www.diariocritico.com
Mil consejos a ¿millones? de emprendedores

Mil consejos a ¿millones? de emprendedores

viernes 04 de julio de 2014, 13:43h
Iniciamos este verano una serie de artículos en los que emprendedores, empresarios y gentes de la Universidad ofrecen sus consejos, experimentados y sin duda valiosos, a quienes están pensando en atreverse a emprender. Estos trabajos formarán parte de un libro, de próxima aparición, en el que cien personalidades especializadas aconsejan a los futuros -y actuales-emprendedores qué hacer para tener éxito en la aventura. Una aventura, por cierto, a la que cada día se lanzan más personas, jóvenes y no tan jóvenes: el panorama laboral español está cambiando gracias a esta revolución emprendedora, que hace que, mes tras mes, miles de trabajadores se conviertan en autónomos y se lancen a tratar de hacer realidad su sueño, creando su propio empleo y, tal vez, el de otros.

A partir de ahora, publicaremos cada día en 'Emprendedores2020' los consejos de los expertos que participarán en el libro al que nos referimos. Un experto cada día durante todo el verano. Es nuestra manera de contribuir a esa 'revolución emprendedora' por la que luchamos desde hace casi tres años. Y seguiremos, porque creemos que es posible.

Bienvenidos a esta 'revolución emprendedora' que, de una manera u otra, está cambiando el mundo.

Las cifras de empleo/desempleo/afiliación a la Seguridad Social pueden ser objeto de análisis desde los más diversos puntos de vista. A veces, según quién sea el analista, si un alto funcionario del Ministerio de Fátima Báñez o un sindicalista, daría la impresión de que estamos viviendo dos realidades diferentes, casi opuestas.


Y, sin embargo, son distintos perfiles de una misma constatación: se están creando puestos de trabajo, pero son puestos de trabajo 'diferentes', menos consistentes, menos duraderos. Nada es perfecto ni terriblemente malo: es la realidad, estúpido, que diría el famoso asesor -anónimo, para más contradicciones-de Bill Clinton.


De manera que parece que el tejido laboral español cada vez se va pareciendo más al estadounidense, pero con el inconveniente de que existe menos oferta laboral, mucha menos, que en los Estados Unidos, donde perder el puesto de trabajo no es una tragedia, porque en breve acabas encontrando otro, quizá peor. Pero siempre se mantiene la esperanza de esa movilidad laboral que en España no tenemos, ni mucho menos, garantizada.


En España nos hallamos, como digo, ante una auténtica 'revolución emprendedora', un 'boom' de jóvenes y no tan jóvenes que, por vocación, por amor a la aventura o por pura necesidad, tratan de poner en marcha su propio 'emprendimiento'. Es decir, crean su puesto de trabajo y quizá el de algunas personas en su entorno, a base de enormes sacrificios, de fuerza de voluntad, de tesón y, desde luego, de entusiasmo. Y son estas gentes, que se dan de alta como autónomos, que no se resignan a sentarse a la puerta de sus casas a ver si un día les llegan ofrecimientos-oportunidades, las que están haciendo evolucionar el país y, desde luego, coadyuvando a esos datos de paro esperanzadores que nos llegan mes tras mes, siempre cuantitativamente mejores que los de hace algunos años, aunque también, es cierto, cualitativamente más desesperanzadores: prima el trabajo temporal, proliferan los contratos-basura, los empleos son un bien cada día más inestable y peor pagado. Los sindicatos, en este punto, tienen toda la razón. Ahora les falta, entiendo, reflexionar mirando la otra cara de la inevitable modernización.

Este es, entiendo, el enorme debate que tiene planteado, cada vez que, mes tras mes, nos ofrecen estas cifras, la sociedad española. Tengo la creciente impresión, y sé de qué hablo, de que el retorno a la situación anterior ya no es posible: el trabajo para toda la vida dentro de una empresa que dura toda nuestra vida (y la de nuestros padres, y la de nuestros hijos) es, pura y simplemente, una utopía. Y, dentro del mayor respeto a los sindicatos, lamento profundamente que algunos líderes sindicalistas tengan como prurito el no aceptar esta realidad. Es la constatación de un hecho duro, implacable: la realidad laboral española ya nunca será la misma que hace, pongamos, diez, veinte años. Será, a cambio, una realidad más rica, más creativa. Pero más insegura.

Por eso mismo entendemos que ningún consejo sabio sobra a aquellos que, por vocación o por necesidad, se quieren lanzar a emprender. Como no sobra -y ahí está ese plan 'Educa2020'-el explicar a nuestros universitarios, a nuestros estudiantes de formación profesional, a los alumnos de los institutos, que emprender es una salida razonable...y acaso, en no pocas circunstancias, la única.

Tome usted ahora, querido lector, los datos y los parámetros con los que contienden dialécticamente unos y otros. Son los mismos. Quizá convenga mirar la botella medio llena, quizá medio vacía. Elija usted su propio plan de acciones y de prioridades. Yo, personalmente, creo que hay que acostumbrarse a que el futuro nunca volverá a ser lo que era.

Un cordial saludo,
Fernando Jáuregui
Presidente del Grupo Diariocrítico



- Conozca el proyecto 'Emprendedores 2020'
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios