www.diariocritico.com
Vuelve 'Twin Peaks', lo celebramos repasando las mejores series de televisión

Vuelve 'Twin Peaks', lo celebramos repasando las mejores series de televisión

lunes 06 de octubre de 2014, 18:35h
Veinticinco años después de su emisión Lynch ha confirmado la vuelta de la mítica 'Twin Peaks'. Ha sido a través de Twitter como se ha confirmado la noticia con Lynch afirmando: "Queridos amigos, está pasando otra vez". La serie regresará con nueve únicos capítulos escritos y producidos por Lynch y Mark Frost, co creador de la serie original. Para delicia de los seguidores de la serie, Showtime, ha confirmado que el director de 'Terciopelo azul' dirigirá todos y cada uno de ellos.
Aprovechando tan feliz acontecimiento os dejo con una lista personal con las que considero las once mejores series de televisión que he visto (El orden es cronológico). Eso sí, solo cuentan aquellas que ya están acabadas, así que lo siento por ahora por 'Mad Men', 'Juego de Tronos' o 'True Detective', siendo la única excepción 'Los Simpson', una serie que debió acabar hace tiempo pero que es, sin ninguna duda, la serie de animación más importante de todos los tiempos:

Yo Claudio (1976): Esta serie británica de 13 episodios adapta la célebre novela de Robert Graves conservando toda su esencia. A ojos actuales la visión de su primer capítulo puede resultar chocante, decorados de cartón piedra o un pobre vestuario que hacen que a mucha gente le eche para atrás. No se equivoquen "Yo Claudio" es una grandísima serie basada en unos inteligentísimos guiones y en unos actores en estado de gracia, Derek Jacobi como Cla-Cla-Claudio, Brian Blessed como Octavio o Sian Phillips con el personaje más interesante de todo el relato, la sibilina Livia que maneja durante varios años los hilos de la familia Julia, la misma que gobernó el mundo durante casi 100 años.

Cheers (1982-1993)/ Frasier (1993-2004):
"Cheers" fue la serie que redefinió el mundo de la telecomedia durante los años 80, las andanzas de Sam Malone y los parroquianos de su bar de Boston lograron que millones de telespectadores se engancharan a la pequeña pantalla. Grandes personajes secundarios y los amores de Sam con la esnob Diana y la mandona Rebeca convirtieron a esta serie en la más popular de su época, cuando terminó los creadores decidieron dar continuidad a uno de los personajes más excéntricos, el doctor Frasier Crane que convirtió a su actor Kelsey Grammer en uno de los que más tiempo han pasado interpretando al mismo personaje, en total 20 años. "Frasier" se convirtió en el spin-off de más éxito gracias a su mezcla de humor inteligente y brillantes interpretaciones, destacando los papeles de Niles, el hermano menor de Frasier que es todavía más esnob, elitista y excéntrico, y del padre de Frasier, un ex policía que es la némesis de sus hijos.

Los Simpson (1989-Actualidad): Estamos delante de la serie más popular de todos los tiempos, tras veinte años de emisión es cierto que no está atravesando por sus mejores momentos, pero también hay que decir que Matt Groening y los suyos han entregado algunas de las mejores temporadas cómicas de todos los tiempos. Si en las primeras temporadas parecía que el personaje más popular era el rebelde Bart, ahora mismo parece evidente que Homer Simpson se ha convertido en el personaje televisivo más popular de todos los tiempos. Es destacable también la otra serie de Groening, "Futurama" en la que Bender es una versión robótica de Homer y Bart. Su sobreexposición televisiva no ha ido en su contra, el 90% de la población ha visto más de seis veces cada capítulo pero si a las 14:00 vuelven a encontrarlo por séptima vez lo más probable es que lo vean. Sobran los comentarios.

Twin Peaks (1990-1991): En 1990 un prestigioso director cinematográfico entregó una de las series más inquietantes de todos los tiempos, desde los primeros acordes de la música de Badalamenti la gente se preguntaba ¿quién mató a Laura Palmer?. El agente Cooper y sus donuts se adentraron en una investigación que se fue enredando según pasaban los capítulos hasta llegar a una resolución que no estuvo a la altura del resto de la serie. Aun así David Lynch demostró que se podía hacer algo diferente en el medio televisivo.

Doctor en Alaska (1990-1995): La serie de culto por experiencia, las andanzas del neoyorquino doctor Fleishman en la remota localidad de Cicely, Alaska, se convirtieron en una adicción para una audiencia que soñaba con escuchar "Chris por la mañana", tomarse una cerveza con Holling en el Brick, filosofar con Ruth Anne o caer en la maldición de Maggie O´Connell. Pocas veces la televisión ha creado una serie que combina el Macondo de García Márquez con la cultura pop estadounidense. Uno de los productos más hermosos e inteligentes que se han emitido por la 'caja tonta'.

Los Soprano (1999-2007): En 1999 la HBO comenzaba a emitir una serie sobre un mafioso de New Jersey llamado Tony Soprano. Ocho años después cuando se emitió su polémico último capítulo, muchos supimos que acababa la mejor serie de todos los tiempos. Nunca una serie había conseguido desarrollar unos personajes de semejante forma, esta extraña mezcla de comedia/drama familiar y serie mafiosa se convirtió en el modelo a seguir para muchas series. Con una gran presencia de actores que habían aparecido en "Uno de los nuestros" de Scorsese, David Chase lleva a la mafia al diván del psiquiatra y entrega una serie que va evolucionando en cada temporada y que puede ser citada a la altura de las mejores películas de los últimos veinte años.

El ala oeste de la Casa Blanca (1999-2006): Aaron Sorkin ha escrito algunas de las mejores páginas de la televisión y el cine de los últimos años. En televisión su mejor exponente es 'El ala oeste de la Casa Blanca', una serie en la que se metía en la cocina del mandato presidencial (ficticio) del demócrata Joshua Bartlett (Martin Sheen). A pesar de algunos altibajos, y de un 'buenismo' que se cargó la posterior 'The Newsroom', en sus siete temporadas se encuentran algunos de los mejores momentos televisivos que se recuerdan.

The Wire (2002-2008): Cuando parecía que después de Los Soprano nunca veríamos nada semejante "The Wire" nos demostró que nos equivocábamos. Las cinco temporadas de esta serie ambientada en Baltimore tienen un tema sobre el que están estructuradas, la primera trata sobre los trapicheos de drogas y el negocio de los camellos, la segunda sobre la corrupción en el puerto y los sindicatos, la tercera sobre la política, la cuarta sobre la educación y la quinta sobre los medios de comunicación. Nunca hemos visto, ni en las mejores películas, una mejor aproximación a los manejos de las drogas y a la investigación policial de los mismos. La cumbre junto a "Los Soprano".

Deadwood (2004-06): La mirada de una serie de la HBO al lejano Oeste no iba a ser la de siempre. Si John Ford nos contaba que entre la verdad y la leyenda había que imprimir la leyenda, Deadwood decide contarnos la verdad, su mirada alejada de todo romanticismo a los tiempos de leyendas como Wild Bill Hicock o Calamity Jane convierte al Oeste fronterizo en un lugar lleno de podredumbre moral y en el que los emprendedores lo tienen difícil ya que la única ley es la del dinero. Una serie que dice mucho sobre como se crearon los EEUU

Breaking Bad (2008-2012): A pesar de que me pueda ganar una gran lista de enemigos, no creo que 'Breaking Bad' haya logrado llegar a las cotas de 'Los Soprano' o 'The Wire' pero nadie puede dudar de que es una de las grandes series de todos los tiempos y ha entregado alguno de sus personajes más inolvidables. Ninguno tan especial como su protagonista absoluto, Walter White, ese profesor de química apocado y amargado que, como explica bien el título, encuentra en su lado 'Mr Hyde', o sería mejor decir Heisenberg, su personalidad más fuerte. El arco de este personaje es uno de los más amplios que se hayan visto en televisión, teniendo a la gente totalmente de su parte en los primeros episodios en los que se le diagnostica el cáncer y luego convirtiéndose gradualmente en alguien mucho más oscuro y diabólico, tanto que llevó a George R. R. Martin, creador de 'Juego de Tronos', a exclamar: "Walter White es un monstruo más grande que cualquiera en Poniente, y tengo que hacer algo al respecto".

Treme (2010-2013): Un nuevo producto del creador de 'The Wire', David Simon. En este caso aborda junto al co creador, Eric Overmyer, las consecuencias del huracán Katrina en Nueva Orleans, cetr´nadose especialmente en su escena musical, sin olvidar sus otros reclamos, la gastronomia, los indios o el Mardi Grass. Puede que no llegue a la increíble altura de 'The Wire' pero eso no quiere decir que 'Treme' no sea una gran serie por su cuenta. Mucha gente se queja de que en aquí no pasa nada pero es mentira, en 'Trème' lo que pasa es, como decían Pata Negra, la vida. La vida de una ciudad y unos personajes que se convierten en conocidos cercanos cuando llega su final.

Lea también:

- Los diez mejores personajes de las series de televisión
- Grandes personajes de las series de televisión (Del 11 al 20)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.