www.diariocritico.com

El presidente de EEUU considera excesivo el dinero propuesto para educación y salud

Bush veta ley de gasto social, quiere dinero para la guerra

El presidente de EEUU, George W. Bush, vetó este martes un proyecto de ley de gasto social aprobado por el Congreso, al tiempo que le instó a dar el visto bueno a su petición de 196.000 millones de dólares para los conflictos en Irak y Afganistán. Para el presidente, el proyecto de ley que financia programas educativos y de salud es excesivo.

En un discurso ante un grupo de empresarios en Indiana este martes, el presidente de Estados Unidos, George Bush, pintó al Congreso, controlado como los demócratas, como "un adolescente con una tarjeta de crédito nueva", según algunos fragmentos entregados a la prensa antes del acto.

Antes de partir de la Casa Blanca, el presidente vetó un proyecto de ley para financiar programas educativos, de salud y de formación laboral por considerarlo excesivo.

"Este proyecto gasta demasiado. Excede los niveles razonables y responsables" para eliminar el déficit fiscal de Estados Unidos, dijo Bush en un comunicado enviado a la Cámara de Representantes.

Su costo total asciende a 606.000 millones de dólares, 10.000 millones más que lo solicitado por Bush, que propuso un recorte de 4.000 millones de dólares en esos programas.

La medida obtuvo el rechazo inmediato de los demócratas.

"El presidente ha vetado de nuevo un proyecto de ley bipartidista y fiscalmente responsable que aborda las prioridades del pueblo estadounidense", dijo la presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi.

Por su parte, el líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, prometió que se esforzará por lograr el apoyo suficiente para revocar el veto, para lo cual son necesarios dos tercios de los escaños de ambas cámaras.

"Esperamos que los republicanos, que votaron inicialmente de forma mayoritaria en favor de este proyecto de ley, se enfrenten al veto irresponsable del presidente y se pongan del lado de los estadounidenses", dijo Reid.

Se trata del sexto veto emitido por Bush, que la semana pasada vio cómo los demócratas lograban revocar uno de ellos, referido a los gastos en infraestructuras hídricas, tras conseguir que numerosos republicanos rompieran filas con su partido.

Hoy Bush describió al Congreso como un órgano adicto a las subidas de impuestos y al gasto, al resaltar que la propuesta presupuestaria de los líderes demócratas de la Legislatura para este año fiscal es 22.000 millones de dólares más cara que la suya.

Al mismo tiempo, el presidente firmó este martes el proyecto de ley aprobado por el Congreso sobre el presupuesto del Departamento de Defensa.

Dana Perino, la portavoz presidencial, aclaró que "no es perfecto, incluye algunos gastos innecesarios", pero señaló que es necesario "durante un tiempo de guerra".

Con ello, ese departamento tendrá 471.000 millones de dólares para financiar sus operaciones durante el actual año fiscal, que comenzó el pasado 1 de octubre (desde entonces ha funcionado con fondos temporales).

Esto supone una subida de 40.000 millones de dólares, o un 9%, con respecto al año anterior, cifra que no incluye los 196.000 millones de dólares que Bush ha pedido al Congreso para los conflictos en Irak y Afganistán.

La legislatura "no debería irse a casa para las vacaciones de Navidad sin dar a nuestras tropas en el frente los fondos que necesitan para vencer", dijo el presidente en Indiana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios