www.diariocritico.com
Mas sabía desde 1990 que su padre tenía dinero en Liechtenstein, pero 'nunca' preguntó

Mas sabía desde 1990 que su padre tenía dinero en Liechtenstein, pero "nunca" preguntó

- "Sí soy beneficiario de esa cuenta, pero no me afecta, porque no he recibido nada", dice el president
- "La gente no me cuenta las cosas como si yo fuera un confesionario", alega en relación a los Pujol y Prenafeta
- Desvela que la Agencia Tributaria Catalana investiga a Pujol

lunes 09 de febrero de 2015, 20:40h
Después de su confesión, Jordi Pujol compareció ante el Parlament y perdió los nervios. Artur Mas ha respondido hoy a las preguntas de la oposición en la comisión de investigación parlamentaria con un tono muy distinto, calmado y relajado. Ha aguantado el chaparrón durante más de cuatro horas con una sonrisa y ha abordado el montón de presuntas corruptelas que le rondan a él y a su partido: la cuenta de su padre en Liechtenstein, la fortuna de los Pujol, su posible implicación en el 'caso de la ITV' por el que está imputado Oriol Pujol, el 'caso Palau' y su amistad con Lluís Prenafeta, implicado en el 'caso Pretoria'.
Pero pese a su buena disposición, el presidente de la Generalitat no ha aclarado gran cosa. No sabía nada, nunca sospechó nada, nadie le contó nada de nada y, de hecho, está "convencido" de que ni él ni su partido se verán afectados por ninguno de estos escándalos. Las incisivas preguntas de los líderes de la oposición Miquel Iceta (PSC), Alicia Sánchez-Camacho (PP), Joan Herrera (ICV) y Albert Rivera (C's) han servido para arrancarle a Mas algo parecido a una confesión: el presidente sabía desde 1990 que su padre tenía dinero en el extranjero. Lo supo y lo olvidó. "Nunca más pregunte nada, porque no tenía que ver conmigo", ha explicado.

Pero la oposición ha insistido. ¿Era Mas beneficiario de esa cuenta? ¿Ha heredado? ¿De dónde procedía el dinero? ¿Era su padre, Artur Mas Barnet, testaferro de los Pujol? Preguntas como éstas se han ido sucediendo a lo largo de la sesión y Mas las ha contestado con mayor o menor acierto. Ha reconocido que era beneficiario, junto a sus hermanos, de esa cuenta, pero ha insistido en que eso "nada tenía que ver" con él, ya que no heredó. El dinero fue para su madre e, incluso, ha entrado en detalles y ha explicado que sólo una de sus hermanas heredó de su padre y fue muy poca cosa, un terreno en el Maresme.

Ha tildado de "aberración" los comentarios sobre que su padre fuese testaferro de los Pujol. Ha explicado que su progenitor tuvo un juicio en los años 90, pero que la causa se archivó. Ha asegurado que cuando falleció, la familia pago los impuestos correspondientes, aunque durante ese ejercicio se había eliminado el Impuesto sobre Sucesiones, y no ha aportado ningún dato sobre la procedencia de los más de dos millones de euros que contenía esa cuenta opaca. "Sólo me hago responsable de mis cuentas y las de mi esposa y jamás hemos tenido ninguno de los dos dinero en el extranjero", ha sentenciado el president para dar por zanjado el asunto.

Mas nunca había hablado sobre este asunto. Cuando se publicó, en la campaña de las autonómicas de 2010, dio la callada por respuesta. El resto de partidos tampoco hizo sangre del asunto, que cayó en el olvido. En cambio, el presidente sí se ha visto obligado a dar explicaciones en muchas ocasiones del resto de los casos que podrían afectarle. Hoy se ha limitado a esgrimir las líneas de defensa de siempre, aunque en algunos casos ha entrado en detalles.

La fortuna de los Pujol

Respecto a la fortuna de los Pujol, ha insistido en que es un "caso familiar y personal". "No tiene nada que ver conmigo", ha subrayado. Y ha procedido a relatar cómo fueron las cosas. El pasado 7 de julio, se publicó que la familia Pujol había regularizado un dinero que tenía en Andorra. "Son las mentiras de siempre", comentó Mas a Pujol tras leer la información. "Ya hablaremos", dijo el ex presidente. Hablaron el día 25. Pujol fue a ver a Mas a las 8.00 horas de la mañana. Le contó que iba a confesar. Mas no trató de impedírselo, pero le pidió que esperase hasta la tarde para soltar esa bomba informativa.

"No reniego de Pujol, pero yo fui el primer decepcionado", ha continuado el relato de Mas. Él no sabía nada, nunca sospechó que los Pujol ocultaban una gran fortuna. Nunca oyó hablar de comisiones. "Es un tema personal", ha insistido. Y es verdad que conocía al hijo mayor de Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, hoy bajo sospecha, pero no eran íntimos: "en 30 años sólo estuve una vez en su casa y las parejas nunca hemos cenado juntas". Y para acabar de dejar claro que en este asunto es un observador imparcial, el president ha desvelado que la Agencia Tributaria catalana ha abierto una investigación sobre los Pujol.

La defensa de Mas sobre su relación con Lluís Prenafeta ha ido por similares derroteros. Mas tuvo relación con Prenafeta, que era la mano derecha de Jordi Pujol, en los ámbitos público y privado. El ahora presidente de la Generalitat trabajó para una empresa de curtidos de la familia Prenafeta. Durante años, hubo rumores sobre el posible cobro de comisiones por parte de Prenafeta, que en breve será juzgado por el 'caso Pretoria'. Pero Mas nunca oyó nada. "Yo no soy un confesionario, la gente no me va contando esas cosas", ha sentenciado.

El 'caso de la ITV' es más peliagudo para el president. Oriol Pujol, hijo del ex presidente y también ex secretario general de CDC y ex presidente del grupo parlamentario de CiU, está imputado por este asunto. El caso tiene varias derivadas. Por un lado, se investiga si Oriol Pujol trató de cambiar las leyes para hacerse con concesiones de la ITV. Por otro, la justicia sospecha que Oriol Pujol podría haber cobrado comisiones para ayudar a empresas extranjeras a irse de Cataluña.

Según algunas de las conversaciones que constan en el sumario, Oriol Pujol podría haber buscado la complicidad de Mas para materializar esas deslocalizaciones. El president no ha puesto la mano en el fuego por el hijo de Pujol que fue durante tanto tiempo su número dos: "Si alguien quiso influir sobre el Govern, no lo consiguió", ha subrayado sin entrar a defender a Pujol. Sí ha dicho Mas en su propia defensa que recibe a mucha gente y que es habitual que la gente le pida que actúe para evitar que las empresas dejen Cataluña, pero que jamás ha cobrado comisiones por ello. Tampoco se le ocurrió que Oriol Pujol fuese un posible comisionista: "siempre he pensado que los colaboradores van de buena fe".

Sobre el 'caso Palau', Mas no ha aportado nada nuevo. El asunto está en fase de instrucción, pero fue objeto de otra comisión de investigación en el Parlament en la que quedó acreditado que CDC se podría haber financiado irregularmente a través del Palau de la Música con la complicidad de Félix Millet cobrando comisiones por las obras de la línea 9 del metro y la Ciudad de la Justicia. Mas se ha referido, como ya había hecho otras veces, a unos convenios que CDC firmó con el Palau de la Música y ha dicho que eran legales. "No ha habido irregularidades. Estoy convencido de que si hay sentencia será para exhonerar a CDC de toda responsabilidad", ha concluido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.