www.diariocritico.com
El 9-N registra una nutrida participación, a pesar de la lluvia

El 9-N registra una nutrida participación, a pesar de la lluvia

> Ni los voluntarios, que organizan el proceso, ni los primeros votantes, temen represalias desde la Fiscalía

domingo 09 de noviembre de 2014, 09:23h
La jornada 'de votación' amaneció tranquila en Cataluña. Tras haber recorrido varios colegios electorales, en los que no he advertido la presencia de los mossos ni de otros policías, sí he observado las largas colas formadas en las puertas de algunos como el de los Jesuitas de la calle Caspe, en el que la fila de personas daba la vuelta a la manzana, aunque cabe destacar que la votación se desarrolla de forma lenta. A media mañana la participación se desarrolla de forma intensa, a pesar de la lluvia, y sin incidentes. 
Los colegios (electorales) abrieron gracias a la acción de más de cuarenta mil voluntarios que no temen, obviamente, esa orden de la Fiscalía para impulsar esa ya digo que discreta observación del desarrollo del día ante las urnas. Y tienen razón para no temer nada: está claro que el Gobierno central no tomará medidas ni contra quienes abran los improvisados centros electorales, ni contra los directores de los colegios que hayan prestados sus llaves para que puedan pasar los votantes ni, menos aún, claro está, contra los propios votantes. 

Dicen que el propio Mariano Rajoy, en aras a propiciar una buena negociación final con Artur Mas, ha dado personalmente instrucciones para que se evite todo tipo de tensiones o violencias: todo indica, y confío en no equivocarme, que el día va a ser tranquilo en toda la Comunidad, muchas de cuyas ventanas están adornadas con la bandera independentista, la estelada, que supera con mucho a la cuatribarrada 'normal'. 

Y este, el de las banderas en muchas ventanas, es el único detalle que muestra, al menos en Barcelona desde donde escribo, que esta es una jornada de votación que culmina muchos meses de intensa fricción política entre Cataluña y el Estado, entre los catalanes, o muchos catalanes, y el resto de los españoles. Ese detalle, y mil trescientos centros con urnas de cartón repartidos por todo el territorio catalán, que aguardan a que una parte de ese cuerpo electoral de tres millones setecientas mil personas acuda a depositar su papeleta, cualquier papeleta: todo vale en un proceso en el que se han inscrito 'legalmente' Mortadelo y Filemón, Astérix y vaya usted a saber cuántos otros nombres similares. Claro que eso no valdrá de nada, como tampoco el resultado de la votación, sea el que fuere. Excepto, por supuesto, que se habrá consumado lo que Carme Forcadell, la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, que ha impulsado, desde la apariencia de la sociedad civil, todo esto, definió esta mañana como "el desafío al Estado". 

Mucha gente votará hoy 

Por lo demás, está claro que habrá mucha gente votando. Tal vez hasta un millón. O más, depende del recuento, que no tiene garantías, como, por lo demás, ocurre con el resto del proceso. Ni siquiera se ha facilitado oficialmente el dato de cuánto ha costado todo esto a las arcas oficiales de la Generalitat. Mañana, festivo en Madrid pero no en Barcelona, habrá datos contrapuestos, valoraciones muy diferentes. No es lo mismo el día después para Artur Mas, que ahora se ha revelado (este periódico ya lo hizo hace dos meses) que ha estado manteniendo, a través de Joan Rigol, un prohombre de Unió, negociaciones con el Gobierno central (el socialista José Enrique Serrano y el asesor de Rajoy Pedro Arriola), que para Oriol Junqueras, por ejemplo. Porque el dirigente máximo de Esquerra Republicana de Catalunya anda mosqueado, y tiene motivos para ello: Mas ya no es el independentista convencido de que hay que plantar al Estado (es decir, 'a Madrid') con una insumisión pura y dura. No; Mas negocia, y más que va a negociar a partir de mañana, cuando, a la vista de los resultados de hoy, envíe su famosa carta a Rajoy pidiéndole la apertura de conversaciones.

 Yo creo que, vía telefónica, esas conversaciones no han cesado en ningún momento. Se trataba, por ambas partes, de salvar la cara. Y con esta jornada tan atípica, de elecciones sin elecciones, de votación oficiosa y oficialmente inexistente, creo que ambas partes la salvan. Mas ha mantenido su doble pregunta, ha conseguido colocar urnas en los colegios y otros centros no declaradamente institucionales, y Rajoy ha impuesto su 'legalidad, legalidad, legalidad', evitando el referéndum secesionista, que era lo que el president de la Generalitat había anunciado y prometido, incluso por carta a los primeros ministros europeos, y lo que ahora ha quedado en un discreto y poco reivindicado olvido. Otra cosa serán, desde luego, las consecuencias de todo esto, definido en no pocos editoriales como 'una farsa', sobre la 'marca Cataluña'. Pero eso, como en la película 'Lo que el viento se llevó, lo pensaremos mañana.

 ¿Qué es lo de hoy? ¿Una consulta? No exactamente. ¿Una encuesta? Llámela usted como quiera, como ya dijo este sábado, desde su incómoda tribuna en Cáceres, Mariano Rajoy. Lo importante será lo que ocurra desde mañana, lunes, que es cuando se pondrán a prueba el realismo, el sentido común (y de Estado), la prudencia, la buena voluntad, de las partes implicadas en el proceso. Hoy es el día de los periodistas, de los muchos periodistas que asisten, como observadores y garantes de que nada ocurre, a esta jornada ya digo que 'electoral', así, entre comillas. Hoy es el día, esperemos, para certificar, en las crónicas, que hay normalidad, ambiente festivo y todas esas cosas que se dicen desde la observación de lo que pasa en las calles, que no en los despachos influyentes, que están que arden. Menudo día extraño el de hoy.

Lea también:

-  El Govern asume toda la responsabilidad del 9-N y rechaza que se identifique a los voluntarios
- La Fiscalía pregunta si la Generalitat interviene en el uso de locales públicos o el buzoneo de propaganda
- Mas invita a Sáenz de Santamaría a participar en la consulta y conocer a los voluntarios
La Fiscalía investiga si hay delito en la cesión de locales públicos para el 9-N- Rajoy pide a Mas que "recupere la cordura"Despliegue policial para el 9-N: 450 antidisturbios el domingo, y 650 el lunesEl Govern deja en manos de voluntarios el 9-NRajoy pide a Mas que "recupere la cordura"El Gobierno pide a Mas que reflexione y no pida a otros que asuman sus responsabilidades legalesLa Generalitat recurre al Constitucional, pero no se resolverá la cuestión antes del domingoEl Gobierno ya dijo que no actuaría si la consulta se cede a las asociaciones La Generalitat moviliza a casi 7.000 mossos- Último portazo a Mas: el Supremo rechaza suspender la impugnación que el Gobierno hizo a la consulta del 9-N
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
3 comentarios