www.diariocritico.com

YAKITORO

Chicote abre restaurante: la brocheta al poder

miércoles 16 de julio de 2014, 14:06h
Los fans de Pesadilla en la cocina se relamen, el chef más popular de la televisión ha emprendido una nueva aventura. A Alberto Chicote le ha llegado el turno de aplicar sus mejores consejos a pie de calle. Su nueva apuesta, Yakitoro, pincha al comensal en una brocheta. Todo tipo de verduras, carnes y pescados sazonadas con variedad de especias. Pero todo en formato individual y sostenido por un palo. A comer.

  • Yakitoro (web)

Cuesta imaginar un emplazamiento mejor para abrir un restaurante. En pleno corazón de Madrid, al lado de la Gran Vía, la calle Alcalá y la plaza de Cibeles. En ese privilegiado lugar echó a andar hace pocas semanas el nuevo experimento gastronómico de Alberto Chicote. Desde fuera el lugar impresiona. Un local inmenso, que hace esquinazo, con luces y enormes cristaleras que sin duda atraen la atención de los potenciales clientes. Cómo si eso le hiciera falta al exitoso chef. Pretender cenar, o incluso comer, sin reserva previa en Yakitoro es misión imposible. Los pesadilleros hacen cola en la web del restaurante para cazar fechas libres. Así, un martes por la noche puede dar de cenar a más de 100 comensales. Y todavía aparecen incautos que piden favores a los metres para conseguir una mesa donde celebrar una ocasión especial.
 
Yakitoro significa brocheta en japonés. Bueno, en realidad es un juego dialéctico. La expresión nipona original es yakitori. Pero el chef quiso ponerle el punto castizo y nada mejor que asociar su nombre al bravo animal para que a nadie le quepa duda que allí se cocina comida española. Eso sí, con el sello Chicote. Los que busquen sushi encontrarán dos restaurantes japoneses en la misma calle y a pocos metros. Curiosa coincidencia.
 
Ya sentados a la mesa llama la atención el poco bullicio. De fondo suenan agradables canciones pop rock que amenizan la velada. Pero en todo buen restaurante español lleno hasta la bandera uno está acostumbrado a tener que gritar para hacerse entender. No es así en Yakitoro. La razón son la mesas corridas, donde se comparte espacio con desconocidos y da cierto pudor airear intimidades. El chef ha querido aprovechar su enorme local al máximo y eso tiene como incoveniente la ausencia de privacidad. En el centro de las mesas también llama la atención un concepto diferente, una hendidura repleta de hielo donde mantener la cerveza o el vino a la temperatura óptima.
 
La carta es amplia y sugerente. Brochetas de verduras, pollo, cerdo, cordero, ternera, pescado y hasta brochetas de postre. Luego están los acompañamientos, donde destacan el arroz y las patatas desplazando a la clásica porción de pan. Hay ocurrencias delirantes como la brocheta de cocido, con su caldito incluído, o algodón de azúcar y chocolate con churros para terminar por si alguien se ha quedado con hambre. Una impresión que se puede tener de entrada, ya que los platos dan sensación minimalista. Pero Yakitoro no es un restaurante moderno al uso. Más bien es de estilo juvenil y desenfadado, donde los camareros atienden enfundados en monos verdes. En definitiva, y mirando la economía, por unos 20 euros puedes quedarte satisfecho.
 
Mención especial para las brochetas de chipirones y pollo crujiente al ajillo, deliciosas. Y fuera de carta están las recomendaciones del día, en este caso carrillada ahumada o sardinas, un concepto que los fans del programa televisivo recocerán de inmediato. Platos que el cliente puede ver como se preparan en el centro del comedor o por las amplias cristaleras que dejan ver lo que acontece en la cocina a la vista de cualquiera. Un guiño, sin duda, para los más desconfiados.
 
Pero si algo destaca paralelo al concepto brocheta son las salsas y especias. Y aquí es donde Chicote se juega el tipo. La mezcla de sabores a veces resulta excesiva o directamente se carga el plato, como la brocheta de cordero marinado con hierbas o la de frutas aliñadas con jarabe de azafrán. Y no todos los paladares están preparados para soportar el jengibre o el wasabi.
 
Para los fans será una agradable sorpresa encontrar a Chicote recibiénsoles a la entrada, preparando platos, aleccionando a su personal o saltando de la cocina a su despacho. Y en medio de todo multitud de fotos, saludos y mucha cordialidad.


Yakitoro
Calle Reina, 41 - Madrid-28004
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios