www.diariocritico.com
Rajoy carga contra Mas y no hace ninguna propuesta concreta en su primera visita a Cataluña tras el 9-N

Rajoy carga contra Mas y no hace ninguna propuesta concreta en su primera visita a Cataluña tras el 9-N

> El presidente desvela "el fracaso de una operación de propaganda internacional" urdida por la Generalitat el día de la consulta

sábado 29 de noviembre de 2014, 13:52h
Mariano Rajoy ha pasado por Cataluña tras el 9-N con un discurso cargado de críticas hacia Artur Mas y sin ninguna propuesta nueva y concreta para calmar los ánimos del independentismo. Arropado por la plana mayor de su Gobierno y de su partido, el presidente español se ha limitado a relatar la deriva independentista del de la Generalitat, a repasar la ayuda económica que el Ejecutivo español ha prestado a Cataluña, a cantar las virtudes de España y a recordar que se mantendrá inflexible y no tolerará que Cataluña se separe de España.
Tras subrayar que ha viajado 16 veces a tierras catalanas desde que es presidente y señalar lo mucho que conoce Cataluña, Rajoy ha hecho su propio diagnóstico de lo que está pasando en esta comunidad. Ha asegurado que Artur Mas flaqueó a la hora de lidiar con los problemas de la crisis y por eso convocó elecciones en 2012 sólo dos años después de su llegada al poder. La jugada le salió mal, pues perdió 12 escaños y por eso se lanzó al monte del independentismo. "Nunca un gobernante había perdido tanto el tiempo y provocado tanta confusión e inestabilidad", ha resumido Rajoy sobre la gestión de Mas.

El presidente español también ha arremetido contra la nueva hoja de ruta de Mas, que pasa por unas cuantas nuevas convocatorias a las urnas. Para Rajoy, un plan consiste en unas elecciones en marzo de 2015, un referéndum y otros comicios en 2016 es un despropósito que el Gobierno central no está dispuesto a consentir: "He sido muy claro con Mas. No negociaré sobre la igualdad de los españoles ni sobre el cumplimiento de las leyes", ha sentenciado.

Además, Rajoy ha recordado que el 9-N sólo votaron en la consulta, "carente de censo y de garantías democráticas", un tercio de los catalanes y ha asegurado que ante ese resultado, Mas no puede erigirse en el líder de toda Cataluña. "Nadie tiene derecho a hablar en nombre de toda Cataluña y menos un gobernante que ignora a dos de cada tres catalanes". Y en relación al 9-N, el presidente ha desvelado que la Generalitat articuló una "operación de propaganda internacional, que se vino abajo sin estrépito" dando a entender que el Gobierno central desmontó ese plan de forma discreta.

Pero el presidente no ha querido ceñirse sólo a la crítica. Tal y como estaba previsto, pues ya dieron pistas ayer María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santa María y Luis de Guindos, Rajoy ha recordado que su Gobierno nunca ha desamparado económicamente al de la Generalitat, que atraviesa por una pésima situación financiera cercana a la insolvencia. Rajoy ha explicado que el Gobierno central siempre ha estado ahí para prestar dinero al Govern a través del FLA cuando éste no ha podido acceder a los mercados, que pagó los bonos patrióticos cuando vencieron y la Generalitat no pudo hacer frente a su compromiso, que ha abonado las facturas de las farmacias catalanas y las nóminas de sus empleados públicos...

Tras aplaudir la valentía de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y de todo su equipo, Rajoy ha cantado algunas virtudes de España. Virtudes que deberían servir para que los catalanes quisieran seguir siendo españoles. Ha asegurado que España es el segundo país en recepción de turistas por ser "seguro, abierto, tolerante y solidario". También ha presumido de que "España cuenta con una sanidad pública de primera" y ha destacado que posee "infraestructuras como nadie" recordando precisamente que Cataluña es el único lugar del mundo donde las cuatro capitales están unidad por el tren de alta velocidad.

Y tras hacer este repaso de la situación, Rajoy, aunque se ha mostrado abierto a dialogar, ha insistido en que mientras sea presidente del Gobierno, España no se romperá y "nadie tendrá que elegir entre ser catalán o español". En definitiva, el presidente, que también ha aprovechado para ensalzar sus reformas económicas y sus medidas contra la corrupción, no ha puesto ninguna oferta nueva sobre la mesa, aunque eso sí ha sido muy aplaudido por todo el auditorio en el que se encontraban entre otros Jorge Fernández Díaz, Fátima Báñez, Ana Pastor, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas.

En realidad, nadie lo esperaba esa oferta. Mas sólo estaría contento si se le permitiese hacer un referendo independentista "a la británica", o sea, legal y acordado como el de Escocia del pasado septiembre. En esa coyuntura, Rajoy poco puede ofrecer. No obstante, las críticas por su discurso no tardarán en lloverle. Los partidos soberanistas acusarán al presidente popular de poco democrático y los socialistas le reprocharán su inmovilismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios