www.diariocritico.com
Crónica de un día histórico: aplaudir o no, esa es la cuestión

Crónica de un día histórico: aplaudir o no, esa es la cuestión

jueves 19 de junio de 2014, 16:11h
Yo diría que, en la tribuna de prensa del Congreso de los Diputados, estábamos casi tan pendientes de Artur Mas e Iñigo Urkullu, situados al frente de todos los presidentes autonómicos, como de las dos preciosas hijas de los reyes Felipe VI y Letizia, dos niñas que hacen más por la Monarquía que muchos con sus proclamas legitimistas. Los dos presidentes de las comunidades más 'históricas' fueron rácanos en el aplauso, lo mismo ante la llegada a la Cámara Baja de la Reina, acompañada de su hija Elena -de Cristina nada se supo, ni tampoco se la esperaba-como durante y al final del discurso del nuevo Rey, que, en cambio, entusiasmó a Sus Señorías: ví aplaudir con lo que me pareció bastante calor a la bancada socialista y hasta a la de los nacionalistas catalanes; claro que estos, en su mayoría, eran de Unió. Izquierda Unida y otros convencidos republicanos se ausentaron de la histórica efeméride, pero tampoco andaban por los alrededores con banderas tricolores, que fueron prohibidas. El orden, ya que no exactamente la euforia, reinó -nunca mejor dicho-- en las calles esta jornada.
 
Aplaudir o no aplaudir, esa era la cuestión. Y, en una encuesta de urgencia, primero a la salida del acto parlamentario, y después en la recepción en el Palacio de Oriente, saqué la impresión de que el discurso de Don Felipe VI había gustado, aunque acaso no entusiasmase. Claro que en ambos lugares el público estaba previamente convencido. Gustar a casi todos es más fácil, claro, que entusiasmar a una mayoría. Esa frase, dos veces repetida por el nuevo Rey -sin duda para que no es escapase a nuestro fino olfato periodístico-de que quiere "una Monarquía renovada para un tiempo nuevo" no pasó desapercibida. Como tampoco que "en esa España unida y diversa cabemos todos".  O que la Corona debe ser "íntegra, honesta y transparente". No era un texto demasiado diferente a los últimos que ha pronunciado su padre, Don Juan Carlos, en las últimas ocasiones. Es más: el Rey saliente llegó a decir algo que su hijo no ha osado, como que la política española necesita una "regeneración".
 
Don Felipe salió, así, a torear el toro acaso más difícil de su vida dispuesto a gustar a todo el respetable, aunque no cortase dos orejas y rabo, lo que es un símil taurino sin duda poco agradable para el nuevo Monarca, poco aficionado a la Fiesta. A mí, personalmente, que aprecio las virtudes del nuevo jefe del Estado, me gustó, aunque esperaba, acaso, un poco más: una leve referencia, quizá, a posibles -e imprescindibles-- modificaciones en la Constitución, una alusión más explícita a Cataluña. En una hora, el acto en las Cortes había concluido y Don Felipe, que estrenaba, entre otras muchas cosas, su uniforme de capitán general, saludó, tiese y marcial, a diputados y senadores, que, puestos en pie, le aclamaban, mientras arriba, en la tribuna de invitados, dos bastante hieráticos Urkullu y Mas componían un pequeño, muy pequeño, aplauso de compromiso, tal vez para que el flamante orador supiese que el dinosaurio del problema catalán y el del vasco siguen ahí, como en el cuento de Monterroso.
 
Demasiado bien lo sabía Don Felipe, cuyo texto estaba lleno de referencias a la unidad de España, a la concordia, al pacto, al entendimiento...El Rey no estaba allí, fue el gran ausente. Pero sí estaba la Reina Sofía, que enviaba besos con la mano a su hijo bienamado en la jornada de su gran triunfo. Luego, Don Juan Carlos sí aparecería en el balcón de la plaza de Oriente, en una composición familiar cariñosa que, me temo, no siempre se corresponde con la puntual realidad. Pero es obvio el deseo de comenzar de nuevo y allí estaban también Leonor, princesa de Asturias desde ayer, y Sofía, su ya se ve que muy discreta hermana pequeña -aplaudía solamente cuando debía, se abstenía cuando no-como demostración de que el futuro está abierto, y no tiene por qué ser peor.
 
A continuación, la recepción en el Palacio de Oriente. Algo más de dos mil invitados en la ceremonia más multitudinaria que se haya vista jamás en ese local. Asfixiante espera para dar la mano a los nuevos Reyes, en la que se mezclaban desde Isidoro Álvarez hasta el jurista Antonio Garrigues, desde Florentino Pérez hasta Miguel Induraín, pasando por Enrique Ponce, todos los que fueron algo -y viven-de UCD, de Alianza Popular, de antiguos gobiernos del PSOE, militares, el presidente de la Conferencia Episcopal -que me pareció que se colaba en el eterno besamanos; puede que no--...en fin: allí estaban los ex presidentes del Gobierno -que sí se hablaron, como pudimos ver, en el Congreso de los Diputados, aunque no había efusividad en sus gestos entre ellos-- , muchos grandes empresarios y algún banquero, bastantes uniformados con muchas condecoraciones y directores de periódicos nacionales, magistrados y muchas gentes que no suelen dejarse ver por las recepciones palaciegas. Gentes que conocieron el franquismo, el juancarlismo y, ahora, el felipismo se mezclaban en confuso abarrotamiento.
 
Era obvio que, aunque muchas caras eran las mismas, allí se inauguraba una nueva era. Aguardé una hora sofocante para estrechar la mano de Don Felipe y Doña Letizia con la mía, ya sudorosa. Les deseé suerte: de que les vaya bien depende, creo, que nos vaya bien a todos nosotros.

- Especial: Proclamación de Felipe VI>>
- El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    28721 | Leonidas - 20/06/2014 @ 01:07:44 (GMT+1)
    Unio también está incluida y conforma esa opción votada y sí aplaudió, ergo Mas no representa a Unio, ergo no está haciendo bien su trabajo.
    28718 | DHCT - 19/06/2014 @ 22:16:31 (GMT+1)
    Los representa conforme la opción votada, ergo sí está haciendo bien su trabajo.
    28717 | antonio - 19/06/2014 @ 21:49:30 (GMT+1)
    El Sr. Artur Mas es el representante ordinario del Estado en Cataluña y representa a TODOS los catalanes incluidos los que no le votan. Por tanto está haciendo mal su trabajo.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.