www.diariocritico.com
Demasiadas incógnitas

Demasiadas incógnitas

lunes 02 de junio de 2014, 20:15h
Por sorpresa. Rajoy convoca a los medios en Moncloa. Hará una declaración institucional. Y punto. De nuevo son las redes y los medios digitales quienes anticipan el verdadero mensaje en una nube de rumores. El Presidente anuncia que el Rey abdica. Anuncia las medidas que le corresponde tomar al Gobierno y al Parlamento. Juan Carlos hablará después. El país queda en suspenso. Miro a la Bolsa y no se estremece. Dicen que los inversores descuentan por anticipado las noticias. A lo mejor, ellos, junto a Rajoy, Rubalcaba y la Casa del Rey eran los únicos que estaban al tanto. El Rey no aclara nada. Es una especie de mensaje de fin de año, con la foto destacada del Heredero al lado.  Unas palabras correctas, de emoción contenida, y la vaga explicación de un necesario relevo generacional que puede ser de aplicación a los partidos políticos, a la Banca, a la Iglesia, a la sociedad en su conjunto, pero menos adecuada a una Institución como la Monarquía española, que ha proclamado muchas veces que el Rey no abdica. Que sólo muere.

La conveniencia de que el Rey abdicara, tras las repetidas intervenciones quirúrgicas y los escándalos que han ido mermando el prestigio de la Familia, se ha planteado con absoluta naturalidad incluso desde la pluma de reconocidos monárquicos. Con el mayor respeto y desde la perspectiva de quien ha encontrado muchos aspectos positivos en su función de Jefe del Estado, yo mismo escribí  hace meses sobre la necesidad de que los líderes políticos de los dos grandes partidos llevaran esa reflexión a la Zarzuela. Un artículo moderado que fue considerado peligroso por personas que nunca sospeché que consideraran que era traspasar una línea roja exponer lo que era tema de charla cotidiana. ¿Una anécdota, o una prueba más del alejamiento de la realidad por parte de quienes creen controlar el curso de realidad?

Si la fecha escogida para este anuncio histórico tiene alguna explicación deberán conocerla los depositarios de la soberanía nacional, los españoles. No sólo una élite. Porque en esta oscuridad no puede fructificar nada más que un mar de sospechas. Son demasiadas preguntas sin respuesta. ¿Ha influido en la decisión el resultado de las elecciones europeas, con el debilitamiento de las dos grandes formaciones del Sistema y el ascenso de votos netamente republicanos?¿Era urgente usar la mayoría absoluta actual  para garantizar la aprobación de la Ley orgánica que de paso a la sucesión de Felipe VI? Con el PP y el PSOE pasando por momentos de debilidad, ¿era conveniente añadir un nuevo elemento de incertidumbre al panorama político?

Si la respuesta  a estas y otras muchas preguntas no se da con rapidez, la encontraremos convertida en gritos en las plazas. Tantos años después, tantos libros después, seguimos sin saber toda la verdad de la dimisión de Adolfo Suárez y alguna dramática consecuencia .Yo no quiero esperar a ningún lejano aniversario, ni a un show de televisión ni a un relato de historia-ficción para saber por qué el Jefe del Estado Español ha dejado de serlo. Porque no soy un súbdito, sino un ciudadano. Y otro día ya hablaremos de la reforma constitucional y la forma del Estado.

- Todo sobre la abdicación del Rey
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios