www.diariocritico.com
Perdonen que no me lo crea

Perdonen que no me lo crea

viernes 11 de abril de 2014, 09:12h
"Perdonen que no me lo crea". Permítanme que, a cuento de la supuesta ruptura del pacto de Gobierno en Andalucía, remede el epitafio que, según la leyenda urbana, adorna la tumba del genial Groucho Marx, ya saben ese famoso "Perdonen que no me levante", en el Eden Memorial Park de Los Ángeles. Puede que me equivoque, pero me da a mi que estos dos del bipartito andaluz no rompen el acuerdo por más empeño que tengan, uno, el PSOE-A, en cepillarse cuanto antes a la consejera coñazo de Fomento, Elena Cortés, que está un día sí y otro también dando por saco en el Consejo de Gobierno, y el otro, IULV-CA, en rascar nuevos votos demagógicos con el realojo de las familias de los "okupas"·de la Corrala Utopía.Si la sin par Susana Díaz ha aguantado carros y carretas sin inmutarse con el supuesto banco de tierras y el pretendido banco público, con las sanciones a la banca privada por los pisos hipotecados o la total impunidad de los asaltos a los supermecados de los Sanchez Gordillo y compañía; y su vecino de sillón en el Palacio de San Telmo, Diego Valderas, no ha dicho ni pío sobre el escándalo de los EREs, los recortes de la Junta en Sanidad y Educación o los presupuestos restrictivos no me vengan ahora con que van a romper el chollo del bipartito por quítame allá unos pisos de protección oficial, por muy ilegal que sea la medida populista adoptada de motu propio y sin consultarle a los dueños del cortijo por la niñata cordobesa consejera del Partido Comunista en el Ejecutivo andaluz. Vamos, anda. A otro perro con ese hueso que son muchos los militantes colocados en la Junta como para romper la baraja a la mitad de la Legislatura.

Después de diez horas de negociaciones en el Parlamento andaluz, las delegaciones de ambos partidos han decidido continuarlas para ver si encuentran algún punto en común que evite que haya vencedores y vencidos. Supongo que, al final, las aguas volverán a su cauce e IULV-CA cederá aunque la consejera Cortés se quede con menos competencias que el barrendero de San Telmo. A no ser, claro, que todo sea un paripé montado por los listísimos asesores de Susana para darle bazas a un adelanto electoral mucho antes de lo pensado, que como todos saben apunta al mes de octubre. Ya no hay tiempo para hacer coincidir las elecciones europeas con las andaluzas pero si ésto de la Corrrala Utopía y la salida de pata de banco de Cortés hubiese ocurrido hace un mes, no me hubiese extrañado nada que Susana habría aprovechado la oportunidad para disolver el Parlamento. De haberlo hecho, habría cogido al PP andaluz con el pie cambiado por la tardanza de Mariano Rajoy para designar a su candidato Juanma Moreno que, como recordarán, fue elegido a primeros de marzo. A lo peor lo está lamentando en estos momentos. De haberse celebrado elecciones conjuntas el 25 de mayo, el PP hubiese sufrido lo indecible y sin duda hubiera pagado su falta de previsión y la ausencia de liderazgo con una pérdida muy importante de votos y escaños. Otra cosa es que el PSOE-A de Susana Díaz consiguiese la pretendida mayoría absoluta a la que aspira la lideresa andaluza.

Lo cierto es que el Ejecutivo andaluz está sufriendo en sus carnes el pulso que existe dentro de la coalición de izquierdas. De los tres representantes que IUL-CA tiene en el Consejo de Gobierno, hay dos, el vicepresidente Diego Valderas y el consejero de Turismo, Rafael Rodríguez, que pertenecen al sector moderado de la coalición de izquierdas, que muy posiblemente acabarán a medio plazo en las filas socialistas, y por otra la consejera de Fomento, Elena Cortés, que está apoyada por el líder de IULV-CA, su paisano Antonio Maíllo, quien representa a las posiciones mas ortodoxas del PCA. Y habrá que estar atentos a ver cuál es la estrategia de Maíllo a corto y medio plazo. Porque puede que el coordinador general de IULV-CA, sea, como le llaman algunos, "Malillo", pero lo seguro que no es es "tontillo" y anda buscandole las vueltas a Valderas para, después de sucederle en el cargo, pase a ocupar también la vicepresidencia de la Junta a la izquierda, no podría ser de otra forma, de Susana Díaz.

Con este panorama no sé cuanto podrá aguantar la presidenta de la Junta. Sobre todo si, además, la magistrada de los EREs, Mercedes Alaya, continúa su labor  ininterrumpida de zapa dejando en evidencia a Chaves, Griñán y, sobre todo, a José Antonio Viera, el ex consejero de Empleo y ex secretario general del PSOE de Sevilla con el que trabajó mano a mano la mismísma Susana cuando dirigía los destinos del socialismo sevillano. Habrá que esperara. Puede que el pacto de Gobierno se rompa, pero yo sigo sin creermelo.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios