www.diariocritico.com

'Mi Buenos Aires querida...'

lunes 22 de diciembre de 2014, 16:25h
Empezamos como la letra de la canción... La capital de Argentina es tal vez la ciudad más "europea" de Sur América, circunstancia marcada por la enorme afluencia de inmigración, principalmente española, italiana y francesa que dejó su clara impronta en la fisionomía, la cultura, la gastronomía y otros aspectos de la ciudad.

  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel


  • Muriel

El país, delimitado por Chile al oeste, Bolivia, Paraguay y Brasil al norte, Uruguay al este y Tierra del Fuego y la Antártida al sur, posee un variado paisaje desde las llanuras que rodean la ciudad bonaerense, hasta Los Andes, con el famoso Aconcagua, de 6.959 metros, la cumbre más alta del hemisferio occidental. De la población de 38 millones de argentinos, casi la mitad vive en la provincia de Buenos Aires.

Buenos Aires, capital de este enorme país de casi 3.8 millones de km2, está situada junto al Río de la Plata en plena pampa, zona volcada en la agricultura y la ganadería.

La ciudad porteña tiene la gran ventaja de ser muy cómoda para recorrer y pasear es la mejor manera de realmente llegar a conocer cualquier lugar.  La topografía de la ciudad es plana, bien diseñada, con amplias avenidas rectas, y con vías diagonales para poder acortar trayectos.

Empecemos nuestro paseo por el centro de la ciudad, al lado del emblemático Obelisco erigido en 1936 en memoria de los fundadores de la ciudad y seguimos por la calle Corrientes, famosa por sus teatros, librerías, pizzerías y cafés.  Obligatoria es la visita al extraordinario Teatro Colón, considerado uno de los mejores del mundo por su bellísima arquitectura y su extraordinaria acústica.  Se empezó su construcción en 1890 y el edificio de estilo ecléctico fue inaugurado el 12 de octubre de 1892, coincidiendo con el cuarto centenario del descubrimiento de América.  Por dentro, el teatro sigue las lujosas líneas clásicas de Italia y Francia y ofrece un aforo de casi 2.500 localidades, entre palcos, patio de butacas y galerías, además de un espacio arriba de todo reservado para otros 500 espectadores de a pie.  El Teatro Colón puede acomodar 120 músicos en el foso de la orquesta y es célebre en el mundo entero por su público entendido y exigente.

Buenos Aires organiza todos los años una de las más importantes ferias internacionales del libro, durante los meses de abril y mayo, y otro ejemplo del interés de los porteños por la cultura lo encontramos en el hecho de que en fechas señaladas las librerías están abiertas toda la noche para invitar al público a gozar de la lectura.

Si se quiere hacer una parada para realizar compras, podrá hacerlo cómodamente en la calle peatonal de Florida.  Otra opción los sábados es visitar el mercadillo de San Telmo y las tiendas de anticuarios, en uno de los barrios más viejos de la ciudad.

Volviendo hacia el centro se llega a la mítica Plaza de Mayo, recordada por las madres que reclamaban sus hijos desaparecidos ante la llamada "Casa Rosada", realmente la Casa del Gobierno, de arquitectónica más bien italiana, estilo que estaba de moda cuando fue construido en 1873.  Hay visita guiada del edificio, incluyendo al balcón principal que asoma a la plaza, que nos recuerda de la escena de Madonna cantando "No llores por mí, Argentina".  En el otro lado de la plaza está la Catedral Metropolitana, la última de muchos templos construidos en el solar y que fue por fin declarado monumento histórico en 1999, motivando la celebración de una misa oficiada por el entonces Arzobispo Jorge Bergoglio, hoy el Papa Francisco.

De aquí podemos bajar a Puerto Madero, la antigua zona portuaria, al borde del río, que hoy en día se ha convertido en uno de los barrios residenciales y comerciales más cotizados y de moda de la ciudad.  Atracada en la orilla oeste del río está el buque escuela "Sarmiento", abierto para la visita.

Recomendamos visitar con detenimiento el barrio de La Recoleta, donde se encuentra el Museo de Bellas Artes, el Palais de Glace o de Hielo, la Iglesia de El Pilar y, sobre todo, el bello cementerio con sus lujosos mausoleos y donde las figuras más ilustres de la vida argentina están enterradas.  Allí están los restos mortales de Eva Perón, en una tumba familiar muy sencilla.

Aunque está un poco más lejos, obviamente no se puede ir de Buenos Aires, sin ver el afamado Barrio de la Boca, el "Montmartre de Buenos Aires", un museo al aire libre, lleno de pintores, músicos y bailarines del tango que estarán felices de marcar unos pasos de baile o posar con los turistas ante la famosa esquina de Caminito por una modesta propina.

Y los hinchas del futbol no podrán pasar por alto el popular estadio de La Bombonera, sede del Club Atlético Boca Juniors.  Fue inaugurado el 25 de mayo de 1940 y tiene capacidad para casi 57.500 espectadores.  Su nombre oficial es Estadio Alberto J. Armando en honor a uno de los presidentes más queridos del Club.

Merece la pena visitar el Café Tortoni, fundado en 1858, el establecimiento más antiguo del país, y lugar de encuentro de los intelectuales, políticos y artistas más destacados a lo largo de su historia, hecho que está recreado en varios rincones de este clásico bar-restaurante.

Si el turista tiene algo más de tiempo en Buenos Aires, se puede programar un par de excursiones:

A la ciudad de La Plata, a 55 kms, fundada en 1882 por el Dr. Dardo Rocha, donde se encuentra un verdadero tesoro singular: El Museo de Ciencias Naturales, que es, sin duda, el más importante de su naturaleza en toda América del Sur.  También en La Plata, si se dispone de más tiempo para pasear por las cuidadosamente delimitadas calles de la ciudad, se podría visitar la Catedral de la Inmaculada Concepción, el mayor templo del continente, que se construyó entre 1884 y 1932, el Teatro Coliseo Podestá de 1886 y el Estadio Único, cuyos arquitectos emplearon una revolucionaria ingeniería para cubrir la mitad de su campo y crear un coliseo muy cómodo.

Como la ciudad de Buenos Aires está situada en plena pampa -tierra plana de los gauchos- se puede visitar La Estancia Don Silvano, como se denominan los ranchos o haciendas allá.  Este complejo turístico cuenta con hotel rural, piscina, caballos mansos para montar y toda clase de diversiones, convirtiéndose en un sitio ideal para las familias viajando con niños.

Argentina tiene una magnífica gastronomía, famosa por sus exquisitas carnes, magníficas pastas y platos italianos y ricos postres, regados con excelentes vinos, producidos principalmente en Mendoza y en el norte del país.  Luego está el Tango, declarado Patrimonio Artístico de la Humanidad, y que se puede disfrutar con toda su autenticidad en el Viejo Almacén, en el Barrio de San Telmo, un establecimiento con mucha historia que se convirtió en el "Templo del Tango" en 1969. 

Un buen recuerdo de una visita a Buenos Aires podría ser el mate, el recipiente de calabaza, para tomar el té de yerba. La gente anda por la calle con su termo de agua caliente para ir rellenando el mate y beberlo a través de la plateada bombilla.  Además es fácil encontrar bolsas de la yerba argentina en España para poder disfrutar de este rico té aquí.

Claramente hay mucho que ver y vivir en la ciudad de Buenos Aires.

Muriel Feiner
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.