www.diariocritico.com

Zapatero, ante el Comité Federal del PSOE

El Gobierno va a ser inflexible ante cualquier presión de grupos ultras y xenófobos

El Gobierno va a ser inflexible ante cualquier presión de grupos ultras y xenófobos

·Pide a Rajoy que pase página del 11-M y elude hablar de los negros nubarrones que se ciernen sobre la economía

En una hora y media que a muchos se les hizo eterna, -sobre todo porque hasta casi el final de su discurso  no se metió ‘en harina’-, Rodríguez Zapatero hizo un exhaustivo repaso ante el Comité Federal de su partido de estos cuatro años de legislatura, presumiendo, como siempre, de lo bueno y de los numerosos avances sociales logrados por su Gobierno pero obviando lo malo, es decir, los negros nubarrones que amenazan nuestra economía. El líder socialista, que lanzó varias críticas a Rajoy por su  actitud “antipatriótica” pidió, casi rogó al PP que pasen página del 11-M. “Que quede simplemente como un mal recuerdo y que nunca más un atentado terrorista esté en la confrontación política  entre demócratas”, dijo Zapatero quien también  avisó de que “será inflexible contra cualquier grupo ultra que practiquen la xenofobia”.

No se dejó nada en el tintero. Desde los logros económicos, que desgranó, como hace siempre, con datos y cifras muy concretas, ni las leyes sociales de las que ha hecho ‘bandera’ su gobierno. Zapatero, que únicamente fue interrumpido un par de veces por los plausos de los asistentes al cónclave,  utilizó la tribuna del Comité Federal para hacer mucha propaganda de los logros que cree haber conseguido en estos tres años de legislatura pero alertó a su partido de “no se confíen ni un minuto” ante la cita de marzo porque las elecciones no están ganadas. “Estamos bien, pero hay que trabajar hasta el ultimo día. Tenemos que sudar la camiseta, al menos tanto como nuestros votantes lo hacen  cada día en su trabajo. Para ganar hay que merecer la confianza de la sociedad y la ultima sentencia la firman solo los ciudadanos”, fueron los mensajes de aviso que les lanzó Zapatero.
 
El líder del PSOE adelantó que el programa electoral que será presentado en sociedad en la próxima Conferencia Política, que se celebrará a mediados de enero, será un programa “abierto” centrado en tres claros objetivos: "lograr el pleno empleo, situar a España en el liderazgo de la innovación y del Estado de bienestar y conseguir un país con una profunda convivencia democrática”. “Lo podemos hacer. Hoy ponemos el partido en marcha y a velocidad de crucero”, les animó el líder.

“Somos un partido unido y fuerte”

Pero, dicho esto,  añadió que para ganar “hay que  hacer los deberes” y  demostrar a la sociedad “que somos un partido unido y fuerte”, algo que cree conseguido y que agradeció a los dirigentes del PSOE. Como también agradeció el apoyo “leal y permanente” que ha recibido el Gobierno que él preside. “Así se trabaja con ganas y con optimismo  - ya sabéis que a mí para eso del optimismo me hacen falta pocos alicientes”, bromeó Zapatero.

El líder del PSOE destacó los avances que tras estos cuatro años de Gobierno ha logrado España asegurando que siempre se han regido por “nuestros principios del socialismo democrático, cumpliendo el programa y cumpliendo con la palabra dada”.  Luego esgrimió y presumió, como siempre, de unos excelentes datos económicos que resumió en que España, “goza de una salud como nunca”. Las cuentas, aseguró Zapatero, se cierran un año más con superávit público, lo que nos da “fortaleza para afrontar las turbulentas económicas internacionales” y se cierra también con buenos datos  en el empleo y hasta con una “ligera mejoría” del poder adquisitivo

Además, destacó que este periodo ha habido “la mayor subida de las pensiones mínimas de toda la etapa democrática”,  mientras avanzamos y mejoramos “sin que los ciudadanos tengan  que sufrir a través de la subida de los impuestos”. Incluso aseguró que "las rentas salariales de los hogares españoles se han incrementado en un 6% de media”.

El dirigente del PSOE solo reconoció los trabajadores tendrá que hacer un mayor esfuerzo en el futuro pero en seguida tranquilizó a la gente porque estas turbulencias “serán coyunturales”.

La educación de 0 a 3 años, prioridad

Sin salirse del guión habitual Zapatero hizo también un largo repaso de  los logros en “política social” de su Gobierno, enumerando  la ley para la Dependencia, ley de Igualdad, el Estatuto del Trabajador Autónomo, la ley de Violencia de Genero;  el cheque- bebe de 2.500 euros, el Estatuto de los Ciudadanos en el Exterior, o la ley que garantiza el derecho al matrimonio entre homosexuales…..leyes, que, según el líder del PSOE, “ningún Gobierno se atreverá ni a cambiar ni a derogar, porque hacen a la sociedad más justa y con más derechos”.

Asimismo, destacó los “grandes avances” en investigación y desarrollo, en vivienda o en educación, cuya prioridad en la próxima legislatura será “avanzar en educación infantil de cero a tres años”, además de “combatir el abandono escolar” que, según dijo, se ha reducido en dos puntos menos respecto al año anterior.

Antes estos ‘ambiciosos’ objetivos y para finalizar su proyecto Zapatero aseguró que necesitará  más de cuatro años porque quedan todavía – menos mal- “muchas cosas por hacer , como “un mayor acceso a la vivienda” para los jóvenes pese a que también en este terreno se ha “avanzado mucho”.

No olvidó hacer  referencias a los problemas desatado en Cataluña con el AVE, asumiendo las críticas y reiterando las disculpas a los ciudadanos por las molestias causadas. Pero aquí reiteró que, aunque habrá retraso, al final  “las cosas van a terminar bien, muy bien para la sociedad catalana”, dentro de un “horizonte de consolidación de las infraestructuras”  y

Críticas del PP “duras y lacerantes

Zapatero utilizó el enganche del “diálogo y el respeto”, que preside todas las actuaciones del PSOE  como “nuestra seña de identidad y de gobernar” para atacar al PP y a Rajoy, al que no citó en ningún momento.

Un diálogo y un respeto que, recordó, “también hay que aplicar a la política exterior  en defensa de los intereses de nuestro país, pero también de la situación internacional”. En este punto se refirió a la “dos semanas difíciles” que se han vivido, con los españoles retenidos en Chad, episodio que provocó intensas gestiones diplomáticas y que finalizó felizmente aunque con el regreso “en dos tiempos”.  Pese a todo, el líder socialista lamentó las críticas de la oposición que “fueron muy duras y lacerantes”. Para Zapatero, “no es la exhibición de la fortaleza sino de la grandeza lo que debe presidir una buena política exterior (primeros aplausos). Espero que esta lección sirva”.

Reclamó, asimismo, el  mismo ejercicio de “dialogo y firmeza” para la crisis diplomática  abierta con Venezuela a raíz de la Cumbre Iberoamericana con su presidente, Hugo Chávez “pero nunca con exageración ni para alentar ninguna confrontación”. “Este episodio me ha dejado una de las cosas más llamativas que he vivido en mi vida política. Ser criticado por defender a Aznar es el colmo del absurdo”. A su juicio, “ es conveniente que los españoles nos defendamos fuera de España, es una de las buenas maneras de patriotismo”.

Que se pase página del 11-M

Zapatero dejó intencionadamente para el final cualquier referencia al terrorismo y al proceso de paz que emprendió con ETA y que fracasó estrepitosamente. “Avisé de que tendría firmaza y determinación para combatir a los que amenacen con la violencia  y el chantaje. Espero que más tarde o más temprano podamos ver el objetivo cumplido de acabar con la violencia”, dijo Zapatero. En este punto lanzó elogios para Patxi López, líder de los socialistas vascos, que recibió cálidos aplausos del Comité Federal.

En este sentido recalcó que del terrorismo “solo hay un culpable que es ETA”,  que se comporta y se comportó durante la tregua  de una forma “cobarde”. Zapatero pidió unidad para “dar la respuesta merecida” a la banda con firmeza. “No vamos a descansa en este objetivo”. “Confío y deseo que esa sea la actitud de todos los partidos, especialmente del PP”, añadió. 

El líder del PSOE recordó que la amenaza del terror también viene de grupos fanáticos islamistas, y esto le dio pie a referirse a la sentencia sobre el 11-M, cuyo contenido alabó ya que gracias a ella hemos podido “saber la verdad y que se iba a culpa  a los responsables” de la masacre. “De la sentencia debemos extraer alguna lección, que las victimas pueden confiar en las instituciones y que la democracia funciona”.

Pero, sobre todo, y aquí Zapatero se puso muy solemne, pidió a todos los partidos que “nunca más un atentado terrorista sirva para la confrontación política  entre demócratas”. “No cabe el terror en la política ni en la democracia. Pasemos página y que solo quede el apoyo y el abrazo a las familias. Que todo quede simplemente como un mal recuerdo. Este es el  compromiso solemne que hoy adquiero ante los ciudadanos”, finalizó el presidente muy serio.  Dicho esto, Zapatero agregó que el Gobierno “será también inflexible contra cualquier grupo o grupúsculos ultras que practiquen la xenofobia”. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios