www.diariocritico.com
El Círculo de Lovecraft

El Círculo de Lovecraft

miércoles 28 de enero de 2015, 12:37h

"Del curandero primitivo al paranoico apenas hay un paso"

Elías Canetti

Casi la totalidad de la obra de Lovecraft gira en torno al tema de la locura y/o la muerte. En la dialéctica entre normalidad/anormalidad Lovecraft sitúa a sus personajes al borde del colapso mental perseguidos por seres extraños e inefables que, como al propio autor le ocurría con demasiada frecuencia, amenazan su universo personal. Los textos de Lovecraft muestran el profundo miedo social e individual ante el cambio. Cada relato expresa el momento de pánico en el que entran los individuos cuando alguien considerado ajeno aparece en el espacio ya controlado y ordenado del círculo íntimo de relaciones sociales y afectivas. Lovecraft escribe sobre el conflicto entre las microestructuras y el sujeto, entre el grupo reducido organizado y el "desconocido" o "extraño".

El miedo a lo desconocido es muy útil a los dispositivos de control social difusos que distribuyen el poder, concreto y simbólico, en diferentes sentidos y espacios. Quienes representan, o pretenden representar, a la ciudadanía siempre corren el riesgo de comprimir lo realmente existente a lo conocido por el grupo. Reducir la realidad a aquello que conocemos es un mecanismo de autoprotección de las jerarquías de un determinado grupo frente a la posibilidad de que otros discursos sean capaces de des-ocultar una realidad más amplia, rica y compleja. Lo vemos en la forma en que los partidos tradicionales responden ante los nuevos actores políticos, y lo vemos en los procesos internos de cualquier organización. El miedo al cambio de paradigma, al cambio real de las relaciones de poder, aterroriza a quienes han organizado sus vidas en función de una posición estable dentro de un grupo definido. Todo lo desconocido supone un riesgo para quienes ya se han asentado en un determinado colectivo. Cualquier discurso de cambio siempre será codificado como un potencial peligro. Un peligro de contagio, en el sentido de Mary Douglas, que amenaza las relaciones de poder establecidas, las jerarquías y las posiciones individuales de privilegio.

El miedo a la apertura a la sociedad civil de la participación política ha llevado a todos los partidos a la actual situación de desconexión irreversible con la ciudadanía. Ninguna nueva organización, tampoco Podemos, está exenta de repetir el error de encerrarse sobre sus propias micro-estructuras. Al limitar la participación a un grupo reducido, conocido y de "confianza", un "grupo de afinidad", de amigos/as, donde las relaciones personales se imponen sobre los criterios políticos generales, se vincula la acción colectiva con la supervivencia del grupo dominante. Un error que pone en riesgo a la totalidad de la organización. El "reduccionismo" de los argumentos políticos a opiniones personales y la "negociación" de cuotas de poder interno es un síntoma de inmadurez política. Cuando una organización se siente realmente cohesionada no tiene problemas en mostrar públicamente la totalidad de sus mecanismos de funcionamiento interno. Ser transparentes, un "partido con paredes de cristal", es una demostración de coherencia ética y potencia política.

Frente a la transparencia y la exposición pública de los proyectos políticos, las relaciones de poder prefieren el "secretismo" y los núcleos reducidos, los círculos íntimos y cerrados. Lovecraft entiende de forma excepcional la visión paranoica de la realidad al aplicar la construcción de mitos a las relaciones de poder social. Un poder invisible e ilocalizable que somete a los individuos de forma indirecta. Una formulación del poder como algo completamente ajeno a las relaciones concretas y a las decisiones individuales. Ese es sentimiento del paranoico. La percepción de que siempre hay una explicación "secreta" para los acontecimientos concretos que se experimentan. La paranoia desplaza la responsabilidad sobre nuestros propios actos al territorio de un agente anónimo que decide desde un lugar desconocido nuestro destino. El brujo y el paranoico comparten el discurso de la existencia de un ente "desconocido" o "extraño" que decide nuestro destino.

Es evidente que asistimos a una deformación ideológica de las relaciones sociales si asumimos la posición del paranoico. Los monólogos egocéntricos en las Asambleas, la visión deformada de nuestras posibilidades y la desconexión con la sociedad civil es un síntoma claro de decadencia organizada. Nadie es el o la única intérprete legítima de un proyecto político formulado para la mayoría popular. Nadie puede reducir Podemos a su visión de la realidad. El control de la realidad a través de su reducción, esa es la función ideológica del "secreto", del rumor, la calumnia, la difamación, la "mentira", etc.; describir al adversario político como a nosotras nos gustaría que fuera.

En Claro que Podemos no vamos a conformarnos con la visión paranoica de lo real. Queremos cambiar la realidad y, por tanto, hay que romper el círculo vicioso del secreto. La política se gana en la acción y en la comunicación, en el diálogo como construcción de significados compartidos. No necesitamos brujos para interpretar los acontecimientos, para definir las palabras de la tribu, para determinar nuestras prioridades. Hemos venido a cambiar las reglas de la política porque queremos cambiar la sociedad. Y la realidad no es paranoica, es fluida, cambiante... creativa.

Lovecraft siempre se mantuvo distanciado de la sociedad en la que le tocó vivir. Su círculo se reducía a sus amistades personales, que lo sobreprotegían y adulaban sin límite. Intentando descubrir lo que le situaba fuera de la sociedad civil, lo que le hacía diferente, termino por construir una mitología paranoica donde solo tenía cabida su propio círculo de seguidores. De todas formas, Lovecraft nunca olvidó que la sociedad continuaba considerándolo un "extraño": "Pues aunque el olvido me ha dado la calma, no por eso ignoro que soy un extranjero; un extraño a este siglo y a todos los que aún son hombres".

Francis Gil 

Candidato al Consejo Ciudadano de Podemos Castilla-La Mancha por la lista Claro Que Podemos Castilla La-Mancha

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.