www.diariocritico.com
La regeneración de la derecha, el PP y la abdicación del Rey

La regeneración de la derecha, el PP y la abdicación del Rey

lunes 02 de junio de 2014, 12:30h
Con el rosto marcado por cicatrices de mil batallas, Rubalcaba tiraba la toalla este lunes, decía adiós. Y ¿qué ocurrió ese lunes en Génova? Nada. Para Mariano Rajoy y su elenco de notables, aquí no ha pasado nada. "No hemos sabido explicar bien lo que estamos haciendo; es un problema de comunicación y pedagogía". ¿Eso es todo? Los dioses ciegan a quienes quieren perder.  Abre su artículo Voz Populi, recalcando  la grave preocupación que en cambio debiera de tener por la pérdida de de 2 millones quinientos noventa y seis mil votos, casi 3, total un poco más que el PSOE 2 millones 545 mil, en cuyo seno se ha armado la marimorena, con la dimisión de Rubalcaba, y la aparición de candidatos, Madina, Chacón , Sánchez, y la decisión casi unánime de los barones regionales por Susana Diaz, cuyo máximo galardón es haber ganado y por bastante al PP en Andalucía. Nadie quiere acordarse de que fue elegida a dedo por Griñán hace unos pocos meses en agosto de 2013, con  un curriculum exclusivamente partitocrático, después de acabar la carrera de derecho, es decir sin ninguna demostración de valor o liderazgo, más que el de burócrata del partido.  De forma que la responsabilidad de mantenimiento del Sistema o Regimén, queda en manos de la derecha que está en el Gobierno con mayoría absoluta, en tanto se produce hoy lunes, la bomba informativa de la abdicación del Rey, con el consiguiente relevo por el Príncipe Felipe, lo que va a tener muy entretenidas a las Cortes y lógicamente a todas las Instituciones de la Nación, Tribunales Constitucional y Supremo, a la vez que introduce un profundo sesgo en el soberanismo de Catalunya y Euzkadi. Sería ya la caraba, que llevado por esta ola de dimisiones, Rajoy que tiene que reflexionar profundamente sobre el porvenir de su partido, se le ocurriera dimitir, enredando todavía más la madeja si no lo estaba lo suficiente.

     Sobre el cuerpo electoral del PP ha pasado un tren. Reconociendo que  las europeas, son especiales, el cuadro que ahora mismo presenta el PP como restante y única- gran formación política de dimensión nacional es horroroso: Es un partido casi marginal en Cataluña y País Vasco; está a punto de perder las cómodas mayorías de que ha dispuesto en Valencia y Madrid; ha perdido por más de 10 puntos en Andalucía, y solo se mantiene con cierta prestancia, aunque perdiendo apoyos, en Galicia y ambas Castillas. Ante esta situación, la rueda de prensa de Cospedal con Cañete, daba pena, había vencido al PSOE por muy pocos puntos en casi toda España, salvo Andalucia y Extremadura.  Ni las encuestas más agoreras para PP y PSOE apuntaban tal descalabro del bipartidismo en España durante la jornada electoral de este 25 de mayo. El castigo final para PP y PSOE ha sido todavía más abultado del que pronosticaban los sondeos publicados durante la campaña: la primera lectura que se extrae de esta séptima vez que los españoles tenían la oportunidad de votar en unas elecciones europeas es que el PP de Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete ha salido ganador, si bien también se ha dejado casi 16 puntos porcentuales en el camino y ocho escaños respecto a 2009 (baja de 24 a 16). Aventaja, empero, en tres puntos al PSOE de una Elena Valenciano que acaba por completar el hundimiento de sus siglas en el abismo y pierde nueve eurodiputados en relación a los comicios de un lustro atrás. Suspenden el examen las dos principales formaciones, que tras una campaña ramplona de ideas y escorada hacia el rifirrafe doméstico pasan de aglutinar el 80% de los votos (en las elecciones de 2009) a un exiguo 49,07% en 2014. O, más llamativo si cabe, de más de 12,8 millones de ciudadanos secundando sus propuestas para Europa a 7,5 millones.En clave nacional la actualidad política pasa por el desgaste del bipartidismo. Sale muy tocado de estas elecciones, pese a que la victoria ha ido a parar a la candidatura popular del exministro Arias Cañete. El PP se había fijado el objetivo de 6,5 millones de votos y no llega, por un puñado, a los 4 millones, frente a los 3,5 millones que han apoyado al Partido Socialista. Llegan con fuerza las formaciones minoritarias, que consiguen atomizar el pastel de los resultados en Europa hasta dejar entrar a diez partidos. Por otra parte el partido "Podemos" aglutina cerca de millón doscientos mil votos y crecen los minoritarios.

No se trataba pues de cómo de costumbre ufanarse por el éxito, ni en esa rueda de prensa ni en las siguientes al Comité ejecutivo Nacional del PP, ni de decir que era natural porque el PP se había visto obligado a hacer recortes que le habían pasado factura, y que solo se trataba como luego se ha anunciado, de  invertir en el Plan de Medidas para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia que tiene como objetivo fundamental seguir avanzando en la mejora de la competitividad de la economía española y entrará en vigor en el segundo semestre de este año. Movilizará una inversión total de 6.300 millones, de los que 2.670 millones provendrían de la iniciativa privada y 3.630 millones del sector público sin aumento del gasto. ¿Le bastará eso al PP para recuperar el electorado? ¿Se producirá un terremoto con la abdicación del Rey, suficiente para que España, enderece el rumbo que ya iba mal antes de las europeas y que estas han acabado de destrozar, sin  que se hagan cambios sustanciales en la Constitución?.

    ¿El Rey Felipe VI abrirá un periodo constituyente?, cuando el PP tenía como alternativas: Hacer crisis de Gobierno. Reforma a fondo de la Administración. Bajar impuestos e impulsar el crecimiento. Debate ideológico y democratización interna del PP.  Resolver el problema territorial. Reforma educativa. Reforma judicial. Reforma electoral, Mejorar la comunicación y el acercamiento de los políticos a los ciudadanos. En el fondo deshacer la "Casta"  y sus privilegios y acercarse a ser una autentica democracia.

    Es evidente que el PP, puede intentar recuperar a sus votantes, pues a diferencia del PSOE de 2.596.000 votos perdidos el 80 % se ha ido la abstención, al PSOE un 3%, a UPYD un 5%, a Ciudadanos el 2% y el principal peligro que era VOX disidente del PP solo ha conseguido 243.500 electores y ningún diputado. Lo contrario que al PSOE que se ha desangrado entre IU, ERC y Podemos (un  26% provenía del PSOE) con  un 70 % de abstención. Lo tiene muy difícil, pues cuando la gente se desencanta y deja de fiarse, es casi imposible recuperar a los amigos.

   Pero nos guste o no, la abdicación del Rey en medio de todo el "cacao" resultante de las elecciones europeas, con revueltas civiles como las de Sants, Gamonal, 15M, etc etc, con muchas banderas republicanas en las calles, especialmente entre los soberanistas catalanes y vascos, está claro que va a alterar mucho el panorama, y que toda la responsabilidad de la 2ª Transición, va a quedar en manos de Rajoy y del PP, y de las Cortes que controlan. Hay que pedir un milagro para que la España que parecía que empezaba a salir de la Crisis, vea esta abdicación como una oportunidad y no como una huida hace adelante que pudiera provocar una grave Depresión Nacional, similar a la del 98 del S. XIX. Tenemos una ventaja, Tenemos a Europa como referente y continente !Ojala los hados nos sean favorables y los españoles seamos sensatos y prudentes, falta nos hace!.




BERNARDO RABASSA ASENJO
PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES. COMMODORE OF IBERIA OF IYFR. MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812
PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013 DE FORO EUROPA 2001

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios