www.diariocritico.com
Díaz se excede en interrupciones, personalismo y tono teatral ante un Moreno que se crece tarde

Díaz se excede en interrupciones, personalismo y tono teatral ante un Moreno que se crece tarde

lunes 16 de marzo de 2015, 23:49h
La temperatura ha subido varios grados en el segundo y último debate a tres entre Díaz, Moreno y Maíllo. La socialista ha llevado la contienda a un punto bronco, con reiteradas interrupciones al candidato 'popular'. Díaz ha exagerado su estilo personalista y ha sobreactuado cual O'Hara en 'Lo que el viento se llevó'. Moreno, ha estado más cómodo que en el primer debate y ha tardado en enseñar los colmillos. Maíllo también mejora, pero ha hecho lo que ha podido en mitad del fuego cruzado.

Susana Díaz ha llevado demasiado lejos el papel de Susana Díaz. Impostada y sobreactuada, ha procurado desquiciar al candidato del PP con constantes interrupciones justo cuando arrancaba sus alocuciones. Casi siempre, con acusaciones de faltar a la verdad. Como el central que va a la pierna cuando el rival se dispone a jugarla. La presidenta y candidata ha intentado transmitir autoridad y firmeza por todos los medios.

Ella y los 9 millones de andaluces. Ése ha sido el binomio utilizado por la trianera, que ha dejado de lado cualquier atisbo institucional para mostrarse mandona y autoritaria. Incluso en las dos o tres ocasiones en que la moderadora, María Casado, ha tratado de reconvenirla, se ha revuelto. "Esto es un debate y no la sucesión de tres monólogos. Compúteme el tiempo, pero, cuando el señor Moreno mienta, tendré que corregirlo", ha asegurado.

Díaz ha puesto toda la carne en el asador para distanciarse de la corrupción que ha azotado a los gobiernos socialistas con casos como los ERE o Edu, el de los cursos de formación. "Mi padre mi dijo cuando entré en política que nadie me haga agachar la cabeza por la calle por algo que yo hiciera", "mi comportamiento es nuevo y distinto", "no le permito que dude de mi decencia y honestidad" son algunas de las afirmaciones rotundas que ha hecho la candidata.

Juanma Moreno

Muy superior el malagueño al debate de hace siete días. Aún así, ha tardado de entrar en juego por las rápidas intervenciones de Susana Díaz. De nuevo, ha tirado de cifras para tratar de dibujar a una presidenta que no sabe gestionar. Su estilo más directo que hace siete días ha superado ese papel de 'alternativa tranquila' que se quedaba demasiado atonal.

Moreno ha intentado acaparar titulares ofreciendo desaforar a los 109 diputados andaluces. La propuesta no le ha quedado natural porque no es un debate que el PP tenga abierto en el ámbito estatal.

Además, le ha afeado permanentemente en cara a la presidenta los más de 5.000 millones de euros perdidos en esta legislatura entre fondos que ha habido que devolver por no gastarse y los 3.000 millones en los que queda tasada la corrupción andaluza.

Otra constante en su discurso ha sido la alusión a los empleados de la sanidad y la educación, que han padecido numerosos recortes (los sanitarios, con un 75% de la jornada en muchos casos).

Ha tratado de hacer mella en la candidata acusándola de "soberbia", de "no escucharse nada más que a sí misma" y de "personalista".

Antonio Maíllo

Ha subido enteros el cordobés también en relación al primer encuentro. Ha adoptado un tono de nuevo tendente al profesor de instituto que es y ha reconvenido a los adversarios en varias ocasiones. Para tomar distancia, ha recordado que, con IU en la Junta, no ha habido ningún caso de corrupción y ha sacado pecho de las políticas realizadas por la coalición en el Gobierno andaluz. En este sentido, ha presumido de multar con 23 millones de euros a los bancos por tener viviendas vacías y de haber evitado 6.000 desahucios. Ha tenido fuerza al equiparar derechos sociales a derechos humanos, en un campo en el que tanto PP como PSOE están bastante desgastados.

También ha aludido al paradigma de Julio Anguita como ejemplo de político que no utiliza las 'puertas giratorias' y ha aprovechado para anunciar que él mismo volverá a la docencia tras su ejercicio político. Precisamente, la figura de Anguita va a ser rescatada tras 15 años para un mitin de IU.

Decorado, formato e indumentarias

Ha sido la actitud de los candidatos la que ha subido la temperatura de un debate que, por lo demás, se vislumbraba muy similar al de la semana anterior. De nuevo, atriles en disposición prácticamente semicircular y, de nuevo, Maíllo en medio.

La sensación de 'deja vu' inicial creía al ver que los candidatos habían variado muy poco el atuendo. El de IU otra vez con traje y sin corbata. Moreno, en otro guiño a la bandera andaluza, con corbata verde (con puntos esta vez) y camisa blanca. Díaz también ha repetido con el rojo, pero en esta ocasión el maquillaje era más discreto y no se dejaba entrever su embarazo.

Las promesas de empleo de Rajoy

Maíllo y Díaz han coincidido en criticar que el presidente Rajoy haya bajado a Andalucía a prometer la creación de un millón de empleos. Le han recordado a Moreno los tres millones anunciados en la campaña de las últimas Generales. "Usted es la presidenta del paro", es la respuesta que le ha dado el candidato 'popular'. "Que usted hable de desempleo y no se sonroje es para que me ponga serio. Usted sabrá", ha incidido.

El discurso del miedo

En varios momentos, la presidenta (que lo es por más que el candidato del PP haya intentado dejarla en candidata rasa) se ha erigido en defensora de los andaluces. Ante la insistencia de Maíllo por recordarle que IU ha sido desalojada de la Junta, Díaz le ha contestado: "Usted quería que 4.000 militantes de IU decidieran el futuro de 9 millones de andaluces. Y yo me puse al lado de los 9 millones de andaluces". En varios momentos más, Díaz ha mostrado su aparente enfado por los ataques a la región. "Cuidado con denigrar el nombre de Andalucía", ha señalado.

Además, no ha dudado en recuperar el discurso del miedo sobre la derecha en varias ocasiones. Ante esto, Moreno ha utilizado también en un par de ocasiones el símil con Chaves y con Griñán. "Recurre al mismo argumentario de siempre, señora Díaz. Parece que estemos en un mitin en los años 80. Ya no cuela el discurso del miedo", ha contrarrestado.

Propuestas económicas y fiscales

En el aspecto propositivo, la presidenta ha anunciado la bajada del IRPF en su tramo autonómico entre el 2 y el 3,5%. El PP coincide en bajar 2 puntos este impuesto y ha insistido en la eliminación del de sucesiones. Izquierda Unida ha abogado por que fluya el crédito gracias a una banca pública y por que ninguna empresa condenada por corrupción pueda concurrir a un concurso público. El candidato izquierdista también ha puesto el foco en la necesidad de acabar con la cultura de los sobrecostes en la obra pública.

Corrupción

Ninguna sorpresa en este punto, salvo el reiterado mensaje de decencia que ha querido resaltar sobre sí misma la candidata. Por lo demás, cruces de acusaciones entre los dos grandes y críticas de IU al bipartidismo.

IU y PP han coincidido en pedirle explicaciones a Díaz sobre que no haya tomado ninguna medida contra los imputados expresidentes Chaves y Griñán.

Políticas sociales

Nadie se ha movido un milímetro de lo esperado en este punto. El PP ha cargado contra los recortes y los despidos y el PSOE, contra la política de Rajoy contra Andalucía. Díaz ha señalado directamente a Moreno como secretario de Estado de Ana Mato en el momento de los recortes llevados a cabo en dependencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.