www.diariocritico.com
Ajustando cuentas

Ajustando cuentas

jueves 12 de marzo de 2015, 10:00h
A estas alturas no hace falta explicar que Fernando Jáuregui es uno de los periodistas más veteranos (que no viejos) en la información parlamentaria. Los pasillos de la cámara baja los tiene más que trillados y toda una vida detrás de los políticos para ver qué hacen o no hacen, da para escribir bastante.

Jáuregui tiene dos grandes aficiones: una es abrir periódicos online y la otra es escribir libros. De todos los que ha publicado, el que presentó ayer, 'Historia vivida de España, de Franco a Podemos', es quizás una especie de memorias sin llevar ese nombre en la portada. Al menos de memorias profesionales y, desde luego, configura un buen repaso a la reciente historia política de nuestro país. Se hace, por tanto, lectura cuasi obligada si queremos repasar lo que ha acontecido en los últimos cuarenta años en España.

La presentación tuvo un lugar idóneo y fue el Congreso de los Diputados. Lleno absoluto, por cierto. En la mesa, sentados de izquierda a derecha, Manuel Pimentel (editor y también ex ministro por lo que, de alguna manera, también forma parte de la historia política española), Rodolfo Martín Villa, Durán i Lleida, Jesús Posada, Miguel Herrero de Miñón y el propio Fernando Jáuregui. Mucha gente se preguntó cómo es posible que no hubiera ninguna mujer sentada en la mesa, teniendo en cuenta que sí hay alguna que ha participado desde el comienzo de la Transición en la vida política de nuestro país. Pregunta que rondaba y sigue rondando. En cualquier caso la altura de los discursos fue, sencillamente, maravillosa. Estés o no estés de acuerdo con lo que dicen, escuchar a gente como Martín Villa o Herrero de Miñón, testigos directos de una etapa tan crucial de nuestra historia, es algo que no tiene precio.

Rubalcaba, como siempre, demostró su buena oratoria y le recordó a Jáuregui que no está muy de acuerdo con algunas de las cosas que cuenta. Algo normal teniendo en cuenta que el primero es político y el segundo, periodista. Y es que Fernando representa una suerte de periodismo que poco a poco se ha ido dilucidando en el tiempo y es de aquel que no represente a ningún partido. Llevo diez años colaborando con Jáuregui y no tengo ni idea de cuáles son sus inclinaciones políticas.

Me pareció vislumbrar un pensamiento unánime en todos: no reconocer al Rey emérito, Don Juan Carlos, ni a los políticos de finales de los setenta su papel crucial en la transición. Parece que desde determinados nuevos grupos políticos (en clara alusión a Podemos) no valoran en su justa medida todo lo que se ha hecho. Estoy de acuerdo. Los españoles nos caracterizamos por despreciar todo lo casi todo lo que hemos hecho en el pasado en un intento de desprestigiar todo aquello que nos pertenece. Por no respetar algunos ni respetan la bandera, el himno o el amor a su país, el tan denostado patriotismo por una manera un tanto sesgada de entender la historia reciente.

Quizás leyendo este imprescindible libro (que, de alguna manera, ajusta mucho las cuentas)  algunos aclaren dudas con respecto a lo que realmente sucedió. O no. Nunca se sabe.

Por cierto, no hubo ni vinos ni canapés.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios