www.diariocritico.com
Pues viva el caos

Pues viva el caos

martes 21 de abril de 2015, 17:27h
El sábado me encontré con una fiesta sorpresa por mi cumpleaños, que había sido el 14 de abril, una flecha emblemática donde las haya. Se juntaron cerca de setenta personas entre familiares y amigos llegados de Madrid, Galicia, Cataluña.... no son, lo sé, una muestra suficiente para una encuesta, pero no deja de ser una muestra. Allí había gente de todos los pelajes. Bueno de casi todos.

Allí había seguidores desde UPyD, hasta IU o Esquerra Republicana, pasando por el PSOE - pocos- y por Podemos. Eso sí, del PP, ni uno. Ciudadanos les "sonaba a alguien". Desde los dieciocho a casi los setenta años, a ninguno les importaría que les llamasen "progresista", aunque lo haga uno de esos que sale en televisión y con ánimo de ofender, a veces lo intentan. Lo hacen con gestos y maneras irritantes y mirada y media sonrisa petulante y zafia, pero que ellos consideran irónica e inteligente. Te sueltan una obviedad con esa cara y se escuchan arrebolados por su nivel intelectual. De algunos de ellos también se habló en aquella fiesta.

Sin proponerlo nadie, se inició un debate a los postres.. Alguien se refirió al mensaje del PP, sobre todo, y del PSOE también, con la búsqueda del voto del miedo, apelando a la estabilidad que los gobiernos de los dos partidos mayoritarios han traído a este país en los últimos años. Y, siguiendo ese mensaje, un parlamente fraccionado nos llevaría al caos y la ingobernabilidad.

Naturalmente que se recordó a Italia, que lleva más de cincuenta años con su legislativo fraccionado, crisis de gobiernos y elecciones anticipadas, y sale adelante, aunque el Etna entre también de vez en cuando en erupción. Un parlamento fraccionado en España obligará a que se vuelva a imponer la cultura del pacto, y eso, en este momento, no parece malo.

Resulta que, como administrados, todos allí preferíamos un administrador que tenga que negociar, que  a una mayoría absoluta que garantice la "estabilidad" de los últimos años, es decir: cultura de la corrupción con décadas personalidades de esos partidos en el candelero, recortes en los derechos civiles y sociales, estafas, leyes mordaza y un largo etcétera. Pues, realmente, para esa estabilidad, más vale el caos con el que amenazan algunos, dijo un amigo. 

El día de esa fiesta y durante los pocos minutos que duró el debate político- luego se pasó a hablar de cosas más serias - no se llegó a gritar viva el caos. Ya he dicho que no es una muestra válida, pero tampoco esto es una encuesta. Es un pequeño relato que me sirve de hilo conductor para gritarlo yo: a la vista de lo visto, pues "¡Viva el caos!"
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios