www.diariocritico.com
'Lagrimas de cocodrilo': Florido abril

'Lagrimas de cocodrilo': Florido abril

viernes 11 de abril de 2014, 19:59h
Que no, que ya sé que no es abril, que es mayo el florido: pero éste es el mes de la primavera plena, y quiero enmendarle la plana -y no- a T.S. Eliot, que ya es tópica la crueldad de abril, y seguramente, preelectoralmente hablando, hasta tenga razón. 
A ver: "Abril es el mes más cruel: engendra / lilas de la tierra muerta, mezcla/ recuerdos y deseos, despierta / a las inertes raíces con lluvias primaverales".  Claro: una ve, releyendo como cada año La tierra baldía -y qué lecturas tan distintas se hacen según la edad, es decir, según la proporción de recuerdos y deseos que nos convoca abril, que, pónganse como quieran, cambia con el bagaje de cada quien cada año, según una regla casi casi fija: a más recuerdos, menos deseos- y sin embargo..... Ah, el poder de la tierra, de la estación, del renacimiento. A ver: el olmo viejo, me siento reverdecer, quién no mira y huele los lilos y mira los botones de los árboles y ve a las malditas polillas lanzarse como pequeños casi invisibles obuses sobre tu ropa "buena"...... Grrr. Pero bullir, bulle la sangre. Y el recuerdo de cuando realmente bullía la sangre. Y en ese cuando está la crueldad de abril, qué le vamos a hacer.

Y hoy tengo el día algo juguetón, y, sabiendo que Eliot es el más grande, y apoyándome en su dedicatoria a Pound, enorme poeta y fascista de tomo y lomo, y también en sus iluminadores (pero) escritos poéticos y demás (que bien leídos también son políticos), pues mire usted: miro otros brotes, y otros enterramientos, y espío la sabiduría del viejo Tiresias -que de hombres y mujeres lo supo todo, que las dos cosas fue y algunas intermedias- y me pongo a mirar esta tierra mía -de aquella manera, por supuesto: del corazón, no de la propiedad, que esa ya se sabe de quiénes es- y preelectoralmente, me da un escalofrío, como la que tiene que enterrar algo o a alguien en su jardín, y dejo fluir recuerdos y deseos.
 
Los recuerdos: uf. Hasta la crisis del 93 fue mejor. Y no digo más. Los niños salían del analfabetismo, no entraban en él ni en la desnutrición por haber nacido tarde. La generación de los nacidos a partir del 80 disponía de plaza escolar y comedores asequibles. Es la primera generación escolarizada de España, a raíz de la creación de 2.000 puestos escolares públicos DIARIOS por el primer gobierno de Felipe González. Se contabilizaba y se remediaba el paro histórico -los temporeros, que ahí están los recuerdos y para eso- y se ejercía una cierta redistribución de la renta. Y así. Los obispos no se atrevían a decir que homosexualidad y bestialismo son la misma cosa. Ibamos para arriba y para adelante. Claro que es cruel abril.
 
Y los deseos: se ven lucecitas? Yo si. A lo mejor sólo en mi deseo, pero....
 
En estos días preelectorales aparecen varios libros iluminadores, cada uno a su modo, cara a las elecciones europeas del 25 de Mayo: Por ejemplo, el de Jorge Urdánoz Ganuza, Veinte destellos de ilustración electoral (y una página web desesperada) que es un manual de manipulación electoral, y un repaso a lo que son los principios democráticos básicos, en el que la ironía está servida desde el propio título nerudiano, y que ha publicado Ediciones del Serbal. Tiene ese escepticismo de los jóvenes, que a una le llena de dolor, porque parece que les hubieran quitado hasta los sueños.....
 
También está en la calle, y estoy deseando leer, el del juez (en excedencia!) Elpidio Silva,  La justicia desahuciada (Planeta), en el que, al calor de su propia instrucción del caso Blesa, y de la persecución implacable de la que ha sido objeto, hace un diagnóstico del estado gravegravísimo de la justicia española. Y no lo pongo con mayúsculas porque no las merece. Si: no lo he leído, pero le oí personalmente y en persona (gracias, Cataré) el diagnóstico: hace unos días, exactamente el mismo que comenzaba su excedencia, presentó en el Ateneo del Madrid Democracia contra la democracia, de Alberto Sotillos Villalobos , publicado por la Editorial Lapsus  Calami, que es todo un programa de futuro, a partir de una crítica dura, muy dura.  El diagnóstico: "España pasa por un hundimiento económico que está poniendo en evidencia el resto de las crisis que lleva años sin resolver. Estamento por estamento, desde los partidos políticos a los medios de comunicación, el sistema está tan viciado que las propias herramientas democráticas están debilitando el sistema. La ciudadanía desconfía de cada institución del Estado y no encuentra ninguna solución a unos problemas diarios que cada vez crecen más en número y en gravedad", dice entre otras cosas. Pero lo hace desde la creencia en la política y la necesidad apasionada de la acción. Es un joven muy joven, no llega a los treinta. Pues a mí me ilusiona.
 
Y a ver (dos): los diagnósticos son terribles, hay momentos en que me parece haber vuelto al Laberinto español, de Gerald Brenan. Pero hay otros en que le recuerdo en su casa de Alhaurín, de vuelta de aquel secuestro londinense, en el 94, diciéndome:"lo que le ha pasado a España en estos años de democracia, no tiene vuelta atrás". Me lo imagino abrileño, ya viejo viejo, como estaba, y con sus azules ojos iluminados por la vista de los lilos de su jardín, por la azulejería azul de su comedor-salón-estar-cocina, por la felicidad de volver a la tierra que amó. En fin. Las cosas.    
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios