www.diariocritico.com
El gobierno francés dimite en pleno y el 'español' Manuel Valls se convierte en primer ministro

El gobierno francés dimite en pleno y el 'español' Manuel Valls se convierte en primer ministro

>> Hollande prepara una inminente remodelación de Gobierno tras el batacazo electoral

lunes 31 de marzo de 2014, 14:35h
El presidente de Francia, François Hollande, ha encargado al ministro del Interior, Manuel Valls, la formación de un nuevo Ejecutivo para hacer caso al "mensaje" dado por los ciudadanos en las urnas, tras el batacazo socialista. Valls se convierte así en el segundo 'español' en protagonizar la actualidad política gala, ya que la gaditana Anne Hidalgo se hizo con la alcaldía de París. "Es un momento importante en nuestra vida nacional", ha destacado Hollande, en un discurso televisado en el que ha expresado su "reconocimiento" al primer ministro saliente, Jean-Marc Ayrault . "Confío en Manuel Valls", ha destacado.

Las quinielas no han fallado. El titular de Interior, Manuel Valls, era el favorito para sustituir al primer ministro, Jean-Marc Ayrault, -según un sondeo publicado hoy por el instituto BVA el 31% de los franceses le señalaban como mejor opción-,  tras la debacle socialista en las elecciones municipales de este domingo donde la izquierda perdió las alcaldías de 155 ciudades de más de 9.000 habitantes. Ayrault y Valls ya se pronunciaron públicamente anoche tras conocerse los resultados provisionales de la segunda vuelta de las municipales, en las que hubo una abstención récord del 36,3%, admitiendo la responsabilidad de tan dura derrota.

Valls nació en Barcelona en 1962 (su padre, un destacado pintor barcelonés y su madre suiza italiana quisieron que su hijo naciera en España), tuvo la nacionalidad española hasta la adolescencia cuando se decantó por la francesa, y ahora con su nombramiento como primer ministro se convierte en el segundo 'español' en protagonizar los movimientos de la alta política francesa de este lunes, tras el nombramiento de la andaluza Anne Hidalgo como alcaldesa de París.

Tiene a sus espaldas éxitos a nivel local y nacional. Su experiencia municipal ha tenido su epicentro en la Isla de Francia --la región metropolitana de París--, donde ha llegado a ser alcalde de Evry. En 2002, Valls se convirtió en diputado de la Asamblea Nacional, un escaño que revalidó cinco años después y que ha compatibilizado con diversos cargos en el seno del Partido Socialista y el Gobierno. Así, se ha responsabilizado de la comunicación tanto del partido como de la oficina del primer ministro, puesto este último que ocupó entre 1997 y 2001.

Valls, casado y con cuatro hijos, dio su salto definitivo a la primera línea al presentarse en 2011 a las primarias del Partido Socialista para las elecciones presidenciales de 2012. Apenas obtuvo un 5% de los votos pero terminó encargándose de la campaña electoral que en 2012 llevó al vencedor de las primarias, François Hollande, al Elíseo. 

La llegada de Hollande a la Presidencia supuso la entrada de Valls en el Gobierno, como ministro del Interior. Durante este tiempo, se ha convertido en el miembro más popular del Ejecutivo --tanto para la derecha como para la izquierda-- y ha disfrutado de cotas superiores al 50%, aunque ahora no pase por su mejor momento. El ascenso del ministro del Interior marca un punto de inflexión en la política de Hollande. Los medios franceses especulan ahora sobre si el cambio será demasiado para un Partido Socialista ya de por sí dividido y cuya ala izquierda no parece cómoda con la versión más dura de Valls.

El hasta ahora ministro del Interior ha tenido buena sintonía con su homólogo español, Jorge Fernández Díaz, con el que han tratado asuntos como el terrorismo (islamista y de ETA) o la inmigración, y es previsible que dichos lazos intergubernamentales se acentúen desde su nuevo puesto. Sin embargo, sus políticas en España han sido más conocidas por las polémicas decisiones de repatriación de rumanos. En concreto, se recuerda el caso de Leonarda Dibrani, una alumna gitana de 15 años que fue detenida en el autobús escolar durante una excursión para ser expulsada a Kosovo. Este incidente fue criticado con dureza, incluso por la primera dama francesa, Hollande tuvo que llamar al orden a sus ministros y Valls tuvo que asumir su "torpeza" ante Ayrault por llegar a decir que los rumanos deben irse de Francia e integrarse en sus países, si bien insistió en que la deportación de Dibrani -a la cual finalmente se le concedió el derecho a regresar, pero sin su familia- no le iba a hacer "cambiar de rumbo".

Otra de las dudas estriba en si el presidente estará dando alas a un potencial rival que ya intentó en una ocasión llegar al Elíseo y que, con los resultados de los sondeos sobre la mesa, podría estar mejor situado que él para encabezar a los socialistas en las presidenciales de 2017.

 

 Vea la entrevista en castellano que Valls concedió a TVE:

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios