www.diariocritico.com
Vendrán como guerreros

Vendrán como guerreros

martes 28 de abril de 2015, 19:15h
La comunidad occidental ha manifestado en las últimas semanas una gran preocupación por los movimientos de emigrantes en el Mediterráneo que se saldaron, en un solo día, con más de ochocientos muertos. Siempre que la cuestión migratoria está sobre el tapete, se habla de soluciones a corto plazo y, cuando alguien piensa en medio o largo plazo, se señala que esas soluciones deben buscarse en los países de origen. Hay verdad en ello.

Pero luego vienen varias realidades  que dificultan las acciones puestas en marcha para combatir el fenómeno. Por un lado, Europa necesita de la inmigración, pero eso sí, con un modo de selección acorde con su modo de vida y sus temores cotidianos. Por otro las medidas a corto plazo para controlar la inmigración son violentas, desde concertinas a devoluciones en caliente, por no hablar de un proyecto que anda por ahí, tras la tragedia cerca de las costas italianas, de destruir los barcos, lo que implica una intervención militar.

Se habla de mafias y también hay verdad en ello, pero combatirlas a cañonazos no solo resulta excesivo, sino también estéril. Son más sensibles, cuando hay auténtica voluntad política, a la inteligencia y la acción policial.

Ahora bien, si se habla de soluciones "in situ", resulta que pasan por las ayudas y programas para los países de donde parten esas oleadas de gentes desesperadas y hambrientas y en muchos de esos países quienes ostentan - y no digamos quienes detentan - el poder están bañados en corrupción y son aficionados a un reparto muy restringido de los recursos que les llegan, cuando los reparten realmente. Se ve que los occidentales les hemos enseñado muy bien. En esto de quedarse con lo ajeno.

Por un lado, Occidente hasta se ha enfrentado entre sí por los recursos de estos países, sean diamantes, otros minerales, maderas o petróleo. Y para ello, los grandes mercados deben contar con la complicidad de los que mandan allí, sea por una acción política adulterada, sea por el miedo y la fuerza. Y esas élites, además, suelen guardar sus dineros en paraísos occidentales, lo cual les encanta a los traidos y llavados mercados.

Hombres, mujeres y niños hambrientos y refugiados miran a las costas europeas desde oriente medio y sobre todo desde África y llegará un día - al menos así pensaba Santiago Carrillo poco antes de morir - en el que si no se abordan soluciones, vendrán como guerreros. Y no habrá superioridad tecnológica que los pueda parar, entre otras cosas porque ya están aprendiendo a usar esas tecnologías y los mismos mercados les proporcionan los medios.

Por otro lado, ahí está la Historia para enseñarnos que cuando los grandes movimientos humanos echan a andar, es muy difícil pararlos.. Como dijo un tuareg, "vosotros tenéis el reloj, pero yo tengo el tiempo". Si los gobernantes de buena voluntad, que quiero creer que existen, no se adelantan a los acontecimientos, como es su obligación, y sin embargo se dejan arrastrar por ellos, vamos por muy mal camino hacia un peor fin. Yo no lo veré, pero puede que mis nietos sí. No. No era un dislate el análisis de Santiago Carrillo: pueden venir como guerreros. Es más, ya han enviado algunas avanzadillas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios