www.diariocritico.com
'Luciérnagas', de Carolina Román, brilla cada fin de semana en el Teatro del Arte

'Luciérnagas', de Carolina Román, brilla cada fin de semana en el Teatro del Arte

miércoles 25 de febrero de 2015, 18:00h

Años 80 en un país occidental  indeterminado. Suenan  canciones  de la época (Cara de gitana, Gloria, Cállate niña...) antes incluso de acceder a la función,  en esa antesala, mitad  café, mitad salita de estar con que  Lucía y Ángeles cuidan cada detalle desde el mismo momento de acceder al Teatro del Arte (San Cosme y San Damián, 3 ). Traspasados los escasos metros de patio que separan ese falso hall  del  teatro, esa misma música sigue sonando en el escenario. Allí,  situado a pie de suelo, al nivel del espectador, nos encontramos una escenografía que reproduce un paisaje familiar para quienes  pasamos con creces los 40 años: a la derecha, al fondo, una mesa de formica rectangular y tres sillas del mismo material. Enfrente al fondo, una lavadora y una pequeña estantería de pie donde hay unos cuantos utensilios de cocina y un retrato de boda de los padres de los protagonistas. A la izquierda, un camastro y al lado un colchón en el suelo que sirven de cama a los dos  hermanos. Delante, a la derecha, una pila de libros en el suelo cuya mejor utilidad parece ser la de   servir de soporte al teléfono que suena reiteradamente a lo largo de la función. Cuatro lámparas cuelgan del techo. Fuera de la casa, un columpio y un tendedero.

Este es el marco en el que se desarrolla una historia cotidiana, cercana, sin grandes pretensiones, la que durante hora y media   cuenta la historia que ha urdido una actriz, directora y autora argentina, Carolina Román (¿Recuerdan 'En construcción'?. Tambiénla escribió y representó Carolina) que, además, ha dirigido su montaje. Se titula 'Luciérnagas' y en ella transitan solo tres personajes en cuerpo y alma: dos masculinos, Fede Rey (Alex) y Jaime Reynolds (Julio), dos hermanos, huérfanos desde su adolescencia,  que ahora viven  juntos. Uno de ellos cuida del otro, un buen chico pero con  alguna discapacidad  intelectual, que no le deja ser del todo autónomo.  El personaje femenino, Lucía, lo interpreta Aixa Villagrán, y su irrupción en las vidas de los dos jóvenes  lo cambiará todo. Los tres  actores están a la altura de sus personajes, y la naturalidad, el desenfado  y, cuando  es necesario, la tensión, caracterizan su notable actuación.

Con luz propia

Digo que en escena transitan solo estos tres  personajes, pero  hay  otros tres que no aparecen y que, sin embargo, condicionan  bastante la vida de Julio, Alex y Lucía. Ellos son  el matrimonio  dueño del almacén donde trabaja Julio, y Arni, primo  y amor inconfesado  también de Julio. Ellos se introducen  y condicionan las vidas de los hermanos y la joven que acaba de llegar al pueblo en busca de esa plaza de recepcionista en el hostal que el matrimonio emprendedor ha puesto en marcha.

El título de la obra alude a la Lampyris noctiluca, nombre científico con el que se conoce a un insecto de cuerpo blando, cuya hembra carece de alas y que emite luz fosforescente, la que todos conocemos como la  luciérnaga. Todos -personajes  y espectadores-, tenemos  algo de ese insecto.  El desarraigo, la libertad, la interacción con los otros, la posibilidad de cambiar nuestro futuro, los vínculos afectivos  que se generan en esa relación y las consecuencias que todo ello  trae siempre a nuestras  vidas son algunos de los temas que se tratan en  'Luciérnagas'. Todo sucede de modo natural, sin causa aparente, con la serenidad y la sencillez con que todo discurre en un pequeño pueblo en donde el tiempo parece colgado, detenido, casi    en el olvido. Pero todos estamos atados al entorno, a la  circunstancia, que diría Ortega y Gasset, y solo a través de ese   juego necesario de la relación con los otros podemos encontrarnos a nosotros mismos.

El planteamiento técnico de la puesta en escena ha sido muy bien resuelto por la directora , que ha aprovechado las excelentes condiciones de espacio del Teatro del Arte, ayudada en la escenografía por Alexandra Alonso, en  el diseño de luces por Luis Perdiguero y en la música y el diseño sonoro por  Nelson Dante.

Una obra, esta  'Luciérnagas' de Carolina Román, recomendable y  en la que el  espectador saldrá de la sala con la sensación de haber pasado un buen rato y con la seguridad  de que también revisará sus  propios  planteamientos que  marcan sus relaciones personales con  todos los demás (familiares, amigos, vecinos, compañeros...).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios