www.diariocritico.com
La pobreza: una consecuencia de la vieja política

La pobreza: una consecuencia de la vieja política

miércoles 28 de enero de 2015, 11:27h
Esta semana en Grecia la vieja política ha sido puesta en cuestión. En España el estado de opinión de la sociedad anuncia que puede suceder algo muy similar en los próximos procesos electorales y que el viejo sistema de partidos puede cambiarse por uno nuevo.  Si esto sucede, no es porque sí, es porque los viejos partidos no se han preocupado de los problemas básicos de los ciudadanos y han dejado que las desigualdades crecieran y el reparto del coste de la crisis fuera muy injusto: pagando los que menos tenían y saliendo ganando los de siempre.


Un reciente informe de UNICEF señala que los niveles de pobreza infantil han crecido un 28% entre 2008 y 2012. Las estadísticas europeas muestran que uno de cada tres niños de nuestro país (2,7 millones) viven en la pobreza o en riesgo de exclusión. Esta situación de pobreza afecta a su alimentación, a su capacidad de estudio, a su felicidad y tendrá consecuencias en su futuro.


Si España hubiera tenido otras políticas, las cosas podían haber sido muy diferentes. Si España, como la gran mayoría de los países europeos, tuviera una prestación por hijo con carácter universal hasta que tuviera la mayoría de edad no se habría producido esta situación de pobreza infantil. Si España no hubiera recortado según UNICEF hasta un 14% sus gastos en infancia durante el periodo de crisis, no hubiéramos tenido recortes en ayudas de comedor, de libros....Si España fuera un país en el que esa hubiera sido la prioridad y no mantener inalterado el gasto político del Estado, comunidades y ayuntamientos para que los políticos de los viejos partidos y el capitalismo de amiguetes que les rodea pudieran mantener sus privilegios sin coste alguno, este país no sería tan desigual.


La política se puede hacer de otra manera y se puede hacer sin aventurerismos. Hay dinero para financiar esa prestación por hijo. Habría que pasar de gastar 400 millones de euros al año en esta prestación, que representa una cantidad ridícula frente a los más de 120.000 millones de euros que nos gastamos en prestaciones de Seguridad Social, a 9.000 millones. Sólo fusionando municipios se pueden lograr ahorrar más del doble. Si hubiera habido esta prestación hubiéramos logrado, como se ha logrado con los mayores, limitar la pobreza de los niños. Pongámonos a ello porque si se quiere, hay soluciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios