www.diariocritico.com

Áspera corrida de Pedraza con Ureña discreto y Castaño mal

San Isidro: Del Álamo apunta sin disparar en tarde de lucimiento de subalternos de oro y plata

San Isidro: Del Álamo apunta sin disparar en tarde de lucimiento de subalternos de oro y plata

martes 12 de mayo de 2015, 22:08h
Los apuntes que cada una de las tardes anteriores nos dejó el abono se vinieron abajo en la quinta merced a un encierro grandón, feo y descastado de Pedraza de Yeltes, ante el que el único que apuntó fue Juan del Álamo, aunque no llegó a redondear. Eso sí como la mayoría de los galafates cumplieron ante los pencos e incluso en el tercio de rehiletes, propiciaron que se lucieran varios subalternos de a pie y a caballo, que también tienen su corazoncito y son hijos de Dios.
Algunos matadores, pocos, llevan cuadrillas muy completas y hacen lujo de ellas, que como en el caso de la de Javier Castaño no sólo dan espectáculo, sino que atraen más a la gente que su propio jefe. Se esperaba, pues, el regreso a Las Ventas de Marco Galán, Ángel Otero -sustituto este año de David Adalid-, y Fernando Sánchez 'El Patillas', sin olvidar a ese magnífico torero a caballo -no confundir con los rejoneadores, cuyos toros salen afeitadísimos, aunque sea de manera reglamentaria- que es Tito Sandoval.

Y a fe que no defraudaron en el primer morlacón, de 626 kilos, que se empleó en el caballo para que brillara otro Fernando Sánchez, el hulano, y su tocayo con los palitroques, como Otero en la brega. Pero los de plata se superaron ante el otro mulo de más de seiscientos kilos, el cuarto, con una clavazón perfecta de nuevo de Sánchez acompañado de Otero mientras lidiaba a la perfección Galán. Eso sí, Tito fue derribado estrepitosamente y pasó inédito.

Esta entrega del encierro, con la excepción del quinto, ante los montados, permitió que Vicente González, a las órdenes de Paco Urueña y Francisco María, a las ódenes de Juan Del Álamo, también picaran con acierto, mientras que en los de plata es justo y necesario destacar a Víctor Hugo 'Pirri' y Domingo Siro, bregando y banderilleando, y Azuquita, sólo con los rehiletes.

Ante esos zamacucos, duros de pezuña y que llegaba a la pañosa con escasas opciones, navegó como pudo Ureña, que ante la falta de opciones y tras ser cogido apostó por el arrimón entre los pitones de su primero, tras cuya muerte pasó a la enfermería, y dejó algún muletazo con cierto sello en el último. Mientras que un desconocido Castaño, otrora eficaz y valiente ante bicornes de divisas duras, anduvo espeso, torpón y justito de valor en los de su lote.

Tampoco a Del Álamo le ofreció posibilidades su segundo, de casi 700 kilos, que además se paró en la muleta más que sus hermanos en piedra de Guisando. El salmantino sí lució con templadísimos lances con el percal en su primero, que tardó más en apagarse, aunque el mérito fue igualmente de la decisión y mando de su matador, que improvisó una serie de bellos ayudados de inicio con la flámula. Para festonear de seguido un par de buenas series en redondo, una sólo al natural y volver a la derecha ya más despegado y sin reunión. Para colmo falló a espadas y se diluyó el posible trofeo.

 
FICHA DEL FESTEJO

Toros de PEDRAZA DE YELTES, con volumen pero justos de trapío, bastotes, flojos y nobles. JAVIER CASTAÑO: silencio tras aviso; algunos pitos tras aviso.. PACO UREÑA: silencio; silencio. JUAN DEL ÁLAMO: ovación y saludos tras aviso; silencio. Plaza de Las Ventas, 12 de mayo. 5ª de la Feria de San Isidro. Tres cuartos de entrada.

LEA TAMBIÉN

-Crónica de la cuarta de Feria: Caballero, protagonista, se juega la vida a cambio de una oreja
-Crónica de la tercera de Feria: De Mora y Morenito vuelven a triunfar y piden paso
-Crónica de la segunda de Feria: 'Agitador', un extraordinario toro bravo que se le escapa a Ureña
-Crónica de la primera de Feria: petado ganadero y oreja fácil para Del Álamo en el debú del Rey en San Isidro
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios