www.diariocritico.com

¡Que tiempos aquellos!

Siguiendo con la zarzuela montada entre España y el otrora “Hermanazo” de los señores Rodríguez Zapatero, Moratinos y Bono, no niego que siento un cierto “Fresquito” esa sensación que el localismo ajusta a lo que sería una alegría por contemplar un acto de justicia para los que dominados por los intereses más pragmáticos no han hecho otra cosa que apoyar las ambiciones y exabruptos del militarote venezolano, ávido de lisonjas, armas, poder y eternidad…

Es el mismo Hugo Chávez que recibió la pareja real española y le celebró las patanerías en aquel convite del 99 en el Palacio de la Zarzuela, donde el que ahora tildan de Gorila Rojo, besuqueo sin protocolo alguno a la mayestática Sofía de España, el mismo que en noviembre de 2004, se dio una pasadita por Madrid para cenar en la intimidad con sus “Panas” Juan Carlos y Sofía…

El mismo del que José María Aznar, el objeto primario del pleito, decía en octubre de 1999, que se sentía “muy satisfecho de haber abierto un margen de confianza al polémico presidente venezolano justo cuando toda la comunidad internacional recelaba de él”

Miren pues las inconveniencias de la premura… Como estará de arrepentido Aznar cuando recuerda que hace apenas 8 años aseguró que “El presidente Chávez ha cumplido todas las promesas que hizo en mi presencia en cuanto a democratización del país, respeto a los derechos humanos y reformas económicas. No sólo no me arrepiento de haberle otorgado mi confianza, sino que además me siento muy satisfecho”. Eran tiempos cuando ambos “Colaboraban” de manitas agarradas con el Proceso de Paz de Colombia… lo que me hace alertar al presidente Sarkozy para que prevea una próxima mandada al carrizo por parte del militarote y la misma suerte para inversiones e inversionistas franceses en Chavezuela, si osan pretender que Huguito el hablador ponga “Sordina a sus desvaríos” como decía poéticamente aquel otro español fascinante que fue Antonio Machado…

No evito reírme cuando ahora el militarote anuncia que pone en revisión las relaciones "políticas, diplomáticas y económicas" con España y sin disimulo alguno ni tampoco vergüenza al cobrarse cual matón de barrio lo que considera una afrenta imperdonable que tendrán que pagar todos los españoles sin distingo de que sean Borbones o Rodríguez que "las empresas españolas van a tener que rendir más cuentas. Le voy a meter el ojo a todas las empresas españolas que están aquí"…

Que pena que Moratinos y su Jefe Zapatero perdieran todos los intentos de contentar al militarote empoderado y calmarle la furia… De nada le sirvió a Moratinos el desatino de adularle al chofer de autobús Maduro, ese canciller chavista que es prueba viviente de la “Movilidad” social e intelectual en Chavezuela y salir de apresurado a declarar que “…las relaciones bilaterales recuperaban la normalidad que precisaban los intereses españoles en ese país en un espacio de tiempo corto". No creyó necesario llamar a su embajador y ahora Hugo Petróleo le zampa esta perlita: "…lo triste es que Zapatero haya salido a defender al fascista Aznar, dime con quien andas y te diré quien eres"…

Por eso igual que el que se acuesta con muchacho amanece meado, el que se revuelca con malandro termina esquilmado… Esta novela folletín promete tener muchos capítulos… Es cuestión de tomar palco… Está  por verse si otra vez como en la rima popular, el amor y el interés … se van al campo y en ese paseíllo  resulta que Juan Carlos se entera que muchos que le han profesado cuanto menos respeto y afecto sucumben ante el pragmatismo y los miedos a perder la pasta… Continúa en el próximo capítulo.
[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios