www.diariocritico.com
'Este sí es un Rey legítimo'

"Este sí es un Rey legítimo"

>> "Somos una gran nación, creámos y confiémos en ella", reclama Felipe VI en su primer discurso como Jefe del Estado, centrado en la crisis, la "ejemplaridad" en la vida pública y, sobre todo, el conflicto soberanista

jueves 19 de junio de 2014, 13:32h
"Este sí es un Rey legítimo". El comentario del taxista resume perfectamente este 19 de junio que ya es Historia. "Ha sido el discurso de un Rey constitucional", fue la conclusión de otro ciudadano menos anónimo, Alfonso Guerra, nada más salir del Hemiciclo del Congreso de los Diputados donde se acababa de proclamar minutos antes al nuevo Rey de España, Felipe VI. "Una Monarquía renovada para un tiempo nuevo" en sus propias palabras.
"Hoy comienza un nuevo reinado". Jesús Posada, presidente del Congreso, tomó juramento al nuevo Monarca, ambos sin disimular la emoción del momento. Como tampoco pudieron su madre, la Reina Sofía y su hermana Elena, los únicos miembros de su familia presentes en el palacio de la Carrera de San Jerónimo. Don Juan Carlos se supone que más aún desde la soledad de la Zarzuela frente al televisor.

El esperado primer discurso de Felipe VI no defraudó. Salvo a dos de los invitados presentes: Iñigo Urkullu y Artur Mas, los presidentes del País Vasco y de Cataluña, en pie pero con los brazos caídos mientras a su lado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se sumaba al aplauso largo y denso de toda la Cámara.

Mas y Urkullu debían llevar el guión escrito, tan inamovible como sus manos para el aplauso pese a haber escuchado el discurso con más enjundia territorial salido de la Casa Real española. Felipe VI no sólo dio las gracias en las cuatro lenguas que recoge la Constitución y las personificó en Machado, Espriú, Aresti y Castelao, sino que fue más allá que muchos de los políticos que le escuchaban al reclamar "entendimiento y diálogo" para solucionar el conflicto soberanista.

Lo dijo al comienzo de su discurso, Un rey constitucional debe "saber interpretar las aspiraciones de los ciudadanos" y contribuir al equilibrio entre los distintos poderes del Estado, pero también está "para advertir y aconsejar".

Felipe VI proclamó su "fe en la unidad de España", pero para lanzar a renglón seguido quizá su primera "advertencia": "Unidad que no es uniformidad", enfatizando la diversidad y el respeto a la personalidad de cada rincón de España, "a sus costumbres e instituciones", y en la que caben "todas las formas de ser español".

Un capítulo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sentado a su derecha, ha escuchado con suma atención cuando el nuevo Rey destacaba "el concierto de las lenguas" como ejemplo. Pluralidad linguística, añadió, "que debe ser objeto de especial protección".

"Tenemos un gran país, somos una gran nación. Confiemos y creámos en ella". Felipe de Borbón tuvo que recordar algo obvio ante las Cortes generales, dando un primer paso de gigante para cumplir su mayor deseo: "Que los españoles estén orgullosos de su nuevo rey".

Porque los españoles, como el taxista que recogía clientes a las puertas del Congreso, siguieron ayer su discurso con tanta o más atención que el propio Rajoy. Sus referencias a los parados, a las víctimas de la crisis y a la "ejemplaridad" que prometió en su  vida pública no han pasado desapercibidas. Es lo que esperaban de su nuevo Rey.


- Discurso íntegro de Felipe VI ante las Cortes Generales
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios