www.diariocritico.com

Crítica de la película

'Noé': A medio camino entre 'El árbol de la vida' y 'El Señor de los Anillos'

'Noé': A medio camino entre 'El árbol de la vida' y 'El Señor de los Anillos'

viernes 04 de abril de 2014, 09:42h
Mucho se ha hablado (y más se hablará) sobre la vuelta del cine bíblico de la insospechada mano de Darren Aronofsky, director entre otras de 'Réquiem por un sueño' y 'El cisne negro'. El resultado tiene sus luces y sus sombras, siendo estas últimas mucho más profundas lo que hace que 'Noé' se quede a un paso del naufragio.
Todo el mundo conoce la historia de Noé y el gran diluvio universal pero Aronofsky y su co guionista, Ari Handel, han rellenado los huecos de la pequeña historia del 'Génesis' y se han sacado de la manga una superproducción de más de dos horas y cuarto. El principal problema que se le puede achacar es que la figura de Noé se queda sin la contrafigura de Dios, o en este caso, el Creador. Aquí se sustituye al vengativo y beligerante Dios del Antiguo Testamento por una serie de visiones y milagros, algunas inducidas por sustancias psicotrópicas, que tiene el propio protagonista. Nadie duda de su existencia pero el Creador no se manifiesta como en las películas de Charlton Heston. La decisión de exterminar a toda la humanidad no cae entonces en un ser sobrenatural sino en un ser humano. Lo que deja a la figura de Noé como un fanático con ínfulas de Dios rayando en la psicopatía. Digamos que es difícil empatizar con él.

Por otro lado Aronofsky crea un creíble mundo antediluviano y logra varios momentos de gran emoción, como el mejor momento del film, cuando en pleno diluvio y con Noé y toda su familia en el Arca, se ve a los pequeños restos de humanidad suplicando por su vida en los riscos de las últimas montañas no sumergidas. Es un momento de gran fuerza visual que recuerda a 'La balsa de la medusa' de Géricault. También está muy conseguida su explicación de la creación en una manera muy parecida al estilo de Malick en 'El árbol de la vida'. Claro que no es al único director que recuerda.

Una de las cosas menos logradas de la película es la presencia de esos ángeles caídos convertidos en gigantes de piedra que parecen sacados de la Tierra Media de Peter Jackson. Y es que si la parte dramática de 'Noé' es bastante potable, la película hace aguas en su parte de acción, con una escena de batalla que parece plagiada de 'Las Dos Torres' y un malo, interpretado por Ray Winstone, que parece haberse equivocado de película.

En cuanto al reparto destaca por encima de todos Russell Crowe, con un Noé a medio camino entre un personaje típico de Kirk Douglas y un asesino de masas. La verdad es que el actor de 'Gladiator' está perfecto en él. No se puede decir lo mismo del resto del reparto, Jennifer Connelly se tiene que conformar con un personaje sin vida propia, cuya única misión parece ser la de seguir a Noé allá donde vaya. También está muy desaprovechado Anthony Hopkins como Matusalén, un personaje que parece sacado del Yoda de 'El Imperio contraataca'. Los actores que interpretan a los dos hijos mayores de Noé, Logan Lerman y Douglas Booth, parecen más propios de 'Al salir de clase' que de la Biblia. Por último, Emma Watson, con un papel inventado por Aronofsky y Handel con mucho peso en la historia, logra ser la única que se salva del naufragio, además del propio Crowe.

Como resumen se puede decir que 'Noé' se queda entre dos aguas, incapaz de decidir si quiere ser un 'blockbuster' para el gran público o una película de autor sobre personajes. A medio camino entre ambas, sus buenos momentos no la salvan de poder ser vista como una oportunidad perdida.

Lea también:

- 'Dallas Buyers Club': El 'show' de Matthew
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios