www.diariocritico.com
Es imposible que Mariló Montero sea tan mema

Es imposible que Mariló Montero sea tan mema

jueves 25 de septiembre de 2014, 11:42h
No suelo poner la televisión por las mañanas. Lo mío a esas horas es la radio. Y escucho al líder por si ustedes no lo saben. Es decir, a Carlos Herrera. En realidad soy fan de Onda Cero en todas sus franjas. Me gusta la Juli por las tardes, me gusta el resumen de las 20 horas de Carlos Alsina y ya. Porque a Isabel Gemio no la escucho ni muerta. El caso es que Herrera me rechifla porque es de una inteligencia supina. Además del cahondeíto que se trae todo el rato con la encantadora Beatriz Ramos Puente, de los Ramos Puente de toda la vida. Considero que un ser humano como él no pudo haberse equivocado escogiendo mujer y madre de sus hijos durante tantos años, además. Así que semejante deducción me hace pensar lo siguiente: Mariló Montero no es mema. En todo caso se lo hace y para subir la audiencia. Es imposible que lo sea. Lo siento, no me lo creo.
Dice la Biblia de la tele, es decir, el dato de la audiencia, que Mariló se ha disparado. Automáticamente esto me hace pensar que la pamplonesa no tiene ni un solo pelo de tonta y la última perla: La nota la firma un tal Q.E.P.D ha sido a propósito. ¿Cuánta gente cree que sintonizó su programa después de leer en las redes sociales que había dicho semejante memez?
Montero sabe que las redes sociales son ahora las grandes impulsoras de todo lo que se menea. Así que, instalada en el papel de soy un poquito boba, la mujer sigue dándole cuartos al pregonero y así, a lo tonto a lo tonto, resulta que sube las audiencias. Y en televisión ¿de qué se trata? Nada más y nada menos que de eso, de subir audiencia. Cierto es que no todo es justificable, mucho menos en la televisión pública pero ¿de verdad alguien puede creerse que es así de corta? Eso es imposible. Lo siento, no me lo creo. ¿Cuántas veces ha conseguido ser TT en lo que va de año? ¿Y el anterior? Me la imagino descojonada de la risa viendo cómo los puristas se llevan las manos a la cabeza. 
Mariló debió de pensar en algún momento que si a Carmen Sevilla le salió bien, ¿cómo no le iba a salir bien a ella? Y manos a la obra. Y, oiga, le está saliendo bien. Redondo. Al cuadrado. Como sus ovarios. Diga usted que sí, señora Montero. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios