www.diariocritico.com
Perdón por la pregunta, pero... ¿por qué ahora?

Perdón por la pregunta, pero... ¿por qué ahora?

jueves 16 de abril de 2015, 21:28h
Aunque media España se alegra de ver a Rodrigo Rato pisar los calabozos y la otra se echa las manos a la cabeza, la verdadera novela de intriga está en los días previos a la detención del ex vicepresidente del Gobierno, ex director del FMI y ex presidente de Bankia. Desde luego, la secuencia de los hechos induce a pensar en conspiraciones dignas del Juego de Tronos que tanto gusta a Pablo Iglesias. En 'un país de cuento', como dice José Mota, este artículo pretende pecar conscientemente de ingenuidad para ponerse en la piel del ciudadano que enciende la tv y empieza tener serios problemas para distinguir entre ficción y realidad.


Primero. Alguien filtra que Rato se ha acogido a la amnistía fiscal precisamente ahora. ¿Por qué? ¿Las elecciones a un mes vista? Ojalá fuera tan fácil.


Segundo. Estalla el escándalo. El PSOE acosa a Cristóbal Montoro, pide su dimisión, etcétera. Se empiezan a conocer más detalles. Se habla de dinero relacionado con los negocios de la familia de Rato.


Tercero. Apenas 48 horas tras saltar la noticia se produce la detención y se revela que se trata de una investigación abierta en un juzgado de Madrid a instancias de la fiscalía y se mencionan al menos tres delitos. Un auténtico récord mundial de eficacia...


Acabáramos... Resulta que había una investigación abierta, o eso se supone, que ha tenido que actuar más o menos de urgencia para evitar la destrucción de pruebas. La realidad es que Rato ha tenido tiempo suficiente para hacerlo, así que no parece una razón de peso salvo que el interesado haya sido tan torpe como para en su situación actual viajar a Suiza en varias ocasiones y a la vista del respetable, seguir con el presunto chanchulleo financiero del que se le acusa y pensar que nadie se iba a dar cuenta.


Pensándolo mejor y a la vista de cómo funciona este país, tampoco habría que descartarlo. La vida te da sorpresas.


La filtración de la noticia, por tanto, puede ser desde sólo eso, una exclusiva y de las buenas, o además de 'eso' formar parte de una estrategia policial para forzar al 'sospechoso' a mover pieza. Que lo contase el propio Rato parece improbable. Más aún que sea una prueba de que el Gobierno es "implacable" como dice el ministro de Justicia, salvo que Rafael Catalá quiera que el PP pierda las elecciones, claro, aunque algunos piensen lo contrario y que les beneficia.


Sea como sea, la pregunta ¿por qué ahora? es pertinente y aclararía muchas cosas. Al menos  satisfaría el insano placer que sentimos todos los periodistas con las historias ocultas de las noticias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.