www.diariocritico.com
El espeleólogo rescatado en Perú agradece 'eternamente' el apoyo a su rescate

El espeleólogo rescatado en Perú agradece "eternamente" el apoyo a su rescate

domingo 05 de octubre de 2014, 12:27h

El espeleólogo español Cecilio López-Tercero, con residencia en Méntrida (Toledo) y rescatado el martes pasado de una cueva en la selva peruana en la que permaneció herido 12 días y que se recupera en la clínica Anglo Americana de Lima, ha agradecido "eternamente" el apoyo de todos los participantes y promotores de su rescate.

En una carta de agradecimiento difundida por la Federación Madrileña de Espeleología, López-Tercero destaca que, aunque las lesiones que sufrió en la cueva no han sido "demasiado graves", la intervención del grupo de socorro era necesaria para llegar a una zona de acceso muy complicado.

Esto provocó que el rescate durara "casi 13 días", destaca el espeleólogo, que asegura no haber sido consciente de lo que estaba sucediendo en la superficie y se ha declarado "impresionado" por "todo lo que se había montado alrededor".

López-Tercero ha reiterado sus agradecimientos en un rescate con numerosos participantes y gastos "muy costosos" que el seguro de accidente cubre, ha recalcado, en "una ínfima parte".

"Si no hubiera sido por todos lo que han aportado su tiempo, dinero o esfuerzo para rescatarme, yo aun estaría allí", destaca la carta de López-Tercero.

"Agradezco públicamente a todos los que han colaborado tanto en el rescate en sí, como con apoyo logístico, con materiales, aportaciones económicas, etc. Os estaré eternamente agradecido", finaliza la misiva.

López-Tercero llegó a Lima el martes pasado tras ser rescatado de la cueva Intimachay (Cueva del Sol, en lengua quechua), ubicada en Leymebamba, en una zona de difícil acceso de la región selvática de Amazonas.

En la complicada operación de rescate, que fue coordinada por el coronel Edgar Ortega, del Instituto de Defensa Civil (Indeci) de Perú, participaron alrededor de sesenta espeleólogos españoles y otros expertos de Italia, Francia y México, junto a unos cuarenta militares y bomberos peruanos.

Desde los 400 metros de profundidad en los que López sufrió el accidente, el espeleólogo fue trasladado el viernes pasado a un punto seguro establecido a 300 metros y progresivamente desplazado en una camilla hasta la boca de la cueva.

En una rueda de prensa que ayer ofreció en la clínica donde fue ingresado, el espeleólogo confesó que lo pasó muy mal tras su accidente y destacó que su rescate fue difícil por lo "innacesible" y porque es un lugar del que no se conoce nada, situado a 3.000 metros de altitud.

En la comparecencia, explicó que se dedica a la espeleología desde 1992 y que este ha sido su primer accidente, que "por desgracia" ha ocurrido "en uno de los peores sitios donde lo podía haber tenido", según dijo.

López-Tercero señaló que la dificultad de su rescate se ha debido a que es una zona "muy inaccesible, se tarda muchísimo en llegar", es una "cueva en exploración de la que no se conoce nada", y en un país "donde no hay un grupo de rescate", por lo que los equipos especializados han tenido que llegar "del exterior".

"Si este accidente lo hubiera tenido en una cueva en España hubiera sido mucho mas fácil porque el tiempo de acceso hubiera sido mucho menor y no hubiera estado 12 días", afirmó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios