www.diariocritico.com
Comentario de un decano, con perdón: ganó Rajoy. ¿Ganó?

Comentario de un decano, con perdón: ganó Rajoy. ¿Ganó?

martes 25 de febrero de 2014, 17:10h
Creo que soy de los pocos periodistas (y políticos) que han asistido a todos y cada uno de los debates sobre el estado de la nación. Veinticinco en total, si mis cálculos no fallan. Y pienso, que conste, seguir en ello, si es que estos debates, tan insulsos, se mantienen, lo mismo que mis fuerzas. Lo primero que me han preguntado tirios y troyanos, al concluir el primer rifirrafe entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, fue quién creía yo que había ganado en el cuerpo a cuerpo. Mi primera respuesta: efectivamente, el bipartidismo ha muerto. Pero, ahora más en serio, y para no hurtar el bulto ante el tiroteo, y para lo que valga --¿vale para algo la opinión de un decano?-- , le diré a usted, como les he dicho a ellos, que pienso que Rajoy ha ganado por puntos. Mejor tono, más sorpresas 'agradables' -esos cien euros de tarifa plana han sido, la verdad, una bomba--, menos soporífero en lo que cabe -que cabe poco-que su principal oponente.

Hemos asistido -vigesimoquinta edición-a la presentación de dos Españas distintas, y conste que ya lo decía Machado antes de que existiesen estos debates parlamentarios (los de antes, por cierto, dicen que eran mejores): el horizonte sonrosado que nos cuenta el Gobierno, con sus datos en la mano, frente al panorama sombrío del líder de la oposición, también cifras al canto. Ni las cifras coinciden en este país nuestro...

Pero ocurre que Rajoy está crecido -será que no lee las encuestas--, y Rubalcaba parece ya amortizado como líder de la oposición, y bien que siento decirlo, porque me parece figura respetable y honorable. Pero está, aparentemente, acabado, y ahora me reafirmo en que no concurrirá, creo, como candidato a las primarias en las que se afana, dentro del mayor misterio, media docena de socialistas de mayor o menor relevancia. El discurso de Rajoy estaba lleno de tentaciones para el bolsillo, suponiendo que al ciudadano le importe poco eso de profundizar en la democracia, y el del secretario general del PSOE fue apresurado, atropellado, difícilmente digerible; tenía mucho que decir, mucho que criticar -faltaría más--, y lo hizo, entiendo, mal. Tendría que haber propuesto un acuerdo de gran alcance al PP, guste o no guste a las bancadas socialistas, y se lo dejó en el tintero, aunque me consta que piensa que es necesario.


Rajoy mandó sobre el debate, aunque, personalmente, siga sin gustarme su estilo distante, frío, instalado en la mayoría absoluta, autosatisfecho y alicorto. Pero es que Rubalcaba anduvo de tropezones, más previsible -aún, que ya es decir-que Rajoy. De veras lo digo, al margen de filias y fobias, de las que estoy curado hace tiempo (que para eso es uno ya una especie de ,ay, decano): esta vez ganó el presidente. Quizá porque enfrente no tenía a un aspirante, sino a un resistente.


- El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>    

Lea también:

- Especial: Debate de la Nación>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios