www.diariocritico.com
La columna de G. Lendoiro: 'Ana Rosa, desde Gaza con horror'

La columna de G. Lendoiro: "Ana Rosa, desde Gaza con horror"

martes 02 de septiembre de 2014, 13:40h
La reina de las mañanas de Telecinco presenta desde Gaza sin maquillaje, sin peinarse y con ropa informal, poniendo en evidencia las 18 diferencias entre cualquiera de sus portadas y la realidad. Los telespectadores, confundidos, no sabían quién era esa señora que presentaba desde los escombros. 
He de confesar que ayer tuve una mezcla de sensaciones cuando, temprano, sintonicé Tele 5 para ver a Ana Rosa. No veo jamás la tele por la mañana pero la causa se lo merecía. La primera pregunta que rondaba mi cabeza quedó despejada en la conexión que hicieron con la presentadora en los informativos de la cadena minutos antes de dar comienzo el magazine.  Ana Rosa salía sin maquillar, sin peinar y vestida a tono con el decorado; es decir, con escombros. Digo yo que los responsables de estilismo dijeron: Rous, si te ponemos toda mona no vas a quedar bien entre tanta ruina. Y el resultado fue que la señora que presentaba AR no se parecía nada a la señora que lo hace desde los estudios de Fuencarral. Pero, desde luego, a quién no se parecía nada es a la señora que sale en la portada de la revista del mismo (ego)nombre. El photshop en su esplendor dándole cera a la realidad de una periodista en medio de Gaza. Hay que reconocerle un minipunto porque ella no sale así a la calle ni muerta. La audiencia es la audiencia. 

La segunda pregunta que rondó mi cabeza fue: ¿Desde ese "decorado" harán el sofá de corazón? ¿Se imaginan una conexión desde Gaza con Alberto Isla preguntándole: ¿has vuelto con Chabelita? No sucedió. Menos mal. Con la sección de tertulia política, tres cuartos de lo mismo: Se hizo desde Tele 5. Tampoco hubiera sido elegante ver a Anarous con su maravilloso cruce de piernas (con pedicura perfecta incluida) hablando de "Pujol ens roba" en medio de las casas gazatíes derruidas. 

Pero la gran pregunta que me hago es: ¿por qué no salió la palabra Hamás en todo el programa? ¿Acaso se puede hablar del conflicto vasco sin mencionar a ETA? ¿Es posible mantener una charla en televisión sobre la operación Malaya y que no salgan los nombres de Jesús Gil o Cachuli? Me temo que no. El motivo por el que Anarous no mencionó la palabra Hamás pasará a engrosar la lista de misterios de la presentadora (ahora corresponsal de guerra) junto con la incógnita de quién fue su negro. Dijo que no quería enfocar el tema posicionándose desde ningún bando. Pues menos mal. Habló de los muertos pero olvidó mencionar que Hamás usa a sus civiles como escudos humanos. Habló de los misiles pero sólo de los que se reciben en Gaza. De los que se lanzan en Gaza ni pío. Igual ella es de las que cree que se defienden con tirachinas. Por supuesto no explicó a su audiencia que Israel tiene la cúpula de hierro, un sofisticado sistema que evita que la mayoría de los israelíes mueran por los cohetes palestinos. Obvió que Israel es el único ejército que avisa de cuándo y dónde va a atacar. Tampoco relató a la audiencia cómo cada día de los 50 que ha durado el conflicto, 150 toneladas de comida y medicinas cruzan desde Israel para ayudar a la población civil. De eso ella no tiene constancia. Pues menos mal que ha ido a verlo. 
Obvió hacer mención alguna a los túneles y al valor de los mismos. Olvidó, claro, por esa regla de tres, especificar quién financia eso. O los lazos que esos financiadores tienen con el Estado islámico. Tampoco dijo nada de que hace dos días se celebró una fiesta por todo lo alto en Ramala (capital de Cisjordania) para vitorear a los héroes. No mencionó nuestra intrépida reportera que el 79 por ciento de los palestinos cree que Hamas ha ganado la guerra y el 86 por ciento apoya que continúen lanzando misiles contra Israel, según una encuesta publicada hoy martes por the Palestinian Center for Policy and Survey Research (lo puedes leer pinchando el enlace) La misma encuesta dice también que los Palestinos elegirían al líder de Hamas, Ismail Haniyeh, si hoy mismo se celebraran elecciones (bye, bye Mahmud Abas).Y, desde luego olvidó hacer una sola crítica al bando palestino. Es cierto que no citó culpables pero unas imágenes de una madre palestina con un recién nacido en brazos que cuenta cómo perdió a uno de sus hijos en la contienda sirve para señalar perfectamente sin hacer el más mínimo análisis y con rigor de una situación que es muchísimo más compleja que apuntar con un dedo que unos son los malos y otros los buenos. Lo mejor, la música de fondo que en telecinco lo mismo les sirve para ilustrar una pena de Belén Esteban que para indicarnos una casa en ruinas de Gaza. 
En resumidas cuentas, hizo un programa por y para Gaza. No entiendo que una periodista aguerrida y curtida como ella no haya hecho una entrevista a alguien de Hamás. Cualquiera que no sepa nada de ese conflicto y haya visto su conexión en directo se pensará que Gaza es, simplemente una aldea con cuatro burros y vacas que se defienden del enemigo con tirachinas. Una suerte de David y Goliat. Tampoco tuvo la valentía de hablar de las degollaciones que cometieron en público los de Hamás a sus conciudadanos, una degollación que hemos visto en youtube, así con un cuchillo de cocina rebanando despacito los cuellos. Por supuesto, tampoco le preguntó a ninguna mujer gazatí qué opinan de las mujeres que han sido lapidadas ahí porque antes han sido, por ejemplo, violadas. De eso mejor no hablemos. Hablemos de lo malos que son los israelíes y obviemos de manera naif que en una guerra sólo hay un bando bueno. Obviamente, Gaza.

Ya que se le ocurrió la brillante idea de acudir in situ podía haber aprovechado para dar una visión un poco más parcial. Del otro lado entrevistó a un padre israelí que había perdido a su hija. Menos mal. Si lo que quería la reina de las mañanas era dar que hablar, lo ha conseguido. ¿Se irá próximamente al Estado islámico? Adivino la respuesta.

Después de haber visto un programa tan profundamente sesgado y con la balanza bien inclinada ahora me queda la duda de cuánto tardará en sonar el teléfono en el despacho de Vasile de algún judío cabreado (con razón) por semejante espectáculo. Y entonces haya que recular al más puro estilo Javier Bardem y Penélope Cruz. Don Paolo tiene pasión por dos cosas y esas dos son intocables: la audiencia y la pasta. Por ahí no pasa. 
Puedes seguirme en twitter
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

11 comentarios