www.diariocritico.com

Los valores de los políticos

miércoles 08 de abril de 2015, 14:03h

Vivimos en una sociedad con una crisis muy fuerte en valores donde predomina el tener sobre el ser, donde se considera un planteamiento de vida centrado en el consumo, que olvida la solidaridad que debe predominar en toda comunidad y sin que la clase política sea capaz de actuar como guía para orientar a la sociedad.

La sociedad demanda políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo con los problemas de nuestro tiempo, dedicados a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo. La política, tan denigrada, es una altísima vocación, pues es una de las formas más importante de entregarse a los demás, siempre que busque el bien común.

Un buen político tiene que estar muy bien formado en la fe y en la doctrina social de la iglesia para discernir, sin dejarse seducir por las pasiones y las mentiras que se presentan en las campañas electorales, teniendo como valor principal el respeto a la vida humana y a la familia y buscar el bienestar de todos siendo coherentes, íntegros y honestos.

Un político nunca tiene que ser demagogo, pues eso le lleva a la irresponsabilidad, tiene que trabajar desinteresadamente, sin buscar su propio interés, incluso el de su propio partido, tiene que buscar el bien de todos y el de cada uno en particular, sobretodo el de los más desfavorecidos, puesto que, en una sociedad donde no se llama la atención sobre la verdad ni se la trata de alcanzar, se debilita la libertad, abriendo el camino al libertinaje y al individualismo, totalmente perjudiciales para el bien de la sociedad entera.

Los valores incrustados en un político ayudan a que la función pública sea más eficiente, ayudando, incluso, a que se valore mucho más y mejor la imagen del funcionario, del gobernante, del político y en general de aquellos que se encuentran en el ámbito de acción del servicio público.

Concluyo con unas palabras de Pio XII a un grupo de jóvenes que comenzaban en la política: "Id al Parlamento para servir; no cedáis en cuestión de principios; tened las puertas abiertas pues la democracia significa colaborar; no penséis en vuestros intereses particulares, sino en los de la comunidad"

José Salinero Pérez

Equipo UCIN Toledo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios