www.diariocritico.com

Ganemos Ciudad Real: Ganémonos una vida digna de ser vivida

martes 04 de noviembre de 2014, 18:25h

Que exista Ganemos Ciudad Real ya es un éxito de la ciudadanía y un problema "político". Un problema para su comprensión de la política, un problema para ellxs. ¿Quiénes son ellxs? Lxs de siempre, "quienes mandan", el poder en todas sus expresiones. Tú ya sabes quienes son y ellxs, todavía, no saben quién eres tú, pero lo sabrán, se lo vamos a contar. Les vamos a gritar tú nombre, miles, millones de nombres, en la calle, en el ayuntamiento, rodeando el Congreso, en Bruselas... donde sea, en todas partes y todo el tiempo. Vamos a recordarles para quién trabajan.

"Ellxs" saben que Ganemos CR es su principal problema. Lo saben, claro que lo saben. Y tienen miedo, mucho miedo; miedo a perder el control de lo que siempre consideraron de su propiedad, de uso exclusivo para la casta y sus clientes. Han cultivado lo público como terratenientes y señoritos. Han hecho política sin y contra la gente. Y ahora lo van a pagar en su propio terreno; en el terreno de la política.

Durante años, décadas, han mantenido a la ciudadanía lo más alejada posible de la política. Han conseguido que la gente pensará, pensásemos, que la política no era asunto nuestro. Al expulsarnos de la política, al conseguir extender socialmente aquella frase de "a mí no me interesa la política", han podido hacer política a escondidas, en la parte de atrás de las instituciones, sin testigos, sin controles. El resultado salta todo el tiempo a los informativos; corrupción masiva, corrupción sistémica. La corrupción no es lo normal. La política no es, no puede ser, eso. La política es un instrumento al servicio de la ciudadanía, debe ser la expresión de los deseos, intereses y necesidades de la mayoría.

Hay que recuperar la política para, desde la política, someter a la economía. La salida de la crisis es política. La crisis, claro. ¿Qué crisis? La suya, que pagamos nosotros y nosotras. Mientras no hemos hecho política, mientras hemos delegado democráticamente en "ellos", han actuado como serviles súbditos del dinero. Han cargado la factura de la crisis de beneficios del capitalismo sobre nuestras espaldas, sobre nuestro trabajo. Cuanto mayor ha sido su crisis, menor ha sido nuestro salario, y cuando han terminado de exprimirnos como fuerza de trabajo, cuando les hemos sobrado, cuando la explotación ya no les compensaba, nos han despedido. Como siempre, las y los de abajo, hemos pagado las facturas de los de arriba. Tras seis años pagando su crisis el resultado es: Más millonarios y más pobres que nunca en nuestro país. Es decir, más desigualdad para todxs. Crisis para nosotras, oportunidad para ellos. Y, si todo sigue igual, irá a peor, seguro que todavía no ha acabado, seguro que puede empeorar.

Nos han robado. Nos han robado nuestro escaso dinero, ahorrado de nuestro salario, de nuestro trabajo. Nos han robado nuestros empleos, enviando a millones al paro, sin protección social, sin prestaciones por desempleo. Nos han robado nuestras casas, desahuciando a millones por no pagar las hipotecas ilegales que nos vendieron con mentiras. Nos han robado nuestro futuro, empujando a millones a la emigración, a la precariedad laboral y la miseria laboral. Nos han robado tantas cosas, nos han robado, incluso, nuestras ilusiones y esperanzas.

Su poder, el dinero, nos ha robado la vida, mientras quienes representaban nuestro poder, el Gobierno, les ha aplaudido y ayudado. El expolio del trabajo por dinero nos ha robado nuestros derechos, nuestro presente y nuestro futuro, nuestra vida. Venimos a recuperarla. Venimos a reclamar nuestros derechos.

Que qué queremos, se preguntarán los portavoces de los poderosos en sus tertulias. Lo queremos todo, porque todo es nuestro. Lo hemos hecho nosotras con nuestro trabajo. Todo lo que hay a su alrededor lo hemos hecho y lo hacemos trabajando duro, muy duro, cada día. Viven de nuestro trabajo. Todo lo que tienen es nuestro. Recordémosles a nuestros representantes públicos que su poder solo se lo hemos prestado, es un poder delegado e interino.

Los representantes del PP y el PSOE han incumplido su contrato con la ciudadanía. Se ha terminado, la ciudadanía, ahora, en Asamblea General decidimos: rescindir el contrato con los partidos mayoritarios por incumpliendo. Un nuevo contrato social es urgente, necesitamos recuperar nuestra vida: Ganémonos una vida digna de ser vivida, Ganemos Ciudad Real.

Prado Galán

Responsable de Organización de la Asamblea de IU Ciudad Real

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios