www.diariocritico.com

Amnistía Internacional reivindicará la libertad de expresión en el Campus de Ciudad Real

>>Esta misma tarde, entre las 18 y las 20 horas

miércoles 07 de mayo de 2014, 13:18h

¡No pienso callarme! Es el lema de la acción de calle que Amnistia Internacional ha organizado para esta tarde en Ciudad Real, para apoyar el derecho a la Libertad de reunión y manifestación en España, y que se viene desarrollando en toda España. El campus de la UCLM, tras el aulario y la Biblioteca, será el lugar de información y sensbilización esta tarde entre las 18 y las 20 horas.

En un manifiesto, Amnistía Internacional explica sus reivindicaciones que recuerdan que en España, la crisis económica y las medidas de austeridad "han supuesto recortes en servicios básicos que afectan a los derechos de miles de personas" además de "las restricciones a sus derechos a la libertad de expresión y reunión". 

 

En este sentido destaca cómo "se han aumentado las sanciones administrativas arbitraria" y critican "el uso excesivo de la fuerza contra personas que se manifiestan pacíficamente", recordando casos como el de Consuelo a quien, dicen, "su solidaridad con los mineros en la Marcha Negra de julio de 2012, le costó muy cara. El impacto de una pelota de goma lanzada por un agente antidisturbios, la tuvo dos meses en un hospital, más de uno en la unidad de cuidados intensivos; a día de hoy, ese agente sigue gozando de impunidad".

Junto a esto, añaden, se han anunciado reformas del Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana que ponen en peligro el ejercicio del derecho de reunión y expresión.

En su opinión, "el Gobierno de España no debe coartar el derecho de las personas a manifestarse y reunirse pacíficamente sino todo lo contrario: Debe garantizar el derecho de expresión y reunión pacífica, de acuerdo a las obligaciones internacionales de derechos humanos" y así lo expresa en el manifiesto en el que piden "garantizar el derecho a la protesta espontánea cuando no haya posibilidad de notificación".

"Las sanciones no pueden utilizarse como elemento disuasorio para impedir que la gente ejerza su derecho a la protesta" e instan a los cuerpos y fuerzas de seguridad a "abstenerse del uso de la fuerza o de material antidisturbios contra las personas que se manifiestan de forma pacífica".

Apelan finalmente a "los principios de necesidad y proporcionalidad, cuando pueda haber algún riesgo para el resto de las personas y debe ser claramente comunicada y explicada" y piden a la policía que no lleve a cabo "tratos sexistas, racistas o discriminatorios contra las mujeres, migrantes o personas lesbianas, gays, bisexuales o transgénero".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios