www.diariocritico.com
Verás que todo es mentira

Verás que todo es mentira

martes 01 de abril de 2014, 09:27h

Las letras de las canciones, como los poemas, reflejan situaciones y momentos críticos de nuestras vidas que tienen que ver con la pasión, el odio, la desesperanza y, sobretodo con el amor, sea este en su faceta más romántica o en su cruel periplo por el desamor. Las letras de las canciones, sobretodo los tangos, nos descubren una realidad social agónica y pasional, con verdades crudas y realistas propias de los desesperados.

A medida que cumplimos años, la indiferencia del mundo, que es sordo y es mudo, te va aplastando la conciencia y dejando inerte una parte del corazón. Es en ese momento en que nos damos cuenta de que la vida es un tango, una quimera... vamos que todo es mentira.

Nos desayunamos con noticias contradictorias, con medias verdades, con mentiras de niño de colegio y, el mundo gira y gira. Ahora resulta que se lleva poner el mundo al revés. Que Caritas exagera al hablar de la pobreza en España, cuando es la única organización proclive al gobierno, que para colmo de males, le está sacando las castañas del fuego en materia social, pero el ministro dice que todo es mentira. Otra del PP, compara a las plataformas de afectados por la hipoteca con la "Kale borroka", en un despropósito de tal magnitud que debería ser cuanto menos destituida, por no hablar de la sanción penal que le podría corresponder. Poco sabe esta señora de borrokas, mientras que la gente se ve en la calle por culpa de un gobierno que desgobierna a espaldas de las resoluciones de los Tribunales europeos -para lo que quieren- protegiendo a la banca, mientras en España cada vez son más los que no tienen fe, ni yerba de ayer secándose al sol.

En este país de mentira, el dueño de un banco se erige en portavoz del gobierno, y dice lo que tiene que decir, que Cataluña no puede ser ni será jamás independiente, que la culpa de la recuperación económica en las familias la tienen las cajas de ahorro, y que como en el tango, parece mentira que todo de un golpe se pueda romper, parece mentira que el sueño más puro nos quiebre la fe, España te miro y no sé, me cuesta creer, que seas la misma que quise una vez.

En España, al contrario de lo que sucede en cualquier otra parte del mundo, los malos son los buenos, la policía paga el pato de la crisis y se convierte en el objetivo de los violentos, pero no sólo de los violentos que les tiran adoquines, también de los violentos que escriben en los periódicos, de los que firman manifiestos y de todas las reminiscencias más anárquicas que caben en el ciudadano. Los aprendices de terroristas se convierten en ídolos de la juventud, les imitan, les vitorean, mientras se recortan los derechos y libertades del resto, para solaz de unos pocos.

Mientras esto pasa en este país de mentira, de tango, los del norte amenazan con expulsar a los inmigrantes que estén seis meses sin trabajar, mientras que por el Sur se nos cuela África entera. Europa da la espalda a una realidad patente, pero no pone vallas ni puertas en sus campos. El mundo capitalista se desmorona, mientras el hambre llama a nuestras puertas, cada día con mayor intensidad. La desigualdad llega en brotes de miseria, clasificando el hambre por países y colores, ya no basta con ser pobre y hambriento, ahora necesitas un carnet de pobre para poder comer... cuando manyés que a tu lado se prueban la ropa que vas a dejar... te acordarás de este otario que un día cansado, ¡se puso a ladrar!

            Verás que todo es mentira

            verás que nada es amor

            que al mundo nada le importa

            yira, yira...

Ismael Álvarez de Toledo

Escritor y periodista

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios