que se registraron en esas entidades.

De acuerdo con la agenda presidencial, el titular del Ejecutivo federal viajó a las 10:00 horas a Villahermosa, Tabasco, donde acudió al albergue instalado en el centro deportivo Méndez de Atasta.

A las 12:10 horas recorrió a pie la comunidad Arroyo Seco Miraflores, en el municipio de Tacotalpa; posteriormente, en la escuela primaria José María Morelos encabezará una reunión de evaluación.

Después se traslado a Chiapas, donde a las 13:55 horas estuvo en otro albergue en el municipio de Ixhuatán; luego visitará a otros damnificados que se encuentran en Berriozabal.

Calderón Hinojosa, quien durante su gira de trabajo por Tabasco y Chiapas realizó cinco traslados en helicóptero, concluyó su viaje con una reunión de evaluación a las 17:15 horas en el hangar del Escuadrón número 202 en el aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez.

E presidente regresó a la ciudad de México a las 20:00 horas de ayer viernes


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios