www.diariocritico.com
Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 20 al 11)

Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 20 al 11)

>> Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 10 al 1

martes 27 de enero de 2015, 09:00h
Con la llegada de 2015 hemos entrado en la segunda mitad de la segunda década del siglo XXI, un momento perfecto para echar la vista atrás y repasar algunos de los discos más significativos de lo que llevamos de años 10. Una revisión en la que no faltarán grandes nombres pero que también servirá para (re)descubrir algunos nombres. (Vea aquí las anteriores entregas: Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 10 al 1)
20. The National - High Violet (2010)

'High Violet' fue el quinto disco de The National, el tercero desde que descubrieron la fórmula perfecta junto al productor, Peter Katis. Aquí volvían a apuntalar sus mejores cartas, entregando el que, posiblemente, siga siendo su mejor disco. La intensa música de los gemelos Dessner, unida a las pesimistas letras de Matt Berninger, cantadas con su voz de barítono, volvían a demostrar que, si bien The National no eran la banda más divertida del mundo, podían optar con toda razón al de más intensa.



19. Beach House - Teen Dream (2010)

La ensoñación adolescente de Beach House está llena de melancólica y lánguida belleza. Escuchar este disco es como recordar un amor veraniego mientras ves los copos de nieve caer por la ventana. Un disco agridulce que algunos encontrarán lento y aburrido, y otros, entre los que evidentemente me encuentro, sencillamente cautivador.



18. Daft Punk - Random access memory (2013)

Uno de los discos que más ruido ha hecho a lo largo de lo que llevamos de década. El dúo francés volvía con fuerza y rompía las listas de ventas de medio mundo, incluida España, gracias al tirón de la irresistible 'Get lucky'. Pero RAM va mucho más allá de ese trallazo funky, buscando en las raíces de la música electrónica y ojeando un futuro para la misma, como ocurre en esa genial chifladura que es 'Giorgio by Moroder'.



17. Arctic Monkeys - A.M. (2013)

Este 'AM' fue una nueva demostración de que los autores de 'I bet you look good on the dance floor' son la mejor banda de su generación. Eso tampoco es suficiente como para hacer de este disco una obra maestra pero volvía a demostrar la enorme calidad del grupo, incapaces, por ahora, de entregar un disco mediocre. El comienzo por todo lo alto con los dos primeros singles, la inquietante 'Do I wanna know' y el potente riff de 'R U mine' daban una muestra precisa de que hay pocos compositores en la actualidad comparables a Alex Turner.



16. The War On Drugs - Lost in the dream (2014)

En todo 2014 solo tres discos que me parecieron sobresalientes, uno fue este 'Lost in the dream' con el que Adam Granduciel volvía a tomar la delantera a su ex compañero de banda Kurt Vile como líder de la nueva hornada del 'heartland rock' que perfeccionaron artistas como Springsteen o Tom Petty años atrás.



15. PJ Harvey - Let England Shake (2011)

'Let England shake' es un disco para escuchar de un tirón, un disco conceptual sobre la tierra natal de la artista y las guerras. Un disco que funciona mejor como unidad que por separado, a pesar de contar con varias excelentes canciones. Hay muchas razones para que te guste el último disco de Polly Jean, esa referencia a Eddie Cochran en 'The word that maketh murder', la bella simplicidad de 'The last living rose', pero lo que destaca por encima de todo es la unidad de un disco que se erige como el mejor de la musa de los 90 desde el lejano 'Stories from the city, stories from the sea'.



14. Sharon Van Etten - Are we there (2014)

Si bien 'Tramp' ya fue un gran disco, el paso dado con 'Are we there' fue un salto de gigante para Sharon Van Etten. Inscrito entre los discos de ruptura, todo suena cálido y personal en él, con Sharon ejerciendo como productora por primera vez en su carrera. La lista de canciones es una prueba más de que estamos ante una artista única que merece mucha más atención de la recibida hasta ahora.



13. The Black Keys - Brothers (2010)

Con "Brothers" los Black Keys entregaron un gran disco de blues rock pantanoso pasado por un tamiz muy actual. Se trata del mejor disco hasta la fecha del dúo de Akron. Un trabajo muy compacto, en el que las 15 canciones que lo componen rayan a gran nivel, aunque destaque ese demoledor inicio con "Everlasting Light", "Next girl" y "Tighten up", y el homenaje al mejor soul sureño de los años 60 con "Unknown brother" y la excelente versión del "Never gonna give you up" de Jerry Buttler.



12. Fleet Foxes - Helplessness Blues (2011)

'Helplessnes blues' es uno de esos discos que mejora con cada escucha, en el que se nota el cuidado puesto en los arreglos, en las armonías, en definitiva, en cada detalle que lo componen. Llámalo folk barroco, pastoral o como quieras, pero más allá de las etiquetas los Fleet Foxes han entregado uno de los discos más bonitos de la década. Esperemos tener nuevas noticias de Robin Pecknold pronto.



11. D'Angelo - Black Messiah (2014)

El regreso del 'Mesías negro' del neo-soul fue el último bombazo de 2014. D'Angelo volvió y lo hizo por la puerta grande. Su inesperada publicación sorpresa a mediados de diciembre (en plan Beyoncé) le dejó fuera de la mayoría de listas de lo mejor del año (incluida la de este periódico) pero, según el propio artista, era el momento adecuado. Con EEUU envuelto en un clima de tensión racial como hacía mucho tiempo que no conocía, con las muertes a manos de la policía de varios jóvenes negros, con disturbios por todos los lados y una tensión que recuerda a principios de los años 70 cuando Marvin Gaye se preguntaba 'What´s goin´on' y Sly & The Family Stone le respondían 'There´s a riot goin´ on'. 'Black Messiah' se mira en semejante espejo e intenta responder a muchas de esas preguntas con frases rotundas como "todo lo que queríamos era una oportunidad para hablar, a cambio solo conseguimos que dibujarán nuestra silueta con una tiza". Pero no solo de temas sociales habla D'Angelo, también hace referencia a su pasado como mito sexual y a su decadencia física, "si me preguntas cómo me encuentro, espero que no sea sobre mi abdomen a lo que te refieres". Incluso ese'Black Messia' del título ha sido explicado, por Questlove y D'Angelo, no como una bravata tipo Kanye West sino como un ideal para todos los afroamericanos. Claro que si líricamente 'Black Messiah' es una maravilla, musicalmente ralla a la misma altura. Con Questlove otra vez en la mesa, el autor de 'Voodoo' vuelve a poner encima sus influencias, Sly Stone, Funkadelic y, principalmente, Prince, pero volviendo a destacar por encima de ellas su propia personalidad y sonido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios