www.diariocritico.com
Marruecos-España: dos frentes abiertos complican las relaciones entre países vecinos condenados a entenderse

Marruecos-España: dos frentes abiertos complican las relaciones entre países vecinos condenados a entenderse

> Al cuestionado rescate de los espeleólogos fallecidos en el Atlas se une el proceso del juez Ruz contra crímenes en el Sáhara

viernes 10 de abril de 2015, 08:03h
Más problemas para las relaciones siempre delicadas entre nuestro país y Marruecos. Acaban de abrirse dos frentes reciente que complican las relaciones entre estos dos países vecinos condenados a entenderse pese a sus muchas diferencias e inevitables rivalidades territoriales e ideológicas. Al cuestionado rescate de los espeleólogos fallecidos en el Atlas se une ahora el proceso iniciado por el juez Pablo Ruz contra crímenes en el Sáhara, ejerciendo el principio de Justicia Universal.

- El espeleólogo superviviente responsabiliza a Marruecos de las muertes
- El juez Ruz procesa a 11 altos cargos marroquíes por el genocidio del Sahara
El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz procesó ayer a 11 altos cargos, militares y policías marroquíes por su supuesta participación en el genocidio del pueblo saharaui entre 1975 y 1992. El juez considera acreditado que tras el abandono del Sáhara Occidental por parte de España se produjo un "ataque sistemático contra la población civil saharaui por parte de las fuerzas militares y policiales marroquíes". Acciones que, según el magistrado, tenían el fin de "destruir total o parcialmente" a la población y "apoderarse del territorio" de la antigua colonia y provincia española. Ruz describe en su auto al menos 50 casos de asesinato, 6 desapariciones, 202 detenciones ilegales y hasta 23 casos de torturas supuestamente infligidas por los imputados, con "una finalidad de destrucción biológica" y "simplemente por su origen étnico".

El juez explica que el "hecho fundamental" investigado en la causa es el hallazgo en febrero de 2013 de una fosa común en Amgala con ocho cadáveres "que han sido plenamente identificados por el ADN", junto a las declaraciones de varios testigos que "incriminan" a los procesados. De los 11 imputados, uno habría muerto y el reto no ha sido localizado porque Marruecos no ha respondido a las diferentes comisiones rogatorias cursadas en la investigación.

Según EL MUNDO, aunque las autoridades españolas guardan silencio, diplomáticos, policías y los funcionarios que tienen relación con Marruecos temen que España viva con este país una crisis como la que experimentó Francia.

Ahora todo estará delicado, sobre todo en lo que a las casas reales de ambos países se refiere. Se ha sabido que Felipe VI llamó a su homólogo marroquí, Mohamed VI, para pedir al país vecino el máximo esfuerzo en el rescate de los espeleólogos que se quedaron atrapados en el Atlas y que acabó trágicamente, como es sabido, con chapuzas denunciadas por el único superviviente y los familiares de las víctimas.

El policía nacional y espeleólogo Juan Bolívar Bueno, que llegó a España tras sobrevivir al accidente en el que murieron dos compañeros de expedición, ha dicho ayer en Granada que el rescate llevado a cabo por miembros de la gendarmería marroquí "no fue normal". "5 días después acudieron dos gendarmes con cuerdas a rescatarnos. Me dijeron que no tenían maquinaria y que todo sería a pulso. La camilla en la que pretendía rescatar a Martínez (José Antonio Martínez) cayó al río con riesgo de que se ahogara. Al día siguiente, tras una noche en el agua falleció", reveló Bolívar, rompiendo a llorar y muy emocionado.

Las tensiones de diversos sectores sociales con Marruecos por este tema están en lo más alto: ¿pudo hacer Marruecos más en el rescate? ¿Por qué no permitió ayuda española urgente si se veía superado por la situación?

Hay que recordar que en el verano pasado el rey de Marruecos navegaba el pasado 7 de agosto por aguas ceutíes, cuando una embarcación de la Guardia Civil se dirigió a su lancha y el sargento pidió a los ocupantes que se identificasen. Aún estaba el sargento hablando cuando un hombre corpulento, Mohamed VI, se dirigió a los agentes y les preguntó: ¿No saben quién soy?. Al final terminó llamando al Rey Felipe VI para quejarse de lo que le había pasado minutos antes con la Guardia Civil. Don Felipe, trasladó el malestar al ministro de Interior para que informara a la delegación de Gobierno en Ceuta, y se pusieron de acuerdo para reparar el daño que podrían haber causado a Mohamed VI.


Lea también:
- El espeleólogo superviviente responsabiliza a Marruecos de las muertes
- El juez Ruz procesa a 11 altos cargos marroquíes por el genocidio del Sahara
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios