www.diariocritico.com
Los trabajadores advierten de un conflicto en la recogida de basuras si se adjudica el concurso a la baja

Los trabajadores advierten de un conflicto en la recogida de basuras si se adjudica el concurso a la baja

miércoles 24 de septiembre de 2014, 08:53h
Los trabajadores de la recogida de residuos de Madrid, presentes en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, han advertido a gritos a su salida de la misma que habrá un "conflicto" en la capital y que "pagará la ciudadanía, como siempre" si se adjudica el nuevo contrato del servicio en los distritos de la periferia a la empresa que ha presentado la mayor baja, de casi un 11 por ciento.
En los próximos días se publicará la adjudicación de este contrato que salió por un coste de 83,34 millones de euros para 13 meses en 14 de los 21 distritos de Madrid. Al concurso se presentaron tres ofertas, dos de ellas con bajadas sobre el presupuesto de licitación inferiores al 1 por ciento (Valoriza, un 0,36; y FCC, que es la actual concesionaria, un 0,72 por ciento) y otra con una reducción del 10,7 por ciento sobre el precio de salida, presentada por la UTE formada a partes iguales entre Urbaser (ACS) y Cespa (Ferrovial).

Ante esta situación, los trabajadores temen que se adjudique a la opción económica más reducida y que el coste lo acaben asumiendo ellos y la ciudadanía. Hace un año, la adjudicación del contrato de limpieza viaria, con importantes bajadas en los contratos integrales, dieron pie al planteamiento de un ERE y a una huelga indefinida que paralizó durante 13 días el sector.

Ante las dudas sobre la adjudicación del contrato que ha trasladado la oposición en la Comisión de Medio Ambiente celebrada este martes, el delegado del área, Diego Sanjuanbenito, ha asegurado que los pliegos del concurso fijan los recursos técnicos y humanos para prestar el servicio y que, por lo tanto, "no hay posibilidad de modificar los puestos de trabajo". Según ha afirmado, el Ayuntamiento sacó el pliego de condiciones con un precio de salida incrementado en un 24 por ciento el actual, por lo que "incluso" con esa rebaja del 10,7 por ciento se estaría gastando "más al año que el precio que se está pagando hoy".

El Área de Medio Ambiente ha detallado que en la actualidad se pagan 86,5 euros por tonelada de residuos recogida y que con el nuevo contrato se pagarían 107,2 euros. La UTE Urbaser-Cespa estaría dispuesta a cobrar 95 euros por tonelada. Sin embargo, estos datos han sido rebatidos por UGT, que remite a las cuantías totales del contrato y no al cálculo por tonelada. Según Moisés Torres, representante del sindicato, a la bajada del 10,7 por ciento hay que sumar los 5 millones que un adjudicatario diferente de FCC debería pagar a esta empresa en concepto de amortización de las instalaciones que van a ser utilizadas y otros 800.000 euros que el pliego de condiciones fija como coste de nuevos servicios por lo que la cantidad disponible para acometer el servicio sería similar a la actual.

Un desembolso similar

Según fuentes del sector, actualmente el Ayuntamiento paga 62,5 millones de euros anuales a la contratista por el servicio. El pliego estableció el precio de salida del concurso en 76,9 millones (por 12 meses) por lo que, de aceptarse la oferta más baja, el Ayuntamiento debería desembolsar 68,9 millones de euros anuales. Si a este precio, se le restan los cinco millones de la amortización y la inversión en puntos limpios o la recogida de contenedores, incluidos ahora en este contrato, se estaría destinando prácticamente lo mismo que ahora, cuando precisamente el Ayuntamiento incrementó la cuantía del pliego para mantener el servicio y cubrir el desequilibrio que se viene produciendo año tras año, a causa del descenso del número de toneladas recogidas por la crisis económica. El pasado 7 de agosto concluyó una huelga que durante 59 días dejó las calles de Lugo llenas de basura después de que Urbaser, empresa concesionaria del servicio en la ciudad gallega, aceptara prorrogar las condiciones laborales de la plantilla y readmitiera a 11 trabajadores despedidos.

Otro de los reproches que han hecho los trabajadores a su salida de la comisión ha sido que se va a quebrantar el convenio colectivo, en el que se recoge una rotación de turnos que implica el cobro de pluses por casi 3.500 euros anuales. A todo ello se suma el próximo vencimiento del convenio colectivo del sector. Sanjuanbenito ha afirmado que, en el caso de que patronal y sindicatos no llegaran a un acuerdo, el actual se prorrogaría, pero los sindicatos mantienen que tal prórroga no se podría aplicar si entrara una nueva empresa pues, en la actualidad, el personal y los recursos rotan entre la recogida de basura en el centro y la de los distritos de la periferia.

En este sentido, horas después de celebrada la comisión FCC ha hecho público un comunicado en el que considera "imposible" separar la recogida de basuras de la zona Centro y la periferia de Madrid, tal y como pretende el Ayuntamiento de Madrid con el nuevo contrato de este servicio. La empresa recuerda que la recogida se realiza de forma conjunta en ambas zonas desde hace ocho años, "de acuerdo con el diseño aprobado por el propio Ayuntamiento de Madrid. No parece razonable ni oportuno romper esa unidad sólo para trece meses". Además, desde FCC aseguran que se ha hecho "sin el acuerdo de los sindicatos, lo que hubiera sido aconsejable dada la alteración de las condiciones laborales que supondrá tal separación. Será difícil evitar el conflicto laboral ante la profunda alteración de las condiciones operativas y sus consecuencias sobre ambas plantillas, la de periferia y la de centro", indica la empresa.

También la oposición, que lleva años denunciando que los recortes están afectando a la limpieza y a la conservación de la ciudad, ha pedido explicaciones por el nuevo contrato. La concejala del PSOE, Ruth Porta, ha reprochado que el equipo de Ana Botella esté apostando "por lo barato frente a lo bueno" y ha advertido que pueden "volver a cargar los recortes sobre los trabajadores".

Por su parte, la edil de IU, Raquel López, ha mostrado sus dudas sobre el hecho de que el pliego de condiciones fije que hay que mantener el número de trabajadores sin que se explique cómo se podría cumplir el convenio con una bajada de casi el 11 por ciento. También ha preguntado por qué, si se piden los mismos recursos materiales y humanos, en este contrato la oferta económica cuenta un 65 por ciento frente al 20 por ciento de anteriores concursos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios